Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Para mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.
Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, David Morales, Pedro Hedo y José Luis Cuevas, por su aportación.

11 mayo 2020

Algunas trail de los 80 y 90 que marcaron el rumbo. 6- Monocilíndricas +400cc: Kawasaki KLR 650

Algunas trail de los 80 y 90 que marcaron el rumbo.
6- Monocilíndricas +400cc: Kawasaki KLR 650

Kawasaki KLR 650 (1987)
Una de las cosas que tiene "el Trail" es que hay muchas formas de verlo. Yo, por lo normal, considero que deben ser motos duales, que sirvan tanto para campo como para carretera, en una proporción que no baje del 30% en alguno de los dos lados. Pero vamos, esa es mi forma de verlo. Debido a ello desde la aparición de la Yamaha XT 500 "la madre de todas las trail", surgieron distintas "subramas" para adaptarse a los muchos planteamientos que pudieran haber. A principios de los 80 estaban ya las "casi enduro" y las "repli-Dakar", pero Kawasaki sorprendió al ser la iniciadora de otra de ellas: el "trail-aventura".


Kawasaki KLR 600, 1984
En 1984 Kawasaki hizo debutar su primera gran Trail, la KLR 600. Estética y ciclísticamente era una moto "estilo enduro" similar a la Honda XL 600 R que había salido el año anterior o la Yamaha XT 600 contemporánea de la Kawa: la suspensión trasera Uni-Trak, los largos recorridos de 230-220mm o el freno de disco delantero eran ya la norma. Pero la ventaja que debía tener ante ambas (y que Suzuki tampoco superó al año siguiente la DR 600 S) era su motor, el mas avanzado tecnológicamente con su refrigeración líquida, doble árbol de levas y algo que no se veía pero se notaba sin duda, doble eje de equilibrado, que eliminaba las vibraciones de una forma mas efectiva que sus rivales de eje único. 
Kawasaki KLR 600 ES, 1985
Era una moto para mí muy bonita, con un conjunto plásticos-asiento muy logrado y también destacaba el basculante y subchasis desmontable en aluminio. El problema que tuvo es que podía aparentar, sin duda, pero sus rivales no solo eran mas ligeras (entre 3 y 5kg) y sencillas de mantener, además eran mas rápidas. Declaraba con sus 564cc (96x78mm) 42cv a 7.000rpm, como sus rivales, pero en las comparativas de las revistas la Kawa siempre era la mas lenta en acelerar y en punta. También se comentaba sobre su alto consumo de aceite. Al año siguiente Kawasaki lanzó una variante con arranque eléctrico, la primera también de su clase, que estuvo en venta hasta 1990.



Kawasaki KLR 650 (A), 1987
En 1987 Kawasaki presentaba una nueva KLR con motor aumentado en cilindrada, la mas alta vista en un mono: 651cc (100x83mm), que declaraba 48cv a 6.500rpm. Pero no fue eso en lo que sorprendieron, sino en el concepto, ni "endurero" ni "dakariano". Su KLR 650 (posteriormente conocida como "modelo A") iba a abrir una nueva vía, la que ahora conocemos como "trail aventura". No pretendía ganar ninguna carrera (Kawasaki no participó oficialmente en el Dakar), ni ser rápida en campo, ni ágil en ciudad... pretendía simplemente valer para todo, viajar cargado o ligero, estar cómoda en autopista, carretera o pistas. Sorprendía pues ver un gran depósito de 23 litros, un novedoso semicarenado, recia parrilla atrás, colores discretos y, ante todo, un aspecto robusto. El problema es que, siendo muy buena moto como años después demostraría, fue eclipsada en Europa por la Honda Transalp 600 (también del 87 y carenada) al ser mas ciudadana y al año siguiente por las dakarianas Honda Africa Twin 650 y Yamaha Teneré 600, ambas carenadas y con un toque mas picante. Los aficionados todavía querían aroma al P-D y colores de guerra... la KLR 650 llegó demasiado pronto.



