Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, por su aportación

05 mayo 2015

Las impresoras 3D, también sirven para poner en el salón de tu casa, la moto de tus sueños.

Las impresoras 3D han supuesto una revolución en cuanto a la plasmación en la realidad de aquellas cosas que solo estaban en la mente de los diseñadores o en un proyecto de ingeniería 3D. La visualización en escala 1:1 de cualquier cosa que haya sido digitalizada, también abre un nuevo mundo en cuanto a la recreación de aquellos objetos difíciles de conseguir por su escasez, o simplemente por disponibilidad económica.

Con la creciente popularidad de las impresoras 3D y de sus precios cada vez mas baratos, seguramente que vamos a ver muchas cosas como las que os traigo hoy aquí. Estas impresoras nos permiten realizar cualquier pieza de plástico que pueda faltar a nuestra moto clásica, e incluso no tan clásica, con absoluta fidelidad. Solo hace falta tener un modelo 3D del objeto, o realizar uno mediante una pieza que pueda prestarnos un colega, y por supuesto imprimirlo.

En el caso que nos ocupa, estamos hablando de una moto completa, en concreto de una bellísima y pionera Honda CB500, que con su motor de cuatro cilindros ofrecía unas prestaciones buenísimas, con un bajo coste de adquisición y mucho menos mantenimiento que las motos a las que atacó con su concepto en la mismísima linea de flotación. Por cierto, yo tuve la oportunidad de conocer una en perfecto estado de revista y funcionamiento. La moto era de origen australiano, y ciertamente me hacía caer la baba cada vez que la oía o veía. Una verdadera joya.

Evidentemente, se ha digitalizado la moto pieza por pieza, supongo que por algún sistema laser, ya que veo bastante improbable que se haya realizado por palpación. El nivel de detalle es impresionante, fijaos en los radios y en detalles como la terminación de cables en el manillar.
Todas las piezas tienen un grosor muy fino, ya que no es necesario gastar inútilmente en materia imprimible (plástico) en algo que no va  a tener ninguna funcionalidad y solo va a tener un uso puramente ornamental. El peso de todo el conjunto es de tan solo unos 18 Kg.

Estamos a un paso  de que se ofrezcan piezas reales, que sustituyan a las originales...... ¿os imagináis que algún fabricante de motos o accesorios ofrece sus productos como modelo de impresión 3D a un módico precio? No seria descabellado pensar que pudieras comprar una pieza o accesorio como si compraras una canción en algún servicio de streaming. El Spotify de piezas de moto.....

No os perdáis el vídeo porque es impresionante.

No hay comentarios:

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.