15 noviembre 2013

Yamaha T-Cross 530 Hyper Modified: el hijo bastardo entre un T-Max y una YZ-F de cross...


¿Te gusta el Yamaha T-Max? ¿Cuantos has visto en foto o en vivo muy modificados? Bastantes ¿verdad? Lo cierto es que este "Scooter con alma de moto" se ha dado desde su primera versión a todo tipo de transformaciones, pudiéndole cambiar prácticamente todo: preparaciones de motor y variador, suspensiones, frenos, llantas, neumáticos, carenado, luces, accesorios... Hasta la propia Yamaha patrocina "Hyper Modified", donde han habido verdaderas maravillas como las producidas por Roland Sands, Marcus Walz o Ludovic Lazareth. Pero hasta eso se puede mejorar... mezclando un T-Max con una YZ 450 F: la Yamaha T-Cross 530.




No, no viene de Estados Unidos, sino de mucho más cerca, Italia. Rodolfo Frascoli (diseñador) y Riccardo Girardelli (coordinador técnico), con la ayuda de la revista Riders y la esponsorización de LTI, decidieron darle otro enfoque al preparar un T-Max. Y nada mejor que transformarlo en ¡¡¡una moto off-road!!!


Como podéis imaginar, no ha sido nada fácil. Aquí 
algunas modificaciones:
-Colector de escape artesanal, con silencioso de YZ 450 F.
-Chasis de serie modificado. Ángulo de dirección reducido en 6º. Subchasis artesanal. Anclajes para depósito y otros componentes.
-Horquilla delantera de YZ-F con 250mm de recorrido.
-Amortiguador neumático anclado bajo el motor.
-Basculante trasero alargado.
-Transmisión secundaria por cadena.
-Llanta delantera de 

19", con neumático 110/80-19
-Llanta trasera de 17", con neumático 150/70-17. Ambas llantas de radios.
-Disco de freno delantero de 280mm con pinza de freno de YZ-F.
-Disco de freno trasero de 260mm con pinza de freno T-Max.
-Asiento a 900mm de altura, distancia libre al suelo de 280mm, distancia entre ejes de 1650mm y un peso de 164kg sin combustible.


Ya podéis ver el resultado. Una moto automática, larga y baja, con unas ruedas y recorridos de suspensión entre una 
moto de Cross y una Supermoto. Con una estética muy off-road, pero con el detalle del bello color marrón combinado con piezas blancas. Una moto que promete diversión a raudales, tanto en campo como en asfalto... y con la gracia de ser único.


¿Porqué no se atreverá Yamaha a fabricarla con homologación para calle? Conozco un MiguelXR33 que se iba a robar un banco ahora mismo...






Dedicado a JaumeV, que nos puso a los de Motostrail en la pista...

   

   



                                            Todos mis envíos largos:  LOS ESPECIALES DE MIGUELXR33






La unión de un scooter y una moto campera. A saber hasta donde se hubiera llegado.

Siempre 15. Siempre 88.

MM.

No hay comentarios:

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.