18 marzo 2018

Dorna y MotoGP: comienza el ¿decisivo? cuarto quinquenio (historia de la evolución de la categoría) -parte 3 de 3-

Empieza la temporada 2018 de MotoGP. La que va a dejar claro si la apuesta que lleva años buscando Dorna funciona... o nos llevará a la oscuridad en el campeonato de las motos más rápidas del mundo.


Parte 3 de 3
2018-2022. El cuarto quinquenio de la estabilidad... ¿y de los equipos privados poderosos?
Los pilotos han pasado a tener más protagonismo
que las marcas... o eso es lo que Dorna quiere
Así que este fin de semana comienza el que debería ser el periodo más estable de los últimos quince años. Todo motos de cuatro tiempos, cuatro cilindros e igualdad de diámetro de pistones; hardware y software único; un único suministrador de neumáticos (que además acaba de anunciar que congelará las especificaciones de su producto por lo que no habrán cambios -sobre todo de estructura- durante la temporada); menos poder de las marcas, que parece que han aceptado que más que un laboratorio técnico MotoGP ahora es una gran empresa de marketing; más protagonismo a los pilotos, que deberán demostrar su valía corriendo con motos cercanas a las de sus rivales; y unos equipos privados que, de pronto, han ganado en protagonismo... y en poder.

Hasta hace apenas un par de temporadas los equipos privados debían buscarse la vida, encontrar patrocinadores y, con ese dinero, conseguir el mejor material disponible, cosa que no ha sido nada fácil. Como dependían de las fábricas, éstas realizaban un lobby no reconocido a los privados: dame mucho dinero por el que te daré material poco competitivo. Y si no te gusta... te quedas sin nada, porque nadie te va a dar nada mejor.
Pero ahora es distinto. El material es pagado por Dorna, con lo cual el equipo privado puede invertir el dinero de los patrocinadores en pilotos. Y esos pilotos pueden hacerlo bien porque tienen material para ello. Y hacerlo bien
representa que la marca con la que corre puede recabar más información, hoy en día básico debido a la igualdad mecánica: hay que rascar en lo más mínimo para conseguir la más diminuta ventaja. Y eso sólo se logra con información, mucha información, de pilotos rápidos, cuantos más mejor.


El año que viene más de un equipo privado podrá atraer
 a buenos pilotos al poder acceder a material 100% Factory
Así que ahora los equipos privados han pasado de ser unos simple suministradores de dinero para las fábricas a ser suministradores de información y de pronto son vitales. Y eso ya se ha comenzado a ver: Tech3 dejará a final de 2018 Yamaha, una fábrica que realmente nunca ha hecho nada más de darles material antiguo (recuerdo que cuando corrieron Dovizioso y Crutchlow con ellos transcendió que se tenían que pagar de su bolsillo las mejoras) para pasarse a KTM, una marca muy necesitada de información con la que acelerar la evolución de sus motos, y que está dispuesta a darles material idéntico al del equipo oficial para ello. Honda ya lleva un par de temporadas usando a Crutchlow como tercer piloto oficial, lo mismo que Ducati con Petrucci, ambos en equipos privados. Pero es que Suzuki parece ser que también quiere acelerar el desarrollo de sus motos y se plantea el suministrar material top a un equipo privado, posiblemente MarcVDS. Yamaha está viendo que pueden perder el tren de la información, así que evalúa según lo que se dice tanto a Avintia como al Ángel Nieto Team... aunque yo tengo la intuición que el año que viene el ex-equipo Aspar se llamará VR46 y contará con el adorado Valentino dando imagen con esas Yamaha en el box.


¿De verdad va a ser éste el quinquenio feliz?
Eso es lo que espera Dorna. Y tengo claro que ellos saben perfectamente lo que hacen. Pero como hemos comentado varias veces en el podcast Voro y yo... pues no lo vemos tan claro. Yo no puedo entender el sistema de Dorna para conseguir dinero. Porque sí, en España (y en otros países como Italia, Reino Unido o Francia, por ejemplo) habían grandes audiencias y millones de aficionados viendo las carreras en la televisión. Pero eso fue cuando eran en abierto, cuando los bares, cuando las casas, ponían las carreras y cualquiera se sentaba a verlas. Millones de espectadores viendo la publicidad que llevaban las motos y pilotos, los carteles en los bordes de la pista. 
Pero los derechos de TV se vendieron aquí y allí a plataformas de pago. Ya no habían carreras en la tele del bar, ya no podías verlas en tu casa, o en casa de un familiar o amigo, ya no lo podías ver si no era pagando. Y, como se ha demostrado, muy pocos, poquísimos, han decidido pagar para ver. En apenas dos años la gente aficionadilla, esa que hoy entiende de tenis, mañana de ciclismo y pasado de natación, esa que eran millones, ha olvidado completamente MotoGP. Y casi peor, los que sí eran aficionados de raza, los que no les importaba levantarse a las tantas a ver las carreras, los que compraban revistas para estar a la última, los que lucían los colores de sus pilotos favoritos en cascos, ropa y moto... también han menguado de una forma triste pero constante. 


¿Cuanto tiempo más invertirá Movistar en un deporte
que, sencillamente, no tiene el retorno esperado?
Así que, según mi opinión ¿qué va a pasar en otro par de años o tres? ¿En serio Movistar va a volver a pagar una fortuna por un deporte que, seamos realistas, no atrae a tanta gente como para justificar el gasto? Sí, en caso de tener que recortar costos Movistar podría eliminar sus comentaristas a pie de pista para aplicar la fórmula que usa TeleDeporte con W-SBK, un estudio, un presentador, dos o tres invitados y a comentar lo que vemos en la señal del realizador de Dorna. Pero eso haría que todavía interesara menos el "paquete MotoGP". 
Que bellos aquellos tiempos en los que
en cualquier casa podías ver el Mundial...
Este 2018 ya se ve a las claras: en un sólo año Vodafone se ha dado cuenta que el dispendio de compartir señal con Movistar no atraía clientes para justificarlo. Pero es que ni siquiera una fórmula "al estilo Netflix" donde sólo contratas lo que quieres ver como es OpenSport ha querido continuar viendo "el éxito de audiencia" de 2017. Y eso con Márquez, Viñales, Lorenzo, Pedrosa y los Espargaró subidos en motos oficiales de todas las marcas que había en parrilla. Y con Márquez ganando. Y con Rossi delante. Y con seis marcas distintas. Nada. MotoGP no se ha visto. Pagando no. Y no va a cambiar sino a peor. Así que cuando toque renovar contrato ¿volverá a soltar una fortuna Movistar por un deporte ínfimo en audiencia? ¿habrá algún otro operador que quiera asumir el dispendio? Y cuando los canales de pago de forma mayoritaria abandonen las retransmisiones ¿con qué dinero va a pagar Dorna el negociado que ha montado y que sobrevive de esas subvenciones? Porque los patrocinadores tampoco querrán soltar dinero en un deporte que no se ve...


"Un empujoncito" de Dorna y ya tenemos un piloto
malayo en MotoGP: Hafizh Syahrin
Sí, Voro dice que está Asia como mercado emergente, que Rusia todavía no ha entrado "en la fiesta" (algunos dicen que Dorna ha vetado la entrada de dinero ruso... por si acaso). Pero tengo claro que a Europa la van a perder sí o sí. Y entonces MotoGP será otra cosa. Dorna tendrá que colocar pilotos asiáticos, como ya ha hecho con Hafizh Syahrin, "el pescao" (que no digo que no se lo merezca visto los tiempos que ha hecho en la pretemporada... pero su nacionalidad seguro que ha pesado más que su velocidad). Entrarán marcas desconocidas venidas de, no sé, la India o Taiwan o China. Y lo que nosotros conocimos como "el Mundial de Velocidad" definitivamente dejará de ser eso para convertirse en... otra cosa. 

Ese es el futuro que le veo. Sólo tengo la ligerísima esperanza de que ninguna plataforma de TV de pago quiera hacerse cargo ni en España ni en Europa y que, con ello, aplicando la ley de la oferta y la demanda Dorna bajara precios para hacerlo accesible a las TV en abierto... y ellos coger algo más que "cero euros". O igual no importa, igual a Dorna le da igual perder el mercado europeo porque sabe que el negocio atrae en otros sitios. Así que, amigo lector, en dos, o tres, o cuatro años veremos si Dorna ha acertado absolutamente o no, si yo me equivoqué en algo, en todo o en nada. Pero mientras, mi dinero no irá a ellos. Bastante con que ahora mismo les hago publicidad gratis... porque es el deporte que me enamoró hace más de cuarenta años. Llámalo nostalgia.


MotoGP ha dejado de ser un deporte enfocado al aficionado, para
acabar siendo un simple negocio... donde sólo interesa el dinero

Muchos de los datos obtenidos de este magnífico artículo de MotoMatter



Continua aquí : MotoGP 2018. Catar, primer batacazo de espectadores en la nueva "fórmula Dorna" (opiniones de un simple aficionado)




Todos mis envíos largos:  LOS ESPECIALES DE MIGUELXR33

1 comentario:

FRANCISCO RAMIREZ dijo...

El deporte profesional va donde esta el dinero, es así, y no creo que en Dorna sean estúpidos.
El problema es que, Europa pierde peso en ese sentido, y creo que tendremos q irnos acostumbrando.

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.