Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, por su aportación

04 mayo 2012

LSL Clubman W-800-TR. La Kawasaki W-800 que salió guerrera


Hace una semana justa que hablé de la Kawasaki W 800 en mi especial Clasicismo, cromados, pulsantes bicilíndricos... y no, no son Custom (ni falta que hace)
Comenté en qué motos se inspiraba y, sobre todo, que se trataba de un modelo de corte tranquilo, más si nos fijamos en su potencia, peso o frenos (trasero de tambor). 
Ahora, hay que reconocer que esta neoclásica inspirada en las BSA de los 50 se presta, y mucho, a que se le "decore" o modifique (me niego, por supuesto, a decir "customice" o mucho peor "tunee" -arrrgggg-). Y del mismo modo piensa Jochen Schmitz-Linkweiler, dueño de LSL, un distribuidor de Kawasaki en Alemania.

La preparación ha ido enfocada en tres caminos: aligeramiento, prestaciones e imagen. 
Para el aligeramiento ha habido la correspondiente retirada de piezas supuestamente no necesarias para rodar por los desiertos californianos y las pistas de Flat-Track: guardabarros delantero, luces, retrovisores o matrícula brillan por su ausencia. Además, algunas piezas han sido sustituidas por otras más ligeras, como las llantas, guardabarros trasero, estriberas o manillar, que pasan a ser de aluminio.

Las prestaciones del motor han sido aumentadas con un más ligero y abierto escape y su correspondiente revisión de la inyección. Ello ha hecho necesario mejorar las suspensiones (revalvulado interior de la horquilla de serie, y amortiguadores YSS regulables) y frenos (el delantero recibe un disco Galfer, latiguillo metálico y pastillas de competición).



En cuanto a la estética, bebe de el estilo Dirt-Track y Baja de los felices 60 norteamericanos. El manillar, el asiento, o la máscara de horquilla se inspiran en las realizaciones de aquella época, así como el color de moto y adhesivos.


El resultado lo podéis ver: magnífico. Elegante, divertida y con un toque competi que le sienta estupendamente a la ultra-clásica W 800. La verdad, no entiendo como Kawasaki no saca una versión Scrambler, ahora que todo lo que huele a Steve McQueen vuelve a estar de moda. Mientras... soñaré con esta bella LSL Clubman.




Fuente: Bike Exif

No hay comentarios:

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.