04 diciembre 2012

Motos y coches: compartiendo motores. 1- Münch Mammoth 1200 TTS

Los motores de coche y moto ha estado siempre cerca, pero en pocos momentos se han cruzado realmente. La mayoría de las veces los objetivos, y la forma de conseguirlos, suelen ser distintos (podéis ver mi serie  ¿Porqué las motos no son diésel?). Pero eso no quiere decir que no hayan habido valientes que se hayan atrevido a mezclarlos... y no sólo han sido las motos las que han equipado motores de coche...

1- Münch Mammoth 1200 TTS
Friedel Münch y su Mammoth TTS 1200


La primera Münch TTS 1200 de 1968
La colosal Mammoth fue un proyecto de Friedel Münch. Este había comprado la fábrica Horex (que ha retornado con la VR-6) y en ella realizó esta masiva motocicleta, buscando hacer una supermoto que frenara el avance japonés. Así en 1968 salió esta Münch 1200 TTS que pronto recibió el mote Mammoth. Utilizó un motor de un NSU Prinz, que cubicaba 1.177cc y de serie rendía 65cv. Para la Mammoth Münch preparó el motor con más compresión (de 9,5 a 10'5), conductos pulidos, diferente árbol de levas y dos carburadores Webber, además del escape cuatro-en-cuatro, con lo que aumentó el rendimiento a 88cv a 6500rpm, llegando a los 100cv a 7500rpm en una posterior adopción de inyección, la TTS 1200E de 1973. Todavía más, si el comprador no lo consideraba suficiente (recordar, hablamos de 1968... frenos de tambor, neumáticos diagonales estrechos con cámara, amortiguadores de emulsión...) el motor se podía subir hasta 1300 e incluso 1400cc. Lo peor de la moto era la caja de cambios de cuatro marchas, que venía de la ya entonces vetusta Horex Imperator.


Münch TTS-1200 E con inyección de combustible


La última TTS 1200, con frenos de disco delanteros
La moto desde luego pequeña no era. El motor tenía un gran volumen, el depósito -altísimo- era de 21 litros y la moto pesaba nada menos que 278kg. La manejabilidad en las primeras series era bastante justa, pero mejoró en sucesivas evoluciones y en la adopción de suspensiones de calidad: Cerani o Rickman delante, y Koni detrás. El espectacular freno de tambor de 12" delantero era de fabricación propia (la especialidad de Münch antes de hacer la TTS) y daba un gran rendimiento. Otra de sus particularidades era la transmisión secundaria por cadena cubierta: al no existir entonces las sinterizadas carenaron todo el conjunto y añadieron un baño de aceite... así aguantaban un poco el enorme empuje que la llevaba a unos entonces inalcanzables 220km/h.


Una moto original... y muy minoritaria. Debido a los problemas financieros, la producción fue irregular hasta 1973, donde ya llevaba horquilla Marzocchi y frenos de disco. Münch perdió la empresa y pasó a ser un simple empleado de la misma... pero él tenía otras ideas en mente.
Así que no penséis que la historia de Münch acaba aquí... 



Sigue aquí: 2- Las "otras Mammoth"






Todos mis envíos largos:
  LOS ESPECIALES DE MIGUELXR33

3 comentarios:

ESCARPIAS dijo...

Vaaaaaaaaaaaaaaale, pero NO.

mecánica automotriz dijo...

¡Qué bonitas eran estas motocicletas! Obviando el peso, deberíamos recuperar parte de esta estética en las motos actuales.

MiguelXR33 dijo...

Yo tengo que estar de acuerdo con los dos.

Una moto como la Münch-4 es un auténtico engendro, masiva, pesada y poco potente. El motor es totalmente ilógico... hoy. Pero hay que mirarla con ojos de años-setent-ero. En aquellos años NO habían motos de cuatro cilindros... y la llegada de la Honda CB 750 hizo que de repente TODOS quisieran una moto con este tipo de motor. La Münch satisfacía el deseo de personas que querían una moto europea, de cuatro cilindros y -teóricamente- mejor que una japonesa. Que fuera buena o mala... el motor estaba súmamente probado y la estabilidad era la de la época: mala.

Ahora, si nos venimos al Siglo XXI el motor aquel era lo que había... pero hoy se fabrica y lo compran muchos motoristas en motos como Yamaha V-Max 1700, Triumph Rocket-3 2100, Suzuki Intruder 1800, Victory 1900, Honda Walkirie 1800, las Harley de motor grande... vamos, motos con aberraciones por motor, enormes, desproporcionados y encima de bajo rendimiento.
Y hay gente que los compra. El mismo tipo de gente que en unos años en los que no llegaban las Custom a Europa, compraron cosas como la Münch.


Sí, amigo "automotriz" (la próxima vez pon tu nombre, hombre :-D ) su estética se ha perdido... aunque por suerte no del todo. Siempre hay motos que nos pueden llevar a esa época, como las Triumph Bonnie o las muy logradas Moto Guzzi V-7. El otro día estuve un buen rato mirando una aparcada al lado de una "anodina" Honda Hornet 600.
Seguro que tampoco te desagradará la Honda CB 1100 http://www.voromv.com/2012/10/2013-honda-cb-1100-llega-europa-la-gran.html
Eso es lo bonito de estos tiempos, tenemos casi de todo para elegir... :-D

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.