Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, David Morales, Pedro Hedo, por su aportación

06 mayo 2011

CON EL "A DE PLATA" EN EL BOLSILLO. 4- Muchas caídas en un solo día...

Miré un día la fecha del carnet de conducir, y me di cuenta que hace más de unos larguísimos veinticinco años que aprobé el permiso importante, "el de moto", el A (en aquella época, A2). Así que me he propuesto daros un poco la brasa y contaros manías y anécdotas que me han ocurrido durante este tiempo. ¿Hasta cuando?... no lo sé, según me vaya acordando (algo difícil con este cerebro cada día más reblandecido que tengo)... o cuando digáis basta...
4- Muchas caídas en un solo día...
Pese a tener mi carnet A en el bolsillo, trabajé con un Vespino de mensajero hasta que se lo robaron a mi hermano y tuve que comprar la Vespa. Ya podéis imaginar que el pobre 50cc era exprimido sin piedad, los cilindros, pistones y segmentos iban que volaban… y las caídas también.

Para que os hagáis una idea, voy a contar el “día del récord”: Esa mañana mi colega Chema se iba a “la mili” y quedamos todos los amigos en ir a despedirle a la estación de trenes. Yo creía que podría acudir sin problemas, pero un reparto se complicó y me tocó intentar lo imposible… llegar a tiempo. Total, que acabé dándome un buen talegazo en una calle cuando la hora de salida del tren ya se había pasado.

Ya que no me quedaba lejos, pasé por casa a curarme las abrasiones varias, y cambiarme los agujereados pantalones. Ese verano nos dio la tontería a los jóvenes de ir con pantalones militares sin goma abajo, y con zapatillas deportivas sin calcetines… cosas de las modas. A mí me venía muy bien, porque en un bolsillo lateral llevaba el talonario de servicios y en el otro un callejero Bayarri de la ciudad. Aproveché y ajusté un poco el freno delantero, un Metrakit doble-leva que prometía mucho pero daba muy poco, cogí un helado “de palo” de la nevera y arranqué con idea de ir a “las flores” -la plaza del Ayuntamiento- que estaba (y está) copada de fragantes y coloridas paradas.
Esa era la idea, pero imaginad la situación: arranco con un “polo” en la mano izquierda, llego al primer semáforo, acaricio el freno delantero… y algo que no volvió a hacer jamás, clavar la rueda, me lanzó al suelo sin esperarlo. Ahí estaba yo tirado con una cara de gilipollas increíble, delante de la puerta de una escuela de Formación Profesional (cuando entonces terminabas EGB a los trece, o ibas al instituto a estudiar BUP, o hacías FP… o a trabajar…), donde unos granosos quinceañeros se meaban al verme.


Después de otra limpieza de las heridas anteriores y nuevas, y de mangarle los pantalones militares “pijines” a mi hermano –yo sólo tenía dos-, otra vez a la calle a “patrullar”. Unos servicios más y a casa a comer. Apenas había terminado, una llamada telefónica del trabajo (recordad que entonces llamabas a las casas, no a las personas) y me encargan una recogida cerca de donde vivo.


Nada, como conozco el sitio perfectamente (era detrás del instituto donde había estado acudiendo hasta el año anterior) voy para allá hecho un cohete. La zona me gustaba un montón, porque era un sitio donde las fábricas estaban ganando terreno a los campos de cultivo, y rodabas por desiertas calles de polígono y estrechos atajos de tierra entre bancales…. Vamos, que inventé yo el SuperMotard. Claro, ya sabéis que la confianza da asco y bla bla bla… y una curva “de las guapas” que se suponía de buen agarre, me la encontré con un montón de tierra de los camiones de obras de al lado… se cruza, se cruza, se cruza… y en una nube de polvo acabo en la puerta de una fábrica donde los trabajadores estaban zampando el bocata de la comida. Claro, unos se arrimaban preocupándose por mi (no entendían de donde salían tantas heridas), pero otros directamente se descojonaban de la situación sin esconderse. Total, que me tragué mi orgullo y salí de ahí como si me quisieran besar… con polvo por todos lados y los pantalones de mi hermano hechos unos zorros.


Todo ello sin casco, por supuesto… en aquella época éramos tan tontos que el llevarlo en un ciclomotor lo consideramos ridículo. Unos meses después, ya con la Vespa, me fui de cabeza contra un SEAT 127… la suerte que tuve es que pegué contra el paragolpes metálico, pero adornado con una goma blanda que me salvó de abrirme el coco. Desde entonces comencé a hacer algo habitual el usar casco, hasta que por culpa de un reguero de gas-oil acabé dentro de una acequia… y con una grieta de medio dedo en la zona de la nuca, justo donde pongo “Miguel”. Si no lo hubiese llevado, hoy no leerías esto… lección aprendida.

Tú lo gastas ¿verdad?




5- La moto que tenía más kms. empujando que en marcha... 




2 comentarios:

mianca dijo...

Lo tuyo es de cine, vamos para hacer una peli de las que solemos decir, ¡si hombre, se va a caer tantas veces! aunque pienso que quizás te gustaba besar el suelo mas de la cuenta, con lo fácil que es imitar al Juan Pablo II o al presidente Ruso, ellos lo hicieron en parado sin complicaciones.
Por cierto, vaya pinta con el Vespino, parece rodado en Roma para las típicas películas de Jaimito y la profesora años 70...

MiguelXR33 dijo...

Je, je, la juventud es lo que tiene... mucha prisa y poco talento...

Por cierto, el lugar de la foto la conocen muchos de Valencia capital... eso del fondo es la puerta ¡del cementerio!. Antes de que reestructuraran toda la zona, era la curva de entrada de una avenida que iba a la Cruz Cubierta... hoy en día está cortada y remodelada.

Y si te parece curiosa, eso porque no he incluido las otras fotos que nos hicimos mi hermano y yo ese día (las primeras fotos del Vespino)... teníais que ver a Ròbert tumbando rodilla al suelo... patético, como todas las fotos en que intentas quedar "guapi"...

M.

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.