Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Para mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.
Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, David Morales, Pedro Hedo y José Luis Cuevas, por su aportación.

07 noviembre 2020

Toma de contacto. 64 kms con la BMW R 1250 GS (opinión personal)

 

Gracias a Dos Rodes Valencia pudimos probar mi mujer y yo la BMW R 1250 GS euro4 equipada con todos los extras. Una moto que cogimos con ilusión después de sus altas ventas y halagadores comentarios de prensa y usuarios… pero que nos dejó un sabor de boca agridulce.



En parado, el vendedor nos enseñó cómo acceder a las funciones que permite el enorme y muy visible tablet de 7”, pero no me quedó claro cómo regular correctamente las suspensiones: dejó la precarga a “duro” y yo, cuando al rato lo intenté modificar, solo encontré “blando, automático, duro”. En la posición “duro” y con el asiento arriba (870mm) la encontré alta, bastante alta, y eso que yo mido 1’88m y no he tenido problemas con otras con asiento igual de elevado como puede ser la Africa Twin 1100 AS. La postura de conducción no está mal, todo cae en su sitio, y la pasajera dice que fantástica. Pues nada, modo de conducción Road y a ponerse en marcha. 

Ya en ciudad descubro algo que no esperaba: contundencia. El motor resulta muy poderoso desde bajo régimen y a la mínima insinuación al gas salta con alegría… quizás divertido para el conductor, pero la pasajera no estaba tan contenta. El embrague hidráulico tiene un tacto quizás demasiado directo, yo hubiera preferido algo mas de progresividad, que no encontré, claro, ajustando la distancia al puño. La verdad es que me descolocó un poco, he hecho muchos kms con BMW R 1100 y 1200 de aire y agua (gracias Juan) y nunca encontré esta rotundidad, este –para mí- exceso de músculo. Por supuesto es cuestión de cogerle el tacto, pero quizás por mi experiencia con los bóxer anteriores esperaba sentirla “propia”, mi moto de toda la vida… y no fue así.


Salimos de la ciudad y en autovía lo mismo. De entrada el motor con distribución variable y 136cv responde con un poderío inesperado desde cualquier régimen, tragándose los coches que segundos antes llevabas delante tuyo bien lejos. Es demasiado fácil que la velocidad no sea la adecuada para la vía, pues cualquier mínimo movimiento de gas se convierte en aceleración bella, contundente… pero a veces excesiva, algo que no me pasó días atrás con la Triumph Tiger 900 GT pro (95cv y menos par motor) ni días después con las Honda Africa Twin 1100 Adv Sports y Suzuki V-Strom 1050 XT de mas de 100 cv bicilíndricos... por no hablar de los suaves pero poderosos 120 cv de la Kawasaki Versys 1000 SE. La pasajera comienza a quejarse con razón no solo de mi/su agresividad en los adelantamientos, también en los cambios de carril, que de tan directa que es, realiza de forma violenta. Que sí, que es cuestión de acostumbrarse a sus reacciones, pero ya digo que con las otras motos que hemos probado estos días no pasó, ni en otras de las muchas BMW Telelever y Duolever que he podido conducir, incluidos 700kms de curvas con una R 1200 RT de agua hará tres meses. Además noto como la suspensión trasera, de 190mm, sube y baja aprovechando todo su recorrido, algo que en carretera debía ser para mí menos exagerado y que, repito, no he notado en otras. Una sensación extraña en su conjunto, como de moto de otro planeta… ni trail ni BMW, es una moto distinta a lo que estoy acostumbrado.

Muy visible el gran tablet, con la información bien colocada. A la derecha se observa el pomo con el que se regula la pantalla ¿porqué no lo pusieron a la izquierda, lo que lo haría mas fácil de manipular en marcha?

Me desvío a buscar unas curvas cerca del Circuito Ricardo Tormo (ése al que muchos, incluidos periodistas, llaman de forma equivocada Circuito de Cheste y que realmente luce el nombre del gran bicampeón del Mundo) y ahí aparece el Telelever: donde apunto va la rueda, insinúas y tumba la moto en un suspiro… y continúan las quejas de mi mujer que, después de muchas carreteras retorcidas confiando en mí y la Transalp, me nota agresivo en exceso, contundente, violento: mucho motor, mucho freno, mucha agilidad… demasiado. Aprovechando una parada, me comenta, con razón, lo raro que me ve conducir, lo incómoda que va, que no está disfrutando. Y, la verdad, yo tampoco. Supongo que en solitario debe ser un cañón de moto, sin duda, potente, estable, manejable, muy rápida en cualquier carretera. Pero es que nosotros buscamos eso… pero en menor escala. Con la Tiger 900 GT se rodaba de forma fluida. Con la Tiger 900 GT se rodaba de forma fluida. Con la Africa 1100 AS iba por donde yo quería sin violencia, con naturalidad… y de lento, nada. La Suzuki V-Strom 1050 XT "va sola" de neutra que es. Hasta la suave Kawa Versys 1000 SE acepta curvear sin nervios. No, no me hago a la BMW.

Así que a la vuelta había que cambiar el chip. Pero antes, un camino de tierra: posición de conducción Enduro, tierra suelta, un poco de grava… y media vuelta. Sí, sin duda habrá gente que ruede con las 1250 GS por caminos con rapidez, pero yo no lo vi. Ni lo aprendido haciendo cross, ni mis caminos con las XR, Big y Garbí, me sirvieron para sentirme cómodo. Quizás será por sus llantas de 19 y 17” con neumáticos anchos de 120 y 170mm, quizás por el Telelever que tan bien va en asfalto… no sé por qué, pero la sentí como una moto de carretera con suspensiones un poco mas largas y manillar ancho. Lo único que sí tuve claro fueron los tres días de dolor de espinilla derecha que me produjo el cilindro al intentar remar en un cambio de sentido.


Tocaba volver. Modo Road, suspensión en automático. Las curvas de antes las intento hacer mas suave, y puedo, pero siento que tengo que forzarla a ir así. En autovía lo mismo: a la Honda le daba igual ir a 70 que a 130, pero la R 1250 GS parecía que no le gustaba, como una fiera a la que llevas cogida de la correa y esperas que en cualquier momento salte. Iba a 120 y, así como con Tiger, ATAS y Suzuki notaba un buen motor y me maravillaba la suavidad absoluta de la Kawa, en la BMW iba preguntándome ¿para qué tanto? Además, volviendo a velocidad mantenida noté que la espalda se quejaba al ir un poco encorvado, con el casco metido entre los hombros. La culpa era de la pantalla, regulable con un pomo situado a la derecha (que obliga a inclinarte y cruzar el brazo izquierdo... o a soltar la mano derecha, algo poco aconsejable) y que vi baja, bastante baja. Que sí, que mido 1’88m, pero en BMW deben de tener muy claro que es insuficiente cuando tienen en opción la gran pantalla que equipa la Adventure. Mas dinero a gastar en una moto ya de por sí muy cara, a lo que añadir los espejos retrovisores: los mismos en todas las motos que tenían en exposición, incluida la humilde G 310, y con muy poco campo de visión en carretera y apenas nada en ciudad porque los bloquean mis hombros ¿seguro que la han diseñado alemanes, grandes en general como yo?


Al devolver la moto, mientras esperabamos a que el vendedor terminara de atender a un cliente, charlamos mi mujer y yo. Sin duda alguna la BMW R 1250 GS es una moto formidable: potente, estable, un tiro en curvas y con una electrónica muy elaborada. Pero como bien dice el dicho “no hay moto mala sino compra equivocada”… y con la BMW nosotros nos equivocaríamos seguro. Así que si has llegado hasta aquí y la moto te gusta, no lo dudes: pruebala. Como a miles de felices usuarios, es muy posible que te encante, porque muy buena moto es. Pero no es para nosotros. 

M y ML







3 comentarios:

Voro dijo...

Mayor honestidad, no cabe.
Redunda en mi teoría de que las Maxi Trail actuales, se han pasado de rosca con la potencia... y mas que va a venir. Por mucho que la electrónica la suavice y dome, llega un momento en la apertura del gas, que los caballos salen a relucir, y hay veces que simplemente, son demasiados.
En tiempos de restricciones severas de velocidad, tanto en carretera como en las ciudades, lo veo fuera de lugar.
A veces las cifras deslumbran, pero los hechos abruman. La sensibilidad de un motero veterano, me son mucho mas útiles y definitorias que la tipografía de un catálogo. Y si encima, es Miguel quien prueba el aparato, ya ni os cuento....

Anónimo dijo...

Muchas gracias por la reseña, es un buen análisis que da pistas de por dónde va la moto.

Quizás este modelo y otras que hayan de venir del mismo estilo sean el canto del cisne de un concepto. Es decir, ¿para qué usuarios va destinada? Por ejemplo aquí los presentes ya tienen el grado de general y ese es uno de sus principales 'targets' de mercado: moteros ya curtidos pero con ganas, que busca aunar prestaciones y dinámica tanto en la escapada dominguera como en largos viajes en pareja, dispuestos al fuerte desembolso. Si otros usuarios del mismo nicho sacan la misma conclusión, mal asunto.

No veo a un veinteañero con ganas de quemar la carretera manejando tan nervioso armatoste, que para eso mejor otras, tampoco la veo del gusto de un treintañero/cuarentón bien posicionado en busca de aventura domando el bicho. Porque para un buen rodeo es más pintón un caballo que un enorme toro salvaje.

¿Se estará agotando el modelo maxitrail?

A mí cada modelo de GS reciente que sale de más de 1000 cc me gusta menos, porque -advierto que lo siguiente puede herir la sensibilidad del lector- para empezar no me gustan los motores bóxer. Tiene su gracias en las antiguas, en la R80 y compañía, pero en una moto de hoy en día que aspira a moverse alguna vez por campo, con la que vas a ir al trabajo (admítelo), que se va a caer de lado y quizás a alta velocidad, que le gusta pasar por zonas estrechas o estirar adelante las piernas hacia delante de vez en cuando, no puede llevar esas dos vejigas laterales que parecen tumores. Que Dios me perdone. Si te encanta tener un centro de gravedad bajo no compres motos con aspiraciones de campo, o búscalas con depósito bajo asiento, que algo hay o hubo.

Añado más: la estética de plásticos 'trasnformer' ya está muy pasada, y este modelo abunda en ella. Haría falta un viraje de todo el concepto, algo tan valiente que incluso abandone el icónico doble faro asimétrico frontal.

Supongo que se venderá como churros, dentro de su segmento, que hay muchos BMWistas que compran y venden sin parar cada 3 años y darán por bienvenido el nuevo modelo a la ruleta de compraventa, pero ojo, que la competencia sí está cambiando y toda saga tiene su final. ¿Estaremos cerca?

MiguelXR33 dijo...

Voro, anónimo, no exageremos... ni General ni superprobador. Solo un humilde aficionado que decide explicar sus sensaciones.

Amigo anónimo, con esa calidad de escritura ¡estás contratado! Si quieres tienes sitio en Voromv para contar lo que se te ocurra. Y no lo digo de cachondeo.

A ver, el concepto Trail y Maxi-trail está separándose cada vez mas. Creo que las Trail han revivido gracias a las "medias" (manda huevos llamar cilindrada media a 700-900cc) que equipan llanta delantera de 21" y ello les permite, como pasó en los ochenta, ser motos válidas tanto para viajar por asfalto como para desenvolverse por ciudad y divertirse por montaña. Y como encima son bicilíndricas, en carretera no tendrán miedo a las autovías aunque vayan con pasaje y maletas.

Sin embargo las Maxi-trail, con esa idea de tragarse de un bocado la categoría sport-turismo que les ha funcionado, por no hablar del barrido que le han dado a las Touring, ahora van a por otro enemigo debilitado: las hiper-deportivas. Si vemos la BMW, la menos potente, ya tiene 136 cv. La que mas, la próxima Ducati Multistrada V4 de nada menos 170 cv. Y con todo el apoyo electrónico con el que domesticarlas que empezamos a ver en las RR y que, en algunos casos, ya se están quedando atrás. Y es que hay que reconocer que es muy goloso tener una moto con una potencia similar a una hiperdeportiva, con ayudas electrónicas que ayudan en la conducción y te hacen vacilar ante los amigos, con suspensiones y frenos también a la par de las RR y que encima son cómodas y válidas para dos... por no hablar de que aceptan con ganas las ya "obligatorias" maletas de aluminio.

Yo lo tengo claro: son, o al menos deben ser, magníficas. Pero mientras hayan otras mas ligeras, mas válidas para el día a día y, sobre todo, "mas humanas" gracias a su menos potencia, que conlleva no abusar de la electrónica, yo preferiré ésas. Yo, repito. Si el que me lee considera que sí necesita esas potencias domesticadas a base de complejos sistemas y algoritmos, esos motores con los que perder dos carnets en un solo acelerón y esos comportamientos deportivos, adelante. Pero por suerte sigue habiendo otro mundo mas sencillo y, a la larga, mas satisfactorio. Solo hay que intentar no comprar la moto que se supone que tus amigos consideran que será la mas válida para ti... y pensar muy mucho en otras. Mi mujer y yo es lo que estamos haciendo. Y el resultado, ya casi decidido, será muy diferente a esta maravillosa y quizás exagerada BMW R 1250 GS.

P.D. Como pasó con la Ducati Multistrada 950 ¡que bien le sentaría a la GS boxer bajar su cilindrada a unos 900cc!
O eso creo yo.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MAS LEÍDOS EN EL ÚLTIMO MES: