Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, por su aportación

08 octubre 2018

Las anécdotas de mis amigotes de las motos -17- chache-rafa


Chache-rafa es uno de esos "amigos virtuales" que haces en los foros de internet, antes tan de moda y ahora tan denostados... y que yo, junto a los blog, reivindico: en ellos sí puedes encontrar cosas con los buscadores, lo publicado permanece para otros que tengan la inquietud de buscarlos. Haz lo mismo con facebook, instagram, twitter y demás...

Me salgo de madre. Con Chache-rafa coincido en el Foro DR Big España, al que me uní al comprar la Gordi (luego Garbí 750) y del que no he salido pese a tener ahora la Montesa 648. Es de los "activos" en el foro, aportando muchos comentarios. Y uno de ellos éste, intenso, personal, profundo... y que, de una forma u otra, hemos sentido todos los que hemos "conectado" con nuestra moto. Una lectura íntima que, considero, no te debes perder:

17- Sólo en cinco minutos... Por chache-rafa (Foro DR Big España)

Cinco minutos, cinco minutos en moto.


En cinco minutos he percibido mas sensaciones que cualquier otra persona y no estoy exagerando en absoluto. En cinco minutos he visto mas luz y mas color, he visto desfilar ante mis ojos paisajes que solo quien pilota una moto puede ver
-¿Y por qué?- te preguntarás -Lo que tú ves, lo que tú percibes, también lo ve cualquier automovilista– afirmarás.

Pues no, no es igual.

En ese breve espacio de tiempo siento las mil y una imperfecciones de la carretera, debo tomar mas decisiones que cualquier otro conductor, mi cuerpo siente la presión del aire, mis manos aferran el manillar y dirigen en perfecto equilibrio la maquina que me transporta, debo calcular las distancias, lo giros y maniobras con mayor antelación, perfección y exactitud, siento todos los músculos de mi cuerpo en tensión por la circulación, y esto (y no es todo) solo es el aspecto físico.

Mis pulmones dilatados por la presión del aire reciben un caudal inaudito, mi pituitaria asimila la amalgama de olores que me rodean, a campo, goma caliente, asfalto, gasolina, aceite. Mi cuerpo entero siente la temperatura ambiente haciéndome vivir una realidad que no se puede apreciar en un
vehículo, y esto (y no es todo) es solo la parte exterior.

Mi ser, mi ser íntimo, se siente aéreo, soy parte del viento, me siento en armonía con cuanto me rodea y mi horizonte no tiene límite, mis ojos miran mas allá de la línea negra, me dan la amplitud real de mi situación y me convierten en parte del paisaje, soy uno con la carretera, y esto (que no es todo) es solo la parte emocional.

No puedo describir la sensación que tienes cuando se pone a prueba tu destreza, cuando un día de lluvia o nieve ves acercarse una curva cerrada y vas a más velocidad de la aconsejable, la adrenalina fluye y tu cuerpo se enerva preparándote para lo peor, o lo mejor, vences la curva, has dominado la maquina y ésta te ha ayudado a salir con bien de la apurada situación, respiras aliviado mientras sientes tu corazón a las mismas revoluciones que tu moto, saliendo por tu boca, y esto (que no es todo) es solo la parte técnica.


Sentir la poderosa fuerza de la moto que montas, notar que formas parte indisoluble de ese conjunto de metal, oír no solo en tus oídos sino en tu alma el bramido del motor y entender su lenguaje, asentir a sus demandas y traducirlas en un golpe de puño, en un movimiento de cadera, en un toque preciso de freno, aceptar su invitación a continuar, a seguir viajando indefinidamente hasta mas allá del horizonte, a olvidar tiempo, espacio, mundo y entrar en el tuyo propio, en ese en el que vives solo tú y donde no hay mas ley que ser libre ni mas obligación que ser feliz, y esto tampoco es todo.

Nunca diré que quien viaja en un coche no tiene mérito, tiene tanto como yo, pero lo que si sé es que encerrado en ese submundo de metal y vidrio, en ese cubículo de aire viciado no se puede apreciar la grandiosidad del espacio abierto. No, no me dan ninguna envidia aunque yo me pele de frío sobre mi moto y ellos lleven calefacción, aunque mi culo grite en cada bache y ellos estén cómodamente sentados en sillones de piel, ni porque ellos oigan música o noticias mientras yo escucho la canción del viento…

Y eso solo en cinco minutos....

1 comentario:

alguien dijo...

Muy bueno :)

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.