04 febrero 2017

Motos feas... ¡¡¡motos MUY feas!!! 5- BMW F 650 CS Scarver


Como se suele decir, el gusto es como el culete, cada uno tiene el suyo. Está claro que algunos tienen un sentido de la estética muy refinado... y otros nada de nada. Por eso algunos "no rodarían con esa moto ni pagándoles" y otros no dudan en "decorar" la suya con los objetos y colores más horrendos. El crimen es cuando ese atropello al buen gusto no lo hace un aficionado contra su moto, sino que es la propia marca la que lo lleva a cabo, y más si es una empresa con una reputación contrastada de elegancia en sus productos.

Así que voy a hablaros durante unos capítulos sobre motos de los ochenta para acá -lo que yo más conozco- consideradas en su momento como un auténtico horror. No voy a poner las que se unieron a lo de moda en ese tiempo por formas y/o colores y hoy se ven totalmente demodé (todavía me duelen los ojos de algunas motos de pinturas "ácidas" de los 90, sobre todo Suzukis), sino las "matriculables" (no preparaciones, prototipos o concepts) que nada más presentarse en los salones ya se llevaron el premio limón a lo menos agraciado. Como, por ejemplo, ésta: 


5- BMW F 650 CS Scarver
Apenas estamos por el capítulo 5 y ya tenemos otra BMW. Además tiene un ligero aire al anterior envío, la Bimota DB-3 Mantra, porque el mismo Sacha Lakic comentó "sonreí cuando BMW unos años más tarde lanzó la F650 Scarver, cuya parte delantera había sido claramente inspirada en la Mantra". Y en parte no se equivoca.

Corría el año 2002 cuando BMW anuncia la continuidad de la gama monocilíndrica "F". Hasta entonces habían fabricado las Funduro en colaboración con Rotax (motor) y Aprilia (fabricación y montaje), pero los alemanes decidieron prescindir de los italianos y encargarse ellos de la producción. Con esta idea decidieron sacar tres modelos con la misma base; las F 650 GS (trail-asfalto con llanta delantera de 19"), F 650 GS Dakar (con suspensiones más largas y llanta delantera de 21") y la F 650 CS Scarver.



Mientras las GS exhibieron una estética elegante, apartada de las motos off-road pero aun así dinámica, BMW con la Scarver pretendió acercarse a un público dinámico, juvenil. De hecho, las siglas CS venían de "City Sport" (deportiva de ciudad) y Scarver unía los términos S (Sport) y Carver (concepto de "hacer surf por asfalto"). Construyeron una moto totalmente de asfalto con motor monocilíndrico de 652cc y 50cv, chasis de acero, llantas y neumáticos de carretera (110/70-17 y 160/60-17), suspensiones normales (120-125mm) y en general corta de ejes y
compacta, para hacerla fácil y ágil tanto en ciudad como en carretera.


Como compartía base con las GS, el depósito de 15 litros estaba bajo el asiento, así que el espacio delantero en vez de cubrirse como falso depósito, se hizo un hueco multifuncional, con dos asas a ambos lados. Con ello tenías un sitio donde poder colocar las distintas opciones que BMW vendía como opción: una bolsa blanda, un baúl rígido, un pulpo-malla con llave para poder sujetar con seguridad un casco e incluso un equipo de radio. Además la marca estrenaba el uso de una correa dentada como transmisión secundaria de mínimo mantenimiento y un basculante monobrazo le acompañaba. Paraa acabar de hacerla mas golosa el catálogo de opciones era muy amplio con ABS, puños calefactables, pantallas, maletas blandas... 



El problema, claro, fue la estética. y también la gama de colores. El frontal ya lo podéis ver, un doble faro "proyectado hacia adelante" rodeado de un bisel (como en la Mantra... ¿recuerdas?). Encima una pantalla que se antoja breve. El colín acababa de forma brusca en el mismo borde del asiento del pasajero, pero luego sobresalía de él un portabultos de generosas dimensiones. Algunas piezas de la carrocería eran traslúcidas. El hueco en el falso depósito se veía extraño. El escape, que incluía catalizador, se veía grande y raro con su forma biselada final. Y encima la gama de colores: azul metalizado, naranja dorado metalizado y azul beluga... y el asiento (y detalle lateral) azul marino o sepia.




Yo recuerdo cuando vi la primera: ¡¡que pena!! pensé. En aquellos años las SuperMotard de calle comenzaban a estar de moda y una con aspecto "no de carreras" como era normal en BMW se hubiera vendido bastante. Además la moto iba MUY BIEN, cómoda, ágil, divertida, fácil de conducir, de bajo mantenimiento... vamos, que con una estética basada en las -muy bien aceptadas por el mercado que las convirtió en líderes de venta- GS u otra menos arriesgada seguro que la Scarver se hubiera vendido como merecía por economía, facilidad y practicidad. Pero prefirieron arriesgar y buscar un público joven... que no respondió.


Sigue aquí: 

6- Münch Mammoth 1200








Todos mis envíos largos:  LOS ESPECIALES DE MIGUELXR33

1 comentario:

Trasto_O dijo...

Pues es una pena, siempre me ha gustado este modelo, tanto, que he mirado alguna de ocasión, cierto que el hueco entre el pilotoy el manillar es raro, pero alguna solución le encontraria. No me parece guapa , pero si tiene su puntillo, como pasa a veces con las personas. La veo un muy buen concepto, al que puliéndole los detalles, seria una muy buena moto hoy en dia

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.