Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Para mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.
Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, David Morales, Pedro Hedo y José Luis Cuevas, por su aportación.

13 febrero 2011

Sueños de adolescente: Yamaha SRX-6

Ponte en situación: nací en 1967, por lo que cuando compré mi primera revista de motos en 1981 yo tenía catorce años. Cuando compré mi primera moto “de verdad”, una Suzuki GS 500 E (después de un Vespino y una Vespa), ya tenía veintidós. Y durante esos años hubieron una serie de motos que por un motivo u otro marcaron mis sueños de adolescente, unos realizables, otros totalmente inalcanzables. Y esta es una de ellas:


YAMAHA SRX-6 (Realizable)


Si has leído los anteriores envíos, te estarás dando cuenta que mis gustos a nivel de motocicletas, y más en mi adolescencia, nunca han seguido "lo normal". Con ello estaba claro que si en aquellos mediados de los 80 en España, con la apertura del mercado después del proteccionismo, todos se tiraron a motos de carretera japonesas de cuatro cilindros, a mí me tenía que gustar esta.



La SRX-6, junto con la RD 350 LC, fueron las motos de asfalto más raras que Yamaha trajo a España, cuando todavía tenían cupos de entrada controlada. La SRX era una moto de carretera estrechita, pequeña, con estética mezcla de lo que se llevaba en aquellos tiempos (chasis de tubo rectangular, llantas, frenos...)  con pinceladas más antiguas (dos amortiguadores, asiento cosido, relojes "con añadidos"...). 


Pero lo que más llamaba la atención, sin duda, era su motor. Un monocilíndrico de 600cc de procedencia XT, con el añadido de que ¡se arrancaba a palanca! Todavía recuerdo que memoricé el Solo Moto 30 en que explicaban como hacerlo y que, meses después, puse en práctica dos calles más allá de mi casa, cuando arranqué una que había agotado a su propietario.


Recordando lo bien que lo pasé con mi Suzuki GS 500 E, seguro que ésta me hubiera hecho muy feliz. Pero quedó en otro sueño...




Otros sueños:




5 comentarios:

Anónimo dijo...

Todavía disfruto de una de ellas, es una pasada...

jordi vidal dijo...

Acabo de restaurar una. Dos años y mil vueltas costo, Como tu ya k naci el mismo año tenia que ser si o si. Tambien tengo en mitad de proceso una rd 31k.....si quieres puedes

MiguelXR33 dijo...

Joer Jordi, pues ya sabes ¡¡¡fotos fotos y más fotos!!! Si tienes material podemos hacer un reportaje chulo...

guzman dijo...

Puedes dar la explicación de cómo es la forma más fácil y correcta de arrancarla a patada?
Un saludo

MiguelXR33 dijo...

Hola Guzmán, saludos.

El tema de cómo arrancar bien un monocilíndrico de 4T lo comenté en uno de mis "A de Plata". El enlace al final de la frase, pero como igual no se ve bien, aquí lo tienes:

https://www.voromv.com/2013/12/con-el-de-plata-en-el-bolsillo-39-el.html

También decir que ahí recogí parte de mi experiencia y, también, la explicación que hizo José Codina en el Solo Moto 30 nº 43 de 1986, cuando probó la SRX-6. Espero que te valga.

M.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MAS LEÍDOS EN EL ÚLTIMO MES: