Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Para mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.
Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, David Morales, Pedro Hedo y José Luis Cuevas, por su aportación.

11 noviembre 2020

Motos nonatas. 9- Bultaco Pursang Mk 15 (1979)


En la historia del motociclismo han existido (y existirán) muchas motos que, por un motivo u otro, no llegaron a salir a producción. Unas por diseñarse en el momento equivocado, otras por no aceptarse como económicamente viables, incluso ser el último intento de alguna marca para lograr sobrevivir. Pero que no llegaran a venderse no quiere decir que en muchos de los casos no fueran proyectos que ilusionaron a centenares, miles de aficionados, que soñaron poseerlas. Aquí algunas de ellas:

9- Bultaco Pursang Mk 15 (1979)

El proyecto Mk15 de Bultaco creó una gran expectación, el sueño de que la recuperación de la marca del dedo rampante llegara a buen puerto. Se quiso luchar de tú a tú con lo mas granado del cross europeo y japonés... pero no se llegó a tiempo.

En la segunda mitad de la década de los setenta, la industria española de la motocicleta estaba en un proceso de caída sin visos de tener mas fin que el cierre. Ya en 1973 la Crisis del Petroleo golpeó fuertemente a las fábricas nacionales, que basaban su producción en sedientos motores de dos tiempos, sobre todo en sus ventas en Estados Unidos, aunque Bultaco logró aguantar gracias a los buenos resultados de Jim Pomeroy en el Campeonato del Mundo de Motocross y las ventas en España. Para empeorar la situación, la muerte del dictador Franco en 1975 llevó al país a una época de reconversión industrial, huelgas y luchas entre empresarios y trabajadores, y Bultaco fue una de las grandes perjudicadas. Una huelga de mas de dos meses en 1976 retrasó el lanzamiento de novedades. Fallos en la gestión de la producción, gestión de piezas y recambios, en las cuentas, problemas en el departamento de desarrollo y falta de visión comercial hicieron que se perdieran ventas... todo iba mal.


En 1978, en un intento desesperado para salvar la marca, se inició el proyecto Mk15, el diseño de un motor monocilíndrico de dos tiempos totalmente nuevo que sustituyera al ya obsoleto San Antonio. El Mk15 se inspiraba en uno de los mejores propulsores japoneses, el Suzuki RM, con cárteres muy compactos que incluían hueco para el eje del basculante (así estaba mas cerca del piñón de salida), transmisión primaria por engranajes, arranque directo al cigüeñal (se podía arrancar con una marcha puesta), cinco velocidades, y admisión dual por falda de pistón y láminas con carburador Bing. La salida del cambio era a ambos lados, para poder montar la palanca a derecha o izquierda. Estos motores inicialmente se montaron en chasis de cross muy modernos para la época, con suspensiones Betor, Marzocchi o Simmons muy largas (mas de 300mm) y depósito corto tipo "joroba". El nombre del modelo no daba a dudas: Bultaco Pursang Mk15. 





Jim "bimbo" Pomeroy con la Pursang Mk 15 250. 1979
Las Pursang Mk15, inicialmente de 250, debutaron en los campeonatos de cross de 1979 con buenos resultados. En España la pilotó Toni Elías (que logró el campeonato y un segundo puesto en una de las mangas del GP de España), mientras que para los campeonatos internacionales regresó Jim Pomeroy después de dos años con Honda. El problema fue que ese año la fábrica era cedida por la familia Bultó a los trabajadores, que crearon un régimen de cooperativa. El sistema no funcionó: con la fábrica cerrada durante semanas y con apenas posibilidades de producción, fueron montando motos con las piezas que había en los almacenes. 


Toni Elías con la Pursang Mk 15 250. 1979



Toni Elias con la Pursang Mk 15 125. 1980
En 1980 el equipo de competición intentó seguir, con la campeona 250 y Toni Elias, al que se unió su hermano Jordi, y Alan Lejeune en el Mundial. También se preparaba un motor de 125 (cilindrada que volvía al Campeonato de España) y la 450 (419'7cc), realmente la 250 con mas cilindrada, que se encargó de evolucionar el llorado Fernando Randy Muñoz. De la 250 hubo una versión para enduro, Frontera Mk15, que desarroba Narcis "O Rei" Casas. En asfalto, se filtraban unas fotos de una Streaker 75 y 125 con el motor pequeño (que se distinguía del 250/450 por tener el eje de arranque abajo).
Randy Muñoz "enderezando" la Pursang Mk 15 450. 1980
Alan Lejeune con la Pursang Mk 15 250. 1980
Narcis Casas iniciando el desarrollo de la Frontera Mk 15 250. Finales de 1979



Publicidad de la Pursang Mk 15 250 en 1980... para nada
Lo triste es todo el trabajo que hicieron ingenieros y pilotos fue un esfuerzo inútil: los cooperativistas ya estaban vendiendo poco a poco la maquinaria de la fábrica para poder cobrar sus atrasos, impidiendo que la prometida gama Pursang Mk15 llegara a salir a la venta. Se llegó a publicar publicidad de los modelos, hasta la Pursang 250 tenía precio... pero ni ellas, ni las Frontera, ni las también prometidas Streaker Mk15 de 80 y 125 vieron la luz. En 1983, con todo el material de la fábrica vendido, incluidas la colección de motos de competición, la otrora gran Bultaco cerraba definitivamente la persiana, acabando con los sueños de muchos seguidores.


Bultaco Pursang Mk15 450
Bultaco Pursang Mk15 125
Bultaco Frontera Mk15 250
Bultaco Streaker Mk15 75/125



Sigue aquí:

10- Laverda SFC 1000 V2 (2003)





Todos mis envíos largos:  LOS ESPECIALES DE MIGUELXR33

1 comentario:

amigo dijo...

¡¡¡Qué recuerdos!!!
Seguí con mucho interés esa época, esperando ver aparecer en las revistas la noticia de que por fin estaban a la venta. Al final no pudo ser, y me compré la última Bultaco Metralla (llantas de aleación, colin, etc.) que quedaba en una tienda, allí arrinconada y que nadie la quería, como un perro que nadie quería adoptar.

Es una pena que tuvieran que cerrar de esa forma, pero también hay que pensar en cómo estaban los trabajadores para llegar a esa situación, supongo que ni cobrarían ni nada. Ellos parecen los culpables, pero realmente son las víctimas. Que sepamos, la familia Bultó siguió viviendo bien hasta hoy día.
Saludos.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MAS LEÍDOS EN EL ÚLTIMO MES: