Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, David Morales, por su aportación

31 enero 2019

Harris-Suzuki 885 "Road SoS" de 1995: el placer de no ser superada

Yamaha XT 500 de 1976: 499cc, dos válvulas, 87x84mm, 32cv
Yamaha XT 550 de 1982: 558cc, cuatro válvulas 92x84, doble
carburador, 38cv... y apenas dos años después 595cc y 46cv
Con la irrupción del Paris-Dakar en inicio de los ochenta surgió una nueva generación de motores monocilíndricos. De apenas dos válvulas, carrera larga y de menos de 500cc, en apenas un par de años se pasó a las cuatro válvulas, carrera menos larga y cilindradas que superaron con ganas los 600cc. De entre ellas, siempre sobresalió "por arriba" la Suzuki DR Big, que no temió llegar a los 727cc en 1987, y a nada menos que 779cc en 1990. 

Aquellos motores apenas salieron motos de carretera, practicamente todos quedaron en trails y supermoto, pero sí fueron el germen de una categoría de velocidad entre aficionados: Sound of Singles o SoS (sonido de monocilíndricas). Aquellas carreras sueltas surgieron por todo el mundo, algunos países llegaron a crear campeonatos nacionales y, mejor, hubo una especie de "liguilla" internacional que rodaba paralela al también original BEArs (British, European and American races), en el que el fundamento era el mismo, pero con motores de dos cilindros de concepto antiguo. Tanto llamó la atención el SoS que entre realizaciones artesanales se podían ver prototipos de marcas (Bimota GB1, MuZ rennScorpion, Gilera Saturno corsa) o afamados constructores de chasis.

Harris-Suzuki 885: una SoS... de calle
Y llegamos al tema de hoy. Creo que para muchos de los que me leéis no os dejará indiferente el nombre de Harris Performance. Lester Harris lleva más de tres décadas fabricando chasis para marcas (Triumph Bonneville o Royal-Enfield); y sobre todo en competición, donde encaja sus bastidores y demás accesorios alrededor de los más variados motores, incluidos las Harris-Yamaha 500 de GP o las Forward-Yamaha de MotoGP. Pues bien, Harris también creó material para las SoS, llamando sobre todo la atención su preparación con el mono más grande, el Suzuki DR Big 800. De ella, en 1995 sacó una versión que se podía homologar
para circular en vías públicas por el Reino Unido: la Harris 885.


Si miramos el chasis, era el típico tubular tipo jaula que Harris ha hecho famoso en todo el mundo. Estaba realizado en tubo de acero Reynolds 531 en esa versión para calle. El basculante, una belleza, estaba realizado en aluminio. El amortiguador trasero era un Ölhins, pero para la versión street-legal la horquilla delantera provenía de una Kawasaki ZXR 400 R, convenientemente adaptada. Las llantas no sufrieron gigantismo y se adaptó más material de serie japonés, la delantera también era de Kawa 400 y atrás la donante fue una Suzuki RGV 250. En ellas se montó lógicos neumáticos de 110/70-17 y 150/70-17 Pirelli. Los frenos fueron un disco delantero de 310mmø mordido por una inmensa pinza Billet de seis pistones. Atrás tenemos el kit de competición que fabricaba Harris.

En el motor hubo cambios internos profundos. De entrada la cilindrada subió de 779cc a 885cc gracias al aumento de diámetro de 105 a los 110mm de un pistón Arias. La carrera de 90mm se mantuvo. El árbol de levas se sustituyó por uno más agresivo de Megacycle; la biela por una Carillo; el cigüeñal se equilibró de forma fina; se pulieron los conductos de admisión y escape; se ajustaron los apoyos de válvulas; se pusieron muelles más duros... Los dos carburadores Mikuni BST 33 no sufrieron cambios más que de ajuste interno y el encendido también era de serie, lo que unido a un silencioso legal en decibelios llevaron el motor de los 52cv de serie a 7.000rpm a unos 65cv a 6.400rpm. Se buscó finura de tacto... y parece ser que se consiguió, unido más potencia. El sistema eléctrico, incluido el cuadro de relojes, provenía de la Suzuki Big donante.

En la parte estética y funcional, el estilo de entonces predominaba por toda la moto: semicarenado con faro que diría es de Aprilia Futura 125, bello depósito en aluminio, y un enorme colín monoplaza de competición. En la decoración ya veis, no se calentaron la cabeza: bello chasis niquelado, basculante pulido, escape de acero inoxidable sin pintar y unas llantas blancas que destacan entre el negro riguroso de las fibras. Eso sí, las pegatinas podían haberselas evitado... El peso declarado era 160kg y la velocidad máxima 212km/h. Nada, pero nada mal para un motor monocilíndrico.





La verdad es que aquella Harris-Suzuki 885 fue una verdadera joya, cara para la época debido a su exclusividad. Creo que el problema estuvo en que muy poca gente estaba dispuesta a comprar monocilíndricas deportivas de carretera... y desapareció. Pero el que tenga alguna podrá lucirla sin duda orgulloso de tener una moto única, muy exclusiva... y con el motor de un cilindro más grande que circula de forma legal (es que en el Reino Unido puedes homologarlo casi todo), algo no superado desde entonces.




Fuente: Stensworld.com

1 comentario:

alguien dijo...

Me encanta.

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.