16 abril 2017

Motos feas... ¡¡¡motos MUY feas!!! 15- Vyrus 984 c3 2V / Bimota Tesi 2D


Como se suele decir, el gusto es como el culete, cada uno tiene el suyo. Está claro que algunos tienen un sentido de la estética muy refinado... y otros nada de nada. Por eso algunos "no rodarían con esa moto ni pagándoles" y otros no dudan en "decorar" la suya con los objetos y colores más horrendos. El crimen es cuando ese atropello al buen gusto no lo hace un aficionado contra su moto, sino que es la propia marca la que lo lleva a cabo, y más si es una empresa con una reputación contrastada de elegancia en sus productos.

Así que voy a hablaros durante unos capítulos sobre motos de los ochenta para acá -lo que yo más conozco- consideradas en su momento como un auténtico horror. No voy a poner las que se unieron a lo de moda en ese tiempo por formas y/o colores y hoy se ven totalmente demodé (todavía me duelen los ojos de algunas motos de pinturas "ácidas" de los 90, sobre todo Suzukis), sino las "matriculables" (no preparaciones, prototipos o concepts) que nada más presentarse en los salones ya se llevaron el premio limón a lo menos agraciado. Como, por ejemplo, ésta: 


15- Vyrus 984 c3 2V / Bimota Tesi 2D
¿Cómo? ¿Otra Bimota en este especial de "motos feas"? Bueno sí... pero no. La Bimota Tesi 2D no surgió de la evolución de la original Tesi 1D de Pierluigi Marconi, sino que fue diseñada fuera de la famosa marca italiana, concretamente en sus "vecinos" de ARP, una pequeña empresa creada por Ascanio Rodorigo, centrada en sus inicios en crear componentes para competición, transformaciones y "concept-bikes" para salones. Rodorigo contrató a Matthew Casey, que trabajó en los 90 en Bimota, y éste le insistía en crear una evolución de la Tesi, de la que tenía bastante información y que creía saber cómo mejorarla. Así que en 2002 se decidieron a llevarlo a cabo, contrantado a Sam Matthews para la estética (no confundir con nuestro Sal Matthews, protagonista de las novelas cortas de Voro en Las Historias del Top Throttle :-D ).



El resultado fue la Vyrus 984 c3 2V. El nombre Vyrus venía de una frase de Rodorigo "il suo arrivo sul mercato motociclistico ha lo stesso effetto di quello di un virus informatico che infetti un computer". 984 c3, lógicamente, era la cilindrada del prototipo original, y 2V de dos válvulas por cilindro, los motores Ducati conocidos como Desmodue. Posteriormente usó otros motores Ducati con más cilindrada tanto Desmodue refrigerados
por aire como los Desmocuattro de agua. También se vendieron veinticinco unidades como Bimota Tesi 2D gracias a un acuerdo entre ambas empresas. Como Bimota se vendía sensiblemente más cara, 46.000 Euros contra los 33.750 Euros de la Vyrus, pero con un servicio post-venta internacional detrás del que carecía la artesana ARP.


Y ahora entramos en lo complicado ¿Bonita o fea? ¿Impresionante u horrorosa? ¿Arte o demostración de improvisación? Pues un poco de todo. Yo vi dos en directo (una de ellas "full carbon") y hay que reconocer que impresiona, y mucho. Por más que mires "no ves una moto normal por ningún lado", y más cuanto más entiendes de motos. La suspensión delantera alternativa o el chasis Omega que sujeta ambos basculantes ya lo teníamos visto los veteranos cuando vimos fotos sin carenado de las primeras Bimota Tesi o en las posteriores Yamaha GTS 1000. Eso sí, la falta de simetría de los basculantes (sencillo el delantero, con refuerzo el trasero) ya comenzaba a penalizar. 


Lo peor, además de una terrible asimetría entre lados, venía arriba y abajo del motor. Por debajo un silencioso "flotando" y con salida contraria a la circulación. Arriba comenzamos por un conjunto de tubos rectangulares tanto hacia delante ("pipa" de dirección) como hacia atrás (subchasis) de aspecto... no sé como definirlo. Parecen sacados de una silla de Ikea: funcional pero sin ninguna gracia. El depósito con esa joroba en punta en su zona trasera no da ninguna confianza de que no estropees lo más importante de la anatomía humana en una frenada al límite. El colín desmerece más, parece sacado de cualquier molde para hacer motos monoplaza de circuito. Encima la rueda trasera quedaba toda al aire, pero la delantera estaba medio cubierta por un gran guardabarros. Eso sí, el frontal era magnífico, con un faro anguloso que por detrás tenía casi encastrado un bello cuadro de relojes y todo ello estaba semicubierto por una pequeña pantalla. Los anclajes de los intermitentes estaban muy logrados, e incluso la asimétrica toma de admisión adelantada "a modo de cañón" le daba un punto transgresor.




