14 febrero 2018

Novedades 2019. Torrot Movak: la trial-excursión para todo uso ¡y eléctrica!

¿Trial? ¿Trail? ¿Trial-excursión? ¿Big Wheels? ¿Y eléctrica? Pues sí, la nueva Torrot Movak promete ser un poco de todo eso... y posiblemente más. 




Algunos de los más veteranos del lugar recordarán aquellas maravillosas trial-excursión españolas de la década de los 70: Montesa Cota T, Bultaco Alpina y OSSA Explorer. Eran motos de trial pero "humanizadas" con un asiento cómodo ¡y para dos!, depósito algo más grande, desarrollos un poco más largos... Motos que en montaña eran una maravilla por su ligereza, facilidad de uso y economía. Pero es que además gracias a su "dualidad" permitía a sus propietarios rodar con dignidad por las carreteras que aquellos años (la gran mayoría asimiladas a lo que tú conoces como "comarcal"... pero con más baches) y además rodar por ciudad luchando sin pudor contra las más especializadas Vespa y Lambretta. 

El problema está en que ese concepto de trial-excursión casi desapareció con la caída de las marcas nacionales. Apenas podemos nombrar las Montesa Excursión y Evasión de finales de los 80, las muy apreciadas Beta Alp, las gemelas Sherco y Scorpa X-Ride, o la atractiva Montesa 4-Ride de cuatro tiempos (podéis verlas todas aquí). Motos muy de campo, perfectas para perderse por la montaña a ritmo tranquilo, disfrutando de la naturaleza, pero que se alejaron de las ciudades.



Bueno, pues ahora la marca Torrot quiere aprovechar sus sinegias con GasGas (de la que es propietaria) para rememorar aquellas Trial-Excursión pero en "versión Siglo XXI", sustituyendo los motores de explosión por un silencioso propulsor eléctrico (de los que son verdaderos expertos) y acercandose a las fun-bike con ruedas algo más pequeñas y gruesas... sin llegar a las big-wheel como las Suzuki Van-Van o Yamaha TW.


GasGas TXE, una moto de trial eléctrica con marchas ¡y embrague!
Si observamos el render (todavía no hay una Movak física) podemos ver que comparte mucho con la GasGas TXE campeona del TrialE Cup con Marc Colomer a sus mandos, y que Torrot-GasGas quieren llevar a producción. Ahí vemos el motor eléctrico brusless (sin escobillas y de 5kW en la Movak, homologable como ciclomotor y moto A1) que como novedad lleva cambio de seis marchas ¡y embrague!... algo que puede tener mucho sentido en una trialera eléctrica, pero en una todo-uso no lo veo. Supongo que será para compartir costes. La 
batería de la Movak ofrece una autonomía estimada en tiempo: de 90 a 180 minutos de funcionamiento. Prometen la carga en una hora... poco lo veo, la verdad.


En el chasis también vemos muchas similitudes con la TXE. En su estructura principal parece el mismo, incluso la parte inferior no lleva tubo y sí plancha de aluminio, como suele ser habitual en las motos de trial. Eso sí, el sub-chasis trasero se ha ampliado y reforzado de una forma notable, lo lógico cuando se busca aguantar el peso del piloto y el posible pasajero. El basculante, que acciona un monoamortiguador por bieletas, también parece el mismo y se anuncia su fabricación en aluminio. La horquilla delantera, como buena derivada del trial, es convencional en la Movak.
Lo más llamativo, sin duda, de la Movak si la comparamos con las demás trial-excursión es la rueda delantera. Si comparamos la TXE con la Movak la llanta trasera podría ser la misma 18", pero sorprende el pequeño diámetro (¿19"? ¿o puede que el 130/80-18 que montaba la Yamaha TW?) de la llanta delantera y el muy alto perfil del neumático. Los frenos parecen los mismos que en la moto de trial, pero como lo que vemos de la Movak es un render seguro que habrán modificaciones (fijaros que, por ejemplo, no lleva cadena de transmisión).



En cuanto a la estética ya la véis: bebe de varias fuentes. El grueso neumático delantero y el portamatrículas anclado al basculante le apartan visualmente de otras trial-excursión, aunque el largo asiento le cataloga inmediatamente en esta categoría. Las fibras se reducen a lo mínimo (guardabarros, faro con máscara y unos pequeños aletines decorativos) y todo lo que vemos es del clásico "azul Torrot" y negro. La moto se compra por internet directamente a la marca, que la entregará en el concesionario más próximo a partir del último trimestre del año, dando una señal de 600 euros. La L3e (A1) costará 7.900 euros impuestos incluidos.


¿Una apuesta arriesgada? Yo creo que no. Las motos eléctricas han llegado para quedarse, y en ello Torrot está claramente implicada. Esta Movak puede ser esa moto "perfecta para todo sin valer para nada" que a todos nos gustaría tener en el garaje: para hacer recados, desplazarse a trabajar, pasear por la montaña o ir con tu pareja de excursión... a practicamente cualquier sitio. 






Todos mis envíos largos:  LOS ESPECIALES DE MIGUELXR33

3 comentarios:

PATARRAN TRAN TRAN dijo...

No me importaría nada hacerme con una... si tuviera un precio accesible.
Trialear por el monte (o donde sea) sin hacer ruido ni molestar a nadie.
Que maravilla

MiguelXR33 dijo...

No puedo más que estar totalmente de acuerdo contigo. Es más, no sólo me veo rodando en silencio, en total armonía con la naturaleza, por la montaña. También me veo con ella acudiendo a trabajar o haciendo recados con mi pareja. Sí, también la veo muy interesante.

Antonio Larrazabal dijo...

Esa mezcla entre Enduro y Trial me parece muy atractiva y prometedora, ¿eh? Y pienso que el hecho de que sea eléctrica hace notar el camino que quiere tomar la industria de motos en España - camino que ya se ve por todo el mundo -.

Creo que el hecho de que la Torrot Movak aplique para el carnet A1 con 125cc es algo bastante productivo y de ayuda para la mayoría de moteros que se inician en este mundo. Sin duda, esto puede hacer que el mundo motero de España se intensifique.

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.