Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Para mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.
Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, David Morales, Pedro Hedo y José Luis Cuevas y Esteve Vinolas, por su aportación.

27 julio 2022

La re-lectura del verano. Motos y coches, compartiendo motores. 5- EVA Track T-800 Cdi (8-12-12)

Los motores de coche y moto ha estado siempre cerca, pero en pocos momentos se han cruzado realmente. El motivo es que la mayoría de las veces los objetivos, y la forma de conseguirlos, suelen ser distintos. Pero eso no quiere decir que no hayan habido valientes que se hayan atrevido a mezclar ambos mundos... y no sólo han sido las motos las que han equipado motores de coche.

5- EVA Track T-800 Cdi (2008)
Después de hablaros de un par de motos de los años setenta, ya va siendo hora de hacer una visita al Siglo XXI ¿no? En este caso la moto es llamativa por tres motivos: por "resucitar" el concepto moto-con-motor-de-coche, algo bastante abandonado en las dos décadas anteriores; por ser una trail (además bastante campera con su llanta de 21" delantera) y, ante todo, por ser diésel.

Todo comenzó en 2008, cuando Erik Vegt creó en Holanda los primeros prototipos de la EVA Track T-800 Cdi. En ellos lo que primero destaca es el motor: un tricilíndrico de 800 cc turbo-diésel de inyección directa, proveniente del Smart For-Two Cdi fabricado por Mercedes Benz. Este no produce una potencia muy alta para una motocicleta (54 cv) pero sí llama más la atención el elevado par motor de 100 Nm, propio de una 1.200 cc. El consumo declarado es reducido -normal- sobre los 3'5 litros/100 kms, por lo que se podrán hacer más de 500 kms con su depósito de 19 litros. 


Otra de las novedades en el mundo de la motocicleta de gran cilindrada es la transmisión. La Track T-800 no lleva caja de cambios, sino un variador continuo CVT (al estilo de los ciclomotores y scooters), embrague automático centrífugo y todo unido a un cardan -dentro de un basculante monobrazo- sin mantenimiento. El resto de la moto es más normal en el mundo Trail, con un chasis multitubular parecido al de la KTM Adventure 990, unas suspensiones WP y frenos también inspirados en ella, y una estrechez y altura considerable. 


El chasis multitubular imita a un doble viga al estilo Trellis, como en la KTM 990 Adventure. El motor diésel
lleva turbo y un corto silencioso. El disco de la izquierda es una de las poleas del variador automático.


La única pena es que desde que hablé de ella en enero (aquí y aquí) a ahora, la cosa no ha ido bien: comenzaron las ventas y comenzaron los problemas, lo que ha llevado a Erik Vegt a cerrar la empresa temporalmente desde verano. Dice que volverá en cuanto la crisis económica que azota, sobre todo a Europa, amaine (ver algunos comentarios suyos en Adventure Rider), pues el producto está totalmente diseñado y probado. Ojalá vuelva la producción próximamente, porque aunque no entiendo demasiado bien el porqué de un diésel en moto, siempre es malo perder un fabricante aunque sea pequeño.





Sigue aquí:



Artículo revisado (ortografía, datos, fotos, maquetación) en julio de 2022.

No hay comentarios:

LOS DIEZ ARTÍCULOS MAS LEÍDOS EN EL ÚLTIMO MES: