Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, por su aportación

19 febrero 2019

Vespa PX 150 "Escape" por Butcher Garage: moda scrambler para el scooter universal

Hoy os llevo a San Petersburgo, Rusia. Allí reside el negocio que ilusiona a Alex, Mitya y Miha: Butcher Garage, especialistas en preparaciones basadas en scooters Vespa (aunque también podemos ver algunas motos de 400cc de Honda y Yamaha). He nombrado al principio el término ilusión, porque casi todo lo que realizan era artesano debido a la dificultad de conseguir piezas de especialistas en transformaciones hasta que hace un par de años llegaron a un acuerdo con los especialistas de SIP Scootershop. En una de sus conversaciones surgió el tema de la moda scrambler, estilo de motos que ya prácticamente todas las marcas tienen algún modelo.... y la idea, claro, surgió: ¿qué tal hacer una Vespa scrambler? Buscaron fotografías de aquella Husqvarna CR 400 que usó Steve McQueen en On any sunday y a diseñar. La Vespa Escape estaba en marcha.




Se pusieron manos a la obra, sabiendo que prácticamente de una Vespa sólo iba a quedar el espíritu. Cogieron como base una PX 150 y comenzaron a transformar. El chasis monocasco fue profundamente modificado, con distintas geometrías, recortes y añadidos. Delante se cambió totalmente la pipa de dirección para poder incorporar una horquilla invertida con doble tija "de moto". Atrás se reforzó el anclaje del eje motor-basculante (que fue reforzado con un brazo
lateral) y el amortiguador pasó a ser doble -de SIP- y situados entre los pies del piloto. La llanta delantera pasó a ser de radios y equipa neumático 100/90-12". Atrás también vemos una llanta distinta para montar un neumático mucho más ancho, de 130/90-10". Los neumáticos, lógicamente, son de tacos.



El motor no creáis que se ha dejado. Al ya comentado refuerzo por el lado izquierdo se añade una profunda preparación, partiendo de un cilindro Parmakit de 177cc refrigerado por agua con bomba Malossi. El cigüeñal lo aporta Pinasco. El motor se alimenta a través de un paquete de láminas V-Force, con un carburador Keihin y un filtro de espuma Ramair, y el bello tubarro soldado a mano y barnizado para que se vea su trabajo, es SIP. Como podéis imaginar, el encendido es distinto y el embrague ha sido reforzado para aguantar el aumento de prestaciones. El cambio también ha sufrido modificaciones, la más importante equipar un sistema para que funcione de modo secuencial.




Hubieron más modificaciones que también combinaban estética con funcionalidad. El más evidente es el incorporar -como vi cuando era joven en las carreras de resistencia Vespa- un depósito convencional entre el depósito y manillar, encima de una barra que también refuerza el chasis. El tanque viene, como era lógico sabiendo la moto que les inspiró, un viejo Husqvarna de cross. El manillar es de tubo, sin barra de refuerzo, y proviene del off-road, como los puños, manetas y demás complementos. Remarcar que, como comenté, el cambio ha sido modificado y se prescinde del accionador de puño, pasando a uno convencional de pie. Simétricamente también vemos una estribera similar y el pedal de freno trasero, todo hecho con aluminio... una bella obra. Los frenos son ambos de disco, suministrados por Galfer, con pinzas SIP y latiguillos Spiegler.


Y pasamos al final... y no menos importante: el remate estético. Para que el potente y todoterrenero frontal quedara redondo se añadió un portanúmeros perforado, con iluminación led escondida tras él. La parte trasera del monocasco fue recortada para que imitara un guardabarros de cross, también equipado con iluminación led de SIP. El asiento es bello, inspirado en las BSA de los sesenta. Anton Gorbunov en diseño y Ksenia Deryagina en pintura trabajaron de lo lindo para lograr unir el rojo y blanco de las Husqvarna CR 400 de los setenta con el blanco y negro de sus aliados de SIP Scootershop. Fijaos en el ajedrezado que imita una bandera a cuadros envejecida... un fantástico trabajo.



Muchas horas e ilusión tiene esta Vespa que, como homenaje a McQueen, fue llamada Escape (la película de 1963 que nosotros conocemos como La gran evasión en su inglés original es The great escape). Bonita o fea... te lo dejo a ti. Pero no me lo negarás ¡espectacular al máximo es!




Fuente: BikeExif Butcher Garage







Todos mis envíos largos:  LOS ESPECIALES DE MIGUELXR33

No hay comentarios:

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.