21 enero 2017

Motos feas... ¡¡¡motos MUY feas!!! 2- Harley-Davidson VR 1000


Como se suele decir, el gusto es como el culete, cada uno tiene el suyo. Está claro que algunos tienen un sentido de la estética muy refinado... y otros nada de nada. Por eso algunos "no rodarían con esa moto ni pagándoles" y otros no dudan en "decorar" la suya con los objetos y colores más horrendos. El crimen es cuando ese atropello al buen gusto no lo hace un aficionado contra su moto, sino que es la propia marca la que lo lleva a cabo, y más si es una empresa con una reputación contrastada de elegancia en sus productos.

Así que voy a hablaros durante unos capítulos sobre motos de los ochenta para acá -lo que yo más conozco- consideradas en su momento como un auténtico horror. No voy a poner las que se unieron a lo de moda en ese tiempo por formas y/o colores y hoy se ven totalmente demodé (todavía me duelen los ojos de algunas motos de pinturas "ácidas" de los 90, sobre todo Suzukis), sino las "matriculables" (no preparaciones, prototipos o concepts) que nada más presentarse en los salones ya se llevaron el premio limón a lo menos agraciado. Como, por ejemplo, ésta: 


2- HARLEY-DAVIDSON VR 1000
Yo, la verdad, no estoy de acuerdo con Voro: a mí hay varias Harley-Davidson que, estéticamente, me parecen bonitas, incluso muy bonitas (aquí algunas apariciones de H-D en Voromv.com). Otra cosa es que pasado unos segundos pasa como con los olores: mis ojos se acostumbran a tanto brillo y relumbrón y empieza el Miguel "aprendiz de ingeniero" a ver basculantes con el eje de rueda más bajo que el eje del chasis, motores inmensos con cárteres separados, fallos graves de refrigeración en el escape trasero, geometrías de chasis ilógicas, medidas de ruedas sin sentido, frenos escasos "per se"... Vamos, que se apartan tanto de lo que la física dice debe tener una moto para funcionar bien que hace que no desee una H-D (o cualquier otra custom) más que para mirarla un rato. Ahora, esto es mi opinión, puedo entender que haya mucho motero que disfruta horrores con su Custom... y no voy a ser yo el que diga lo contrario.

"Lucifer's Hammer". Principios de los 80
Vale. Muchas son bonitas. Pero hoy os traigo una auténtica Harley-Davidson fabricada en Milwakuee, Wisconsin, EE.UU., nada de algunas raras preparaciones. No, no hablo de la Martillo de Lucifer o de la última XG 750 R, sino de una moto que nació medio muerta... y acabó casi peor. 

Todo empezó cuando en H-D decidieron volver a competir en asfalto y con ello dar una imagen distinta que permitiría introducir un nuevo motor V-2 refrigerado por agua y con el cambio integrado en el cárter motor... vamos, un motor "normal" después de haberlo intentado casi una década antes con la Alternativa Pinehurst. Para ello en 1988 decidieron hacer algo nunca visto en la marca: una moto totalmente diseñada para competir, sin utilizar componentes de las motos en producción. 

El proyecto se planteó como algo "absolutamente USA". El motor se encargó a los especialistas de Roush Racing, con el ingeniero Steve Scheibe a la cabeza, quien no dudó en hacer un V-2 (por supuesto) pero a 60º (45º en las H-D, 90º en las Ducati), con cuatro válvulas por cilindro, refrigeración líquida, inyección electrónica, cárter común para motor y cambio, embrague en seco... pero sólo cinco marchas (¿¿??). El chasis corrió a cargo de Mike Eatough, quien había participado en la construcción de las Armstrong de 250. Las suspensiones eran Penske y los frenos Wilwood con llamativas pinzas de seis pistones. Corría el año 1988 cuando comenzó el proyecto VR 1000. 


VR 1000 AMA SBK. Principios de los 90. Naranja por un lado... 
El problema es que llegó a las pistas muy tarde debido a tensiones internas en Harley-Davidson. Nada menos que cinco años tardó la moto a salir a pista para las primeras pruebas, en la primavera de 1993.... y en esos años su rival más directa (por tipo de motor), Ducati, había evolucionado mucho sus 851 y ya estaban en las 888... de las que incluso habían versiones "SP" carreras-cliente, réplicas de las de competición. Cuando apareció la VR 1000 en las 200 Millas de Daytona de 2004, su primera carrera, se vio que con los 150cv que habían conseguido en, por ejemplo, 1991 hubieran sido competitivos... pero no años más tarde. La moto, pese al esfuerzo (con contrato millonario incluido) de Miguel Duhamel, se demostró muy lenta en Daytona y, peor todavía, frágil, algo que casi ofendió más a todos con los meses que habían pasado desde su diseño. La moto siguió corriendo hasta nada menos que 2011, pero la verdad es que excepto un par de victorias la moto jamás fue más competitiva que cualquier 750 japonesa de cuatro cilindros algo preparada y siempre estuvo a un mundo de las Ducati que ya rodaban con las 916 y luego evolucionaron a las 996.


... ¡¡¡y negra por el otro!!! Para acabar de rematar un diseño horrible ¿O se podía todavía hacer peor?
Pero bueno, aquí hoy hablamos de estética y de motos de calle. Como podéis ver la moto de carreras era un horror, parecía un prototipo hecho por aficionados. El motor tenía un acabado tosco. El chasis parecía hecho por un herrero utilizando vigas industriales. El depósito tenía un poco agraciado aspecto de taba. Y luego estaba el semicarenado ¡¡¡que feo!!!. No tenía ninguna lógica hacerlo corto; aerodinámicamente no
era bueno; no favorecía la evacuación de calor y encima perjudicaba la estabilidad. ¡Ah! Y para acabar de "mejorarlo" la pintaron como El Martillo de Lucifer de los 70, mitad de moto naranja, mitad negra y una raya blanca separando los colores.... pero no la parte de arriba de un color y la de abajo de otro, no ¡¡¡hablamos de cada lado!!!





Pues si pensabais que eso era malo... todavía hubo algo peor. Para poder correr en el AMA SBK Harley-Davidson debía poner a la venta 50 motos homologadas para rodar por la calle. El problema estaba en que para una tirada tan corta en H-D pensaron que no era necesario "pulir" la estética ni complicarse demasiado para hacerla válida para calle: a la moto de carreras le pusieron portamatrículas, intermitentes, retrovisores, velocímetro y luces ¡¡¡y las homologaron en Polonia!!! En las normas del AMA (la asociación americana de motociclismo) decía que la moto tenía que estar homologada... pero no en qué país. Pues ya podéis ver las fotos: un auténtico HORROR con mayúsculas, sobre todo ese engendro de faro delantero redondo de aspecto custom "encastrado" en el interior de una burbuja plástica, indigno de los años 70, muchísimo menos veinte años después. Hasta los carenados que la Guardia Civil de Tráfico llevó en sus Sanglas tenían más estilo... Encima pensar que en ese mismo 1994 Ducati había presentado la 916, una de las motos más bonitas de la historia. En fin, que por suerte no las vamos a ver en la calle (yo vi una hace muchos años expuesta en un bar que la revista Solo Moto tuvo en la misma plaza del Ayuntamiento de Valencia) pero no por breve... ¡¡¡sino por fea!!!

Año 1994. Dos bicilíndricas superdeportivas se presentan en las revistas. Arriba la estilizada, bellísima Ducati 916. Abajo la Harley-Davidson VR 1000. Creo que no hace falta añadir nada más...

Arriba, carenado "no oficial" de Sanglas. Corrían los 70. Veinte años después H-D no supo hacerlo mejor... 

Sigue aquí: 

3- Morbidelli V-8 750







Todos mis envíos largos:  LOS ESPECIALES DE MIGUELXR33

No hay comentarios:

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.