Como podéis ver la (las) Vyrus es una moto trasgresora, radical, exclusiva y muy llamativa. ¿Bonita? No, para nada. Pero logró su cometido, llamar la atención con su extraño aspecto insectoide. Lastima que no sacaran una versión carenada que hubiera tapado gran parte de sus "vergüenzas"... o que lo hubieran pensado más, como hizo Bimota con su Tesi D3: también distinta, también naked, también radical, pero desde luego muchísimo más armonizada en formas.
Bimota Tesi 3D. Basculantes tubulares, escapes por el colín,
medio carenado que tapa "lo justo" (y necesario)... Mejor, sin duda

Continúa aquí: 

16- CFMotos / CSR Cruiser 250






Todos mis envíos largos:  LOS ESPECIALES DE MIGUELXR33

2 comentarios:

Elmer Homero dijo...

Siempre he pensado que manejar una moto con ese sistema de dirección debe ser una delicia en las rectas, pero una verdadera pesadilla a la hora de dar vuelta. Creo que vi una hace mucho en una exhibición de motos, pero ahora que lo pienso tal vez fue una 3D

MiguelXR33 dijo...

El problema de las suspensiones alternativas no es uno, sino varios, comparado con una horquilla "de toda la vida". Yo tuve la gran suerte de comenzar a leer de motos a principios de los 80, cuando hubo una verdadera Edad de Oro mecánica. Ahí vimos pasar de chasis de acero a aluminio, de doble cuna a doble viga, de suspensiones traseras de dos amortiguadores a cantilever y luego monoamortiguadores con bieletas, motores refrigerados por agua, embragues anti-bloqueo, discos flotantes, pinzas de varios pistones, bombas radiales, llantas anchas de 17" como norma, neumáticos radiales de perfil bajo... Vamos, una orgía tecnológica de la que ahora disfrutamos como normal.

Ahora, otras cosas no triunfaron tanto. Los motores 2T apenas pasaron de los 350 y dos cilindros, porque las "500 réplica" resultaron menos de lo esperado. Amortiguadores rotativos, radiadores laterales, carburadores electrónicos,horquillas con antihundimiento, grandes monocilíndricos, motores rotativos, frenos con servo, chasis "pivotless", llantas delanteras de 16" super-anchas, aerodinámica extrema... todo eso llegó, no funcionó, y acabó desapareciendo. Y entre ello las suspensiones delanteras alternativas se han convertido en algo testimonial, donde Bimota apenas fabrica unas pocas Tesi al año, Yamaha abandonó a la primera la GTS "Omega" 1000 y BMW, después de demostrarnos lo bien que va el Telelever y el Duolever... pues llegan y cada vez lo están eliminando más de sus catálogos.

¿Problemas en las alternativas delanteras? Pues sí, algunos difíciles de solucionar. Se salvan en parte los sistemas empleados por BMW, bastante simples por otro lado. Si nos centramos en los que tienen reenvíos y rótulas raras comienza un mundo de gran complejidad mecánica. Por ello, además de un precio de compra muy alto, hay una grave falta de precisión si no sufre un mantenimiento exquisito... y es difícil encontrar mecánicos entendidos en estos sistemas. Tacto muy distinto comparado con una horquilla convencional (que suele ser mejor a la larga... pero ¿quien se acostumbra pronto?). Problemas de refrigeración en los motores (los radiadores tienen que ser reducidos o colocados en posiciones raras porque "su sitio" suele estar ocupado por los reenvíos). Y como bien comenta Elmer Homero, suelen tener un radio de giro MUY escaso... a veces ridículamente escaso.

Yo he rodado con BMW boxer y K 1300 (Paralever y Duolever) y la verdad es que funcionan muy bien, dando tacto, poco hundimiento (impresionante lo seguro que es frenar "a muerte" con ellas) y un buen ángulo de giro, con una complejidad mecánica y mantenimiento "extra" que no se separa mucho de una buena horquilla de cartucho interno. Pero todo lo que sea salir de ahí para poner basculantes y ruedas empujadas, lleva a una complejidad que no es necesaria. Bonito sí, puede, pero también lo es poner los silenciosos en el colín... justo en el peor sitio que deben estar (altos y lejos del centro de gravedad).


Joer, vaya tocho... :-D

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.