15 mayo 2018

Yamaha WR 450 "Dakar 81" por Iron Cobras: esencia del pasado en una moto moderna

Las Yamaha WR 450 F, desde las primeras de chasis de acero a las siguientes de aluminio o la actual de culata invertida, siempre han sido unas motos muy apreciadas por los "endureros de fin de semana" por su polivalencia y facilidad de conducción. Sí, otras marcas ofrecen modelos más pro, pero sin duda, cuando quieres una moto buena "para el 80% de los motoristas" hay que contar con las WR.


Pero hoy os propongo que, una vez presentada nuestra "protagonista base" miremos al pasado, en concreto a los primeros años 80, cuando comenzó esa maravillosa locura que fue el París-Dakar original. Allí, la "abuela" de la actual WR 450, la TT 500 (versión más todoterrenera de la XT), se mostró ideal para no sólo afrontar el ya entonces rally más duro del mundo, sino además poder ganarlo. Míticas son aquellas imágenes del desierto del Teneré atravesado por humildes pero valerosas XT y TT 500 equipadas con un gran depósito (que no bajaba para permitir que el motor se refrigerase), corto pero mullido asiento y portabultos para poder cargar kilos de herramienta, equipo y recambio.

Ahora regresemos al presente. Evan Scott, dueño de Iron Cobras (Long Beach, California, EE.UU., especialistas en preparaciones y en lineas de escapes), fue contactado por Answer Racing (otra empresa californiana, dedicada a prendas motoristas off-road) para que creara una motocicleta muy especial: una actual Yamaha WR 450 F 2017 que imitara la estética de aquellas TT/XT 500 del Dakar. Por supuesto aceptó el reto encantado... y creó esta belleza:



Lo primero fue centrarse en el depósito. Como podéis ver imita con bastante exactitud aquellos alargados tanques de los 80. Fue realizado totalmente a mano en aluminio. Lleva dentro el sistema de inyección electrónica y el tapón es
de los de "carga rápida" típicos en resistencia. Detrás un corto, alto y cómodo asiento tapizado en negro sigue la linea "classic Dakar". El faro delantero original de la XT no le gustó a Scott por su pequeño diámetro, así que instaló un Hella led de 7" y lo cubrió con un portanúmeros realizado por él en aluminio de neta inspiración BMW oficial del Dakar. El guardabarros delantero es de la gama clásica de Acerbis, lo mismo que los paramanos. El guardabarros trasero es artesanal, de aluminio, y equipa una luz Maier. 



Pero con todo esto no acaban los toques clásicos: Las llantas Takasago Gold Exel (equipadas con neumáticos Dunlop D606 y mousse Nitro) se eligieron en dorado para darle un toque más logrado combinado con el blanco. El escape es propio de Iron Cobras, una de sus especialidades, realizado en acero inoxidable y rematado por un silencioso Cone Engineering. La parrilla de tubo de acero también fue hecha a mano para esta moto. El toque moderno (aparte del faro... y de la base) son dos relojes Ico Rally Max y Rally Max G con soportes específicos. Decir que el depósito fue pintado a mano, incluido pegatinas y que el número "81" es en recuerdo, lógicamente, de aquel Dakar auténtico.



La verdad, una moto MUY bonita y que, pese a ser realizada para exhibirla en una feria, no dudaron en mancharla bien antes de ello. Supongo que la posición de conducción será menos práctica con tanto depósito y tan poco y retrasado asiento pero... ¿a que tú también la llenarías de barro y arena muy a gusto? Yo ya te digo que sí.





Fuente: BikeExif

Fuente de inspiración de la moto...
... y de la máscara de faro




Todos mis envíos largos:  LOS ESPECIALES DE MIGUELXR33

2 comentarios:

Gabriel MC dijo...

¡¡¡¡¡Joder que bonita!!!!!

Anónimo dijo...

La moto perfecta para lo que yo hago, un mucho de ruta por pistas y poca trialera y zonas de primera. Lo que creo es que el deposito va muy expuesto.

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.