Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, por su aportación

19 diciembre 2010

Sueños de adolescente: Puch Cobra M-82

Ponte en situación: nací en 1967, por lo que cuando compré mi primera revista de motos en 1981 yo tenía catorce años. Cuando compré mi primera moto “de verdad”, una Suzuki GS 500 E (después de un Vespino y una Vespa), ya tenía veintidós. Y durante esos años hubieron una serie de motos que por un motivo u otro marcaron mis sueños de adolescente, unos realizables, otros totalmente inalcanzables. Y esta es una de ellas:



PUCH Cobra 75 M-82 (Realizable)








Cuando vi las primeras fotos de los prototipos oficiales de competición, y luego la versión de calle de la “Monjonell 82, quedé absolutamente prendado de ella: alta, hermosa, llamativa… muy diferente a la anterior Cobra que parecía la Minicross 50.









Imaginaos los cálculos, las cuentas que hice esperando los dieciséis años para poderme sacar el A-1 (entonces para 75cc) y soñando con rodar por todo tipo de terrenos con mi M-82. Ni siquiera el que mi vecino Domin hubiera conseguido una espectacular Derbi TT-8 me quitaba de la cabeza la amarilla.












Pasó el tiempo, y ni había dinero para el carnet, ni para la moto. Encima los hispano-austriacos sacaron una versión mejorada con freno de disco y culata refrigerada por agua… el morirse de gusto.













Y si alguna vez tenía alguna duda, solo tenía que pensar en una Cobra Blanco, con preparación máxima (¡hasta llevaba amortiguador progresivo!) y una estética que me quitaba la respiración.











Al final, ya podéis imaginar como terminó todo: pasaron los años, pasó el momento de la Cobra M-82, y con más edad comencé a pensar en motos más grandes… pero todavía me acuerdo de mi sueño amarillo…




5 comentarios:

Voro dijo...

He de reconocer que las Cobra nunca fueron de mis gusto, hasta que salieron las versiones con chasis en V, como las que nos ocupan. Ademas, no quisiera decir ninguna barbaridad, eran ta españolas como la que mas, ya que se diseñaron y fabricaron en la fábrica de Natahoyo, en Gijón.
Yo era mas de Derbi C6, y sobre todo de Montesa Enduro, pero he de reconocer que Puch, en este país, estuvo a la vanguardia de las pequeñas cilindradas. Además, Jordi Monjonell, estuvo dando la tabarra, durante unos cuantos años.

Anónimo dijo...

Ya no se hacen máquinas como esta

Manolo mk10 dijo...

Yo soy un poco mas joven, pero tengo que reconocer que la cobra M-82 a sido de siempre una de esas motos que me gustaria tener junto con la Rieju MR-80 y mi autentico sueño de adolescente, que fue la Gilera gr1, una moto que se vio muy poco y que a mi siempre me dejo prendado.

Yosef Tyuo dijo...

Tuve una m82

MiguelXR33 dijo...

Que envidia... ¿Te salió buena?

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.