Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, David Morales, Pedro Hedo, por su aportación

19 septiembre 2014

KTM EXC 450 Vintage por Walt Siegl: el aspecto clásico no está reñido con las motos de montaña...


Walt Siegl es un afamado preparador de motos, sobre todo Ducati (si hablamos de deportivas vintage) y Harley-Davidson (si hablamos de.. de... bueno, de vintage en general). Pero cuando un cliente le propuso que transformara una Enduro, no dudó cual iba a ser la base: una KTM, austríaca como él. 


Walt se encontró con un proyecto que debía cumplir una premisa importante: su cliente milanés es un afamado diseñador, por lo que el "diseño con ordenador" debía dejarse a un lado. Así que actuó del modo clásico hace treinta años: molde artesanal para el tanque de combustible y mucha, mucha plancha de aluminio. El depósito, las tapas laterales y la base del asiento están hechas manualmente con éste material, basándose en la estética de clásicas Maico y Hodaka (una pequeña marca japonesa-norteamericana) de los años 70. También en aluminio es el subchasis, buscando un aspecto
clásico pero que no interrumpa el recorrido de la rueda trasera.


Luego hay otra larga colección de accesorios vintage montados en una KTM EXC 450 de serie ("es difícil mejorar la dinámica de la moto" dice Walt): espuma moldeada y cuero para el asiento -realizado por Vivian Smith, el artífice de todas las motos de Siegl-; manetas y piñas; guardabarros (AirTech para Maicos clásicas); luces -aunque el faro delantero es de una Husqvarna de los 90...-; silencioso artesanal en acero inoxidable; y la decoración final a cargo de Peach Pit


Como podéis ver, una preciosidad de moto, que debe dar pena sacar a la montaña a rallarla y golpearla. Eso sí, te quedas con absolutamente todo el mundo cada vez que pares a almorzar. Y lo mejor, tienes una moto totalmente moderna, tanto en motor como suspensiones, llantas o frenos.

Sí, me he enamorado. ¿Y si compro un poco de plancha de aluminio y me pongo a diseñar cositas para mi Garbí?
Quizá mejor se lo dejo a profesionales... :-D








Fuente: BikeExif y Walt Siegl Motorcycles





Todos mis envíos largos:  LOS ESPECIALES DE MIGUELXR33

1 comentario:

Anónimo dijo...

¡Alucinante! Una preciosidad de moto. Además, no deja de ser tan buena como la "normal". Quizás un poco menos cómoda de pilotar con ese deposito anguloso, pero da igual: bonita con ganas!!!
Gabriel

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.