Kawasaki KLR 650 Tengaï (B), 1999
Kawasaki parece que no supo claramente qué hacer con ella, así que en 1989 salió la KLR 650 Tengaï (conocida como "modelo B") para el mercado europeo. La base era totalmente la misma, pero con el semicarenado cogido a las tapas laterales, que caían hasta el también mas grande cubrecárter, y un guardabarros delantero bajo. Las suspensiones se adaptaban en reglajes mas propios de su utilización mas cercana a la carretera. La verdad es que no aportó nada especial y no tuvo una gran demanda, así que en apenas dos años desapareció.



Kawasaki KLR 650 (C), 1991
En 1991 Kawasaki volvió a experimentar con su KLR 650 "modelo C". El año anterior Yamaha había sacado la XT 600 E, una trail clásica sin carenado y con depósito "pequeño"... y Kawasaki acercó a ella su gran monocilíndrica. El depósito pasó a 14 litros, desapareció el carenado, las llantas pasaron a acero en vez de aluminio, la horquilla subió a 41mmø, la pinza de freno a dos pistones, el cuadro perdió el cuentarpm y el indicador de temperatura (ahora un chivato), el cubrecárter pasó a tubo de acero y el portabultos a plástico. Era una moto mucho mas económica pero también mas campera y su menor peso le hizo abrir un poco su abanico de clientes. 



Kawasaki KLR 650 (A), 1999
Pero lo mejor de todo es que, con el mismo nombre ¡la "modelo A" continuó en producción! En Europa quizás no era lo que se buscaba, pero en las dos Américas y Australia, alejados del "espíritu Dakar" sí supieron encontrarle el punto. La KLR 650, con su depósito de 23 litros, robusto motor (mas cuando le bajaron la compresión y la potencia a 42cv), sencilla pero suficientemente eficaz parte ciclo y un aspecto nada intimidante, se convirtió en el arma favorita de los que, sencillamente, querían una moto "para irse de aventura". Y no era ir al norte de África a jugar con las dunas, no era "ir de carreras", era viajar lejos tanto por asfalto como por tierra, cargar con material para dormir en el monte, recorrer sitios poco transitables, vivir la moto en su mas amplia palabra. Miles de aventureros, en apenas chaqueta, botas y vaqueros, se lanzaron hacia el horizonte con ellas. Y se creó el mito: la KLR 650 era la moto para hacer todo ello, sin enamorarse por sus formas, sin quererla lucir... una moto que te lleve, que te haga disfrutar de la ruta, sin ser ella la protagonista. Motes que recibió como "la mula" o "el tractor" no sonaban despectivos, porque ésa era su idea. América de punta a punta, Asia, Australia, África o el Ártico han sentido las ruedas de las KLR 650. Por cierto, fue también moto del ejército americano, que no dudó en transformarlas para que funcionaran ¡con diésel!




HDT-KLR transformada a diésel para uso militar y civil




Kawasaki KLR 650 (E), 2008
La "modelo A" estuvo en producción nada menos que 20 años, hasta 2007. Pero es que en 2008 Kawasaki lanzó la KLR 650 "modelo E", que seguía insistiendo con el mismo motor y chasis, con apenas mejoras en algunos componentes (motor suavizado y silenciado, frenos, basculante, suspensión reforzada 200-185mm, faro, cuadro, carenado). Un "lavado de cara" que la hizo todavía mas atractiva para los americanos, sobre todo los del norte, que la consideraron casi como suya. Al final, en 2018 cesó su producción debido a motivos ambientales y de ventas, pero es una moto que se sigue rodando por aquellos lares y que tiene un catálogo de accesorios interminable. Es que 30 años han dado para mucha aventura, para mucha gloria.





También interesantes:



Aquí el enlace a Trail mono +400: Suzuki DR 750 S Big




Todos mis envíos largos:  LOS ESPECIALES DE MIGUELXR33

No hay comentarios:

LOS DIEZ ARTÍCULOS MAS LEÍDOS EN EL ÚLTIMO MES: