06 abril 2018

LOS MUCHOS MOTORES-MOTO. 21- Eléctricos (parte uno)


LOS MUCHOS MOTORES-MOTO. 21- Eléctricos (parte uno)
Después de unos capítulos exponiendo los que ha sido "lo normal" y "lo raro", toca hablar "del futuro"... o más bien del "presente cercano": el motor eléctrico. Antes que nada decir dos cosas: en Voromv no somos periodistas ni trabajamos en el mundo-moto, así que entended que son comentarios de simples aficionados. Segundo que así como los "motores normales" me han gustado desde pequeño, los eléctricos son unos completos desconocidos para mí. Así que perdonad mis errores, que voy a tener muchos seguro. Y si tú, amigo lector, consideras que me equivoco en algo (o en mucho) no dudes en decirlo y, mejor todavía, corregirme con datos. Es en beneficio de todos ¿vale?


Motos eléctricas. Muchos pros y unos pocos pero malos contras
El futuro es eléctrico, o por lo menos eso es lo que todos comentan. La verdad es que en "lo eléctrico" casi todo son ventajas. Veamos unas cuantas:
-Cero emisiones contaminantes. Poco que decir a eso, pues cierto es que una moto eléctrica no emite nada a la atmósfera, ni siquiera ruido. Que para producir la corriente eléctrica que luego le alimentará y para construir el acumulador de esa corriente sí que haya que contaminar de una u otra forma... eso es otra historia.
-Muy bajo mantenimiento. En un motor eléctrico no hay que hacer cambios de aceite, ni de filtro de aire o aceite, ni reglaje de válvulas, ni cambio de cadena de distribución o de bujías. Es más, no es necesario tener embrague ni
cambio (aunque algunas llevan para mejorar la velocidad), por lo que tampoco hay que mantenerlos.
-Economía de consumo. Un motor eléctrico aprovecha mejor la energía que recibe, puede conseguir un rendimiento de más del 80%, mientras que un motor de gasolina apenas se llega al 30%. Además, por ahora, la electricidad es más barata que la gasolina, por lo que dependiendo del tipo de motocicleta puede que cueste menos de la cuarta parte recorrer la misma distancia que una moto convencional con motor de combustión.
-Impuestos más bajos. Si con los dos puntos anteriores ahorras, con este también. Hay grandes ayudas puntuales -por ahora- para comprar motos eléctricas por parte del gobierno o de las comunidades autónomas, además de que muchos ayuntamientos no cobran impuesto de circulación, o es más bajo.
-Facilidad de paso en algunos lugares. Se está convirtiendo en habitual que las ciudades más grandes del mundo prohiban el paso en según que partes -normalmente el centro- a vehículos de combustión, favoreciendo la circulación andando, en bici, en transporte público... y también al vehículo eléctrico. Además, muchos "traileros" y "todoterreneros" soñamos que con motos eléctricas podamos circular sin miedo a denuncias por montaña. Sin contaminar ni con humos ni con ruidos, debería ser posible ¿no?.

¿Entonces estamos ante la panacea? Pues no, también hay algún contra:
-Autonomía escasa. El gran talón de Aquiles de las motos eléctricas. Por mucho que digan los fabricantes, a un ritmo "normal" según el tipo de moto, las eléctricas difícilmente llegan a algo más de la mitad de distancia que una de gasolina equivalente. Sí, siempre hay un "modo eco" que aumenta dicha distancia... pero a costa de prestaciones. Vamos, como cuando con una moto de gasolina -después de hacer muchos más kms- vemos que la reserva nos hace "bajar puño".
-Tiempo de recarga. El segundo gran problema de la moto eléctrica. Llenar un depósito de combustible nos cuesta apenas diez minutos, cargar una batería en lo que todos tenemos, un enchufe normal y corriente, se va tranquilamente a más de seis u ocho horas. Sí, con un enchufe especial y un cargador también especial se puede reducir a la mitad... pero ¿que hacemos? ¿Comer y luego hacer la siesta en un viaje? ¿Tardar diez horas en hacer una salida de apenas 400kms?
El motor eléctrico es compacto...
pero necesita baterías muy grandes
-Disponibilidad de carga. Lo dicho anteriormente: para hacer una carga rápida se suele necesitar un punto de carga más capaz que un simple enchufe, pero no suelen abundar dichos puntos en la calle, parkings o en gasolineras, del mismo modo que es anecdótico el número de "electrolineras" existentes. Tampoco es que los moteles de carretera estén todos adaptados a que tú puedas cargar tu vehículo eléctrico. Eso para hacer una carga "fuera de casa". Pero es que incluso si cargas en tu domicilio, prácticamente necesitas un garaje propio, o una toma de carga personal en uno comunitario. Sólo las motos que tienen baterías extraibles están menos limitadas en esto, pues las puedes cargar prácticamente allá donde vayas.... si tienes tiempo y te dejan (a no todo el mundo le hace gracia que gastes "su corriente").
-Peso y volumen. Un motor eléctrico no es más pesado que uno de gasolina, y como no suele necesitar "periféricos" (radiadores, cajas de admisión, escapes...) es en conjunto mucho más pequeño. El problema son las baterías: por mucho litio que uses si quieres tener una autonomía decente pesan porque necesitas muchas... y sobre todo ocupan mucho espacio.
-Precio de compra. Por ahora las motos eléctricas son más caras que una de gasolina equivalente, incluso con ayudas a la compra. El motivo es simple: actualmente es una tecnología más cara, sobre todo por las baterías y la electrónica de control.







Sigue aquí:  

LOS MUCHOS MOTORES-MOTO. 22- Eléctricos (parte dos)






Todos mis envíos largos:  LOS ESPECIALES DE MIGUELXR33

1 comentario:

Elmer Homero dijo...

A ver: El futuro es eléctrico no porque seamos muy ecologistas o porque resulte una tecnología más vanguardista: Es así porque simplemente quedan unas pocas décadas de petroleo, y de alguna forma tendremos que seguir usando las ciudades cuya infraestructura hoy por hoy esta dedicada casi en su totalidad al automóvil, Mas en América que en Europa. A menos claro que encontremos una forma de hacer seguro al hidrógeno. Pero por otro lado, no es en estos días tan ecológica como se pretende ver: Las emisiones no son cero, pues aun muchas ciudades queman carbón para generar energía, e hipotéticamente tendrán que hacerlo más si la demanda se incrementa con los vehículos eléctricos. El tema de los impuestos es obvio: al no haber este tipo de automotores, la merma de los estados es despreciable, pero en cuanto se incremente su uso, adiós a las exenciones. De eso si estoy seguro. Hasta ahora el diseño de vehículos eléctricos no ha sido sino meros experimentos intentos de ir sondeando las posibilidades...

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.