Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, por su aportación

10 agosto 2010

ENDURANCE (Una historia de Resistencia). 2 de 4: Comienza el relevo.


(Novela)  ENDURANCE (Una historia de Resistencia) 


2 de 4. Comienza el relevo.
 Despierto de mis oscuros pensamientos cuando veo llegar “el taxi”, mote cariñoso con que bautizamos a nuestra moto, blanquísima de patrocinadores, y a la que le hemos puesto una bombilla verde a la altura del manillar para distinguirla del resto por la noche. De pronto, soy consciente de lo seca que tengo la boca y de lo blandas que tengo las piernas.
 Toño llega con la visera levantada y baja de un salto, demostrando que ser profesor de aerobic le mantiene en perfecta forma. Se pone a mi lado, mientras Paco y Jorge comienzan a desmontar las ruedas -saldré con pastillas y neumáticos nuevos- y comienza a gritarme las novedades: -”Controla el embrague, si lo fuerzas mucho en la salida se queda muy holgado. El freno trasero me ha bajado un par de veces. En la chicane entra un poco por arriba, que acaban de echar sepiolita y no lo han barrido todo. A la última de izquierdas le está afectando la humedad de la noche y resbala más de lo normal. ¡A darle al gas!”.- Lo que me faltaba para relajar los nervios.

 Todo listo, subo, primera y gas, con cuidado con el embrague. Empiezo a acelerar con precaución por la línea y de repente sale una moto de su box directamente contra mí. Mientras lo esquivo de milagro pienso en algunos de los familiares del que le ha dado salida.

 Venga, concentración. Entro en la pista con cautela, pero no demasiada, no sea que me torpedeen por detrás. Los neumáticos nuevos hacen que la moto caiga sola en las curvas, aunque resbalan un pelo, les hace falta rodar. Dos me pasan por debajo del sobaco, creo que no les he molestado. Al llegar a la chicane he pisado la sepiolita como si no supiera que estaba allí. La moto ni se ha inmutado, un problema menos. La última de izquierdas sí resbala, la moto se cruza un poco pero de forma controlable, lo que me ha dado una descarga de adrenalina y me ha avivado el ánimo.
 Ahora, toca dar gas en serio.

 La iluminación del circuito me enseña que no voy a tener, por suerte, graves problemas de visión. Puedo por lo menos intuir con tranquilidad la llegada para las frenadas. Lo demás es confiar en el conocimiento de “mi” circuito (¿Cuántas miles de vueltas le habré dado desde hace…?) y ponerle “un par”.



1 comentario:

voromv dijo...

Ya vencidos los nervios del primer momento.......

¿Que ocurrirá durante ese relevo? Que intriga.


(enviado el 13 de agosto de 2010 a las 18:49h)

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.