07 febrero 2017

Motos feas... ¡¡¡motos MUY feas!!! 6- Münch Mammoth 1200


Como se suele decir, el gusto es como el culete, cada uno tiene el suyo. Está claro que algunos tienen un sentido de la estética muy refinado... y otros nada de nada. Por eso algunos "no rodarían con esa moto ni pagándoles" y otros no dudan en "decorar" la suya con los objetos y colores más horrendos. El crimen es cuando ese atropello al buen gusto no lo hace un aficionado contra su moto, sino que es la propia marca la que lo lleva a cabo, y más si es una empresa con una reputación contrastada de elegancia en sus productos.

Así que voy a hablaros durante unos capítulos sobre motos de los ochenta para acá -lo que yo más conozco- consideradas en su momento como un auténtico horror. No voy a poner las que se unieron a lo de moda en ese tiempo por formas y/o colores y hoy se ven totalmente demodé (todavía me duelen los ojos de algunas motos de pinturas "ácidas" de los 90, sobre todo Suzukis), sino las "matriculables" (no preparaciones, prototipos o concepts) que nada más presentarse en los salones ya se llevaron el premio limón a lo menos agraciado. Como, por ejemplo, ésta: 


6- Münch Mammoth 1200
Friedel Münch y su Mammoth TTS 1200


La primera Münch TTS 1200 de 1968
La colosal Mammoth fue un proyecto de Friedel Münch. Este había comprado la fábrica Horex (que retornó con la VR-6) y en ella realizó esta masiva motocicleta, buscando hacer una supermoto que frenara el avance japonés. Así en 1968 salió esta Münch 1200 TTS que pronto recibió el mote Mammoth. Utilizó un motor de un NSU Prinz, que cubicaba 1.177cc y de serie rendía 65cv. Para la Mammoth Münch preparó el motor con más compresión (de 9,5 a 10'5), conductos pulidos, diferente árbol de levas y dos carburadores Webber, además del escape cuatro-en-cuatro, con lo que aumentó el rendimiento a 88cv a 6500rpm, llegando a los 100cv a 7500rpm en una posterior adopción de inyección, la TTS 1200E de 1973. Todavía más, si el comprador no lo consideraba suficiente (recordar, hablamos de 1968... frenos de tambor, neumáticos diagonales estrechos con cámara, amortiguadores de emulsión...) el motor se podía subir hasta 1300 e incluso 1400cc. Lo peor de la moto era la caja de cambios de cuatro marchas, que venía de la ya entonces vetusta Horex Imperator.


Münch TTS-1200 E con inyección de combustible


La última TTS 1200, con frenos de disco delanteros
La moto desde luego pequeña no era. El motor tenía un gran volumen, el depósito -altísimo- era de 21 litros y la moto pesaba nada menos que 278kg. La manejabilidad en las primeras series era bastante justa, pero mejoró en sucesivas evoluciones y en la adopción de suspensiones de calidad: Cerani o Rickman delante, y Koni detrás. El espectacular freno de tambor de 12" delantero era de fabricación propia (la especialidad de Münch antes de hacer la TTS) y daba un gran rendimiento. Otra de sus particularidades era la transmisión secundaria por cadena cubierta: al no existir entonces las sinterizadas carenaron todo el conjunto y añadieron un baño de aceite... así aguantaban un poco el enorme empuje que la llevaba a unos entonces inalcanzables 220km/h.



Una moto original... y muy minoritaria. En parte por su inmenso tamaño. En parte por su alto precio. Pero sobre todo por un aspecto colosal, exagerado, con depósito inmenso, con el colín desproporcionado, la cadena carrozada, el doble faro automovilístico y, sobre todo, por un motor que en realidad no se diseñó para ser visto. Una moto fea... y que con los años no dejó de serlo, como podéis leer aquí, en sus variantes Horex 1400 Ti, Titan 1800 TTS o las todavía más exageradas Titan 2000:


Titan 2000 de Friedel Münch. Exageración barroca


Sigue aquí: 

7- OSSA Urbe 250






Todos mis envíos largos:  LOS ESPECIALES DE MIGUELXR33

No hay comentarios:

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.