Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, David Morales, Pedro Hedo, por su aportación

12 noviembre 2019

Wayne Rainey vuelve a subirse a una moto, 26 años después de su accidente en Misano.

Este artículo tiene para mí un componente emocional muy grande, ya que estamos hablando de uno de mis pilotos referentes. De uno de mis ídolos de juventud, cómo es Wayne Rainey. En esta ocasión hablamos de un acontecimiento feliz, cómo es ver a Wayne subirse de nuevo una moto 26 años después.



Os tengo que confesar que aquella carrera de Misano, la tengo grabada a fuego en mi memoria. Me di cuenta inmediatamente de que algo muy grave había ocurrido cuando se cayó en aquella fatídica curva.  Sin entrar en detalles, que no serían oportuno la forma en la que hacía temer lo peor.  os confieso que me  levante de la silla horrorizado y con las manos en la cabeza sabiendo qué Wayne estaba en serías dificultades.

Estamos hablando de la época de las del mundial de velocidad en la categoría de 500, que nos dio algunos de los momentos más gloriosos de este deporte, con unos auténticos fuera de serie, que nos dieron un espectáculo de dominio, control y deportividad que muy difícilmente se ha repetido después de ellos. Wayne iba camino de conseguir su cuarto mundial consecutivo, hasta que la mala suerte se cebo con el.

Después de su accidente Wayne nunca ha estado completamente desvinculado de las motos Dirigiendo equipos en el Mundial y siendo una parte visible de Yamaha formando parte de la historia tanto de la marca como del nuestro deporte.

He de reconocer que me he emocionado mucho, al ver a Wayne subirse de nuevo en una moto. Una leyenda como el, tenía que reencontrarse con los aparatos que dominaba, como una extensión de sí mismo.
Wayne Rainey nunca fue un hombre que se viniera abajo con su problema, sino más bien aprendió a vivir con el. Es una de esas excepciones que muy pocos pueden igualar. Fue una leyenda y continúa siéndolo en la memoria de todos nosotros.

Mr Perfect ha vuelto a emocionarnos y a hacer más grande este deporte y su historia. Gracias Wayne por todo, y por el recuerdo que nos has dejado de tus grandes gestas.

No hay comentarios:

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.