Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Para mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.
Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, David Morales, Pedro Hedo y José Luis Cuevas, por su aportación.

12 noviembre 2021

Novedades 2022. Crighton CR 700 W: 220 cv, 129'5 kg... el sueño de Brian hecho realidad (aunque sólo para circuito)

Cuando hice el especial "Los muchos motores moto" por supuesto tuve que escribir sobre el propulsor Wankel o rotativo. Y, también por supuesto, tuve que hablar del británico Brian Crighton, uno de los poquísimos maestros en este tipo de motores, que en sus 73 años ha vivido la experimentación a escondidas, bancos de pruebas sobrepasados, la fábula de David contra Goliat, vencer en la Isla de Man, la quiebra, MotoGP, el engaño, el cierre, un museo, una apuesta, un empeño, un robo... y mucho más. 

Con la sustracción en 2017 de todo el material que tenía para hacer diez prototipos acabé aquel artículo, pero para mi alegría, Brian Crighton no se rindió. Volvió sobre sus pasos y en breve nos ofrecerá veinticinco unidades para circuito de la última evolución de su sueño, la Crighton CR 700 W, que con apenas 700 cc otorga 220 cv, un poderoso par de 142 Nm y todo con un peso de ¡129'5 kg!



Motor: evolución continua
La Crighton CR 700 W no viene de un papel en blanco, pues es la larga evolución de las ideas de Brian adquiridas en Norton desde 1988, luego en sus pasos independientes de Roton, en el sueño de llevar a las extintas Norton a una nueva vida o sus últimas ideas para un propulsor totalmente nuevo, con más cilindrada, que debutó en la CR 700 P de 2013 y del que ahora llega su última versión.




El original Wankel es de diseño propio, un birrotor de 690 cc que genera 220 cv a 10.500 rpm y un contundente par motor de 142 Nm. Lo mejor es que anuncian que no está nada apretado, por lo que hablan de un mantenimiento de prestaciones y durabilidad muy alta, toda una temporada sin hacer motor. Para ello Crighton ha desarrollado un sistema de sellado de las puntas del rotor (donde más padecen los motores rotativos) con cerámica de nitruro de silicona en dos piezas de ultra-baja fricción. En la refrigeración líquida volvemos a ver otra de las ideas de Crighton: utiliza una bomba eléctrica controlada por la centralita, que regula en todo momento el caudal. Con ello prescinde de termostato y de cinta que tape el radiador en días fríos. El escape es de nuevo diseño, ahora saliendo por el colín.

Para que os hagáis una idea de lo que supone este motor, necesitaríamos un cuatro cilindros de 4T y el doble mínimo de cilindrada para obtener unas prestaciones similares, pero con mucho más tamaño (el motor de la CR 700 W apenas mide 34 cm de largo por 24 de alto) y, sobre todo, mucho más peso, pues el motor Crighton apenas pesa 43 kg, mientras un muy moderno motor Ducati Panigale V4 se va a los 64 kg. También si hablamos de relación CV/cilindrada, un motor MotoGP de 1000 cc está en unos 280 cv/litro, mientras el CR 700 W se acerca a los 320 cv/litro.

Este CR 700 W será fabricado por el especialista en motores Wankel aeronáuticos Rotron Power Ltd. y no pasa ninguna normativa anticontaminación, pues está destinado a su uso únicamente en circuito. El cambio de seis velocidades, extraible, y el embrague anti-rebote ajustable, son del especialista Nova Transmisions.



Parte ciclo: la última interpretación de aquel chasis Norton NRV
En la parte ciclo tenemos un chasis que evoluciona del visto en 2009 cuando Crighton creó las Norton NRV 588, la interpretación final de lo que debían haber sido las Norton de competición si la marca no hubiera quebrado una década antes. Está fabricado por el especialista Spodon y tiene un diseño de lo más clásico: dos vigas de aluminio muy rectas en los laterales forman el entramado principal, con unas puntas fresadas a partir de bloques para sujetar el eje del basculante. Todo el conjunto está bellamente pulido.


También clásico es el basculante, formado de nuevo por dos gruesas vigas de aluminio pulido, sin estructuras de refuerzo. Además volvemos a ver el único amortiguador situado en un lateral y atacando directamente, sin bieletas. Crighton sigue opinando que los buenos resultados de sus anteriores prototipos en competición confirman que no hacen falta reenvíos progresivos, además que la disposición lateral hace que el amortiguador se refrigere mejor. Las suspensiones, a gusto del cliente, pueden ser Bitubo u Ölhins, mientras que los frenos son Brembo de competición y las llantas Dymag en fibra de carbono. El carenado deriva del diseñado por Harris Performance para la Norton NRV, con sus tomas de refrigeración frontales y un ventilador interno para controlar el flujo de aire que entra y sale de la moto.



Un lujo para pudientes... tanto en dinero como en nivel de pilotaje
Como podéis imaginar, estas 25 unidades de la Crighton CR 700 W, totalmente artesanales excepto por los componentes periféricos, no van a salir nada baratas a los que pretendan disfrutar de una: 85.000 libras, unos 100.000 euros al cambio. Eso sí, se llevarán una motocicleta que tiene unas cifras de peso y potencia superiores a una de las antiguas 500 GP (220 cv y 129 kg, contra 210 cv y 135 kg) y, si miramos la relación peso/potencia, se acerca a una MotoGP de 270 cv y 156 kg: 1'68 cv/kg la Crighton, 1'78 cv/kg las mejores MotoGP... y apenas 1'50 cv/kg las W-SBK más punteras. Un juguete para el disfrute de los pocos que puedan pagarlo... y domarla. Espero que el señor Brian Crighton no acabe aquí ¡a saber dónde llegará su próxima evolución!






Dedicado a mi hijo Rubén, enamorado de los motores Wankel. ✌





3 comentarios:

Pedro Guzmán dijo...

Acabo de ver el vídeo, llevaba los auriculares y he alucinado con su sonido cercano al dos tiempos ¡¡¡Se te ponen los pelos de punta!!!

Anónimo dijo...

De punta no, ¡¡como escarpias!! Me ha venido a la mente aquellas maravillosas 500. Que tiempos.

Manchi dijo...

Da gusto ver como todavía queda algún soñador en este cada vez mas normalizado mundo del motociclismo. El trabajo y la dedicación que lleva esta moto tienen que ser dignos de escribir un libro y seguro que hay miles de historias interesantes y anécdotas durante el desarrollo de esta moto y durante la vida del Sr. Crighton.
Es una pena que todo el saber de estos gurús y artesanos de la mecánica este perdiéndose, o al menos es la impresión que me da.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MAS LEÍDOS EN EL ÚLTIMO MES: