Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Para mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.
Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, David Morales, Pedro Hedo y José Luis Cuevas, por su aportación.

21 febrero 2011

Sueños de adolescente: Yamaha RD 500 lc

Ponte en situación: nací en 1967, por lo que cuando compré mi primera revista de motos en 1981 yo tenía catorce años. Cuando compré mi primera moto “de verdad”, una Suzuki GS 500 E (después de un Vespino y una Vespa), ya tenía veintidós. Y durante esos años hubieron una serie de motos que por un motivo u otro marcaron mis sueños de adolescente, unos realizables, otros totalmente inalcanzables. Y esta es una de ellas:


YAMAHA RD 500 lc  
(Imposible) 




En una época en la que las grandes 4T ya eran las reinas indiscutibles del mercado, hubo un último intento de lanzar réplicas de las poderosas 500 dos tiempos de Gran Premio. Unas motos que prometían ser fieles a aquellas, con potencias similares a las 750cc pero con un peso 30 o 40 kg menor...





Claro, yo siempre he sido un defensor del motor 2T, sobre todo en motos de ocio y diversión, donde su bajo peso, pequeño tamaño y alta potencia específica los hace perfectos para ello. Y claro, estas 500cc llenaron de sueños mi mente...




El resultado en la calle, sin embargo, no fue tan brillante. La Honda era un tricilíndrico como las NS y RS de competición, pero cubicaba 400cc. La Suzuki sí se aproximaba a la RG Gamma, pero ya comenzaban a estar superados sus motores "en cuadro" por los "en V". 
Y la Yamaha fue la más extraña al apartarse de sus magníficas V4 con carburadores delanteros y admisión por láminas para vender un motor casi en cuadro con carburadores laterales, un chasis que no se parecía en nada a los incipientes "Deltabox" (copia del Kobas) y un equipamiento en luces, relojes, piñas o retrovisores sacados directamente del almacén, lo que le restaba exclusividad.




Eso sí, yo me imaginé muchas curvas a su mando, endulzando el ambiente con el olor del aceite saliendo por sus cuatro silenciosos... 




Otros sueños:

No hay comentarios:

LOS DIEZ ARTÍCULOS MAS LEÍDOS EN EL ÚLTIMO MES: