20 marzo 2017

Motos feas... ¡¡¡motos MUY feas!!! 13- Buell RS 1200 Westwind


Como se suele decir, el gusto es como el culete, cada uno tiene el suyo. Está claro que algunos tienen un sentido de la estética muy refinado... y otros nada de nada. Por eso algunos "no rodarían con esa moto ni pagándoles" y otros no dudan en "decorar" la suya con los objetos y colores más horrendos. El crimen es cuando ese atropello al buen gusto no lo hace un aficionado contra su moto, sino que es la propia marca la que lo lleva a cabo, y más si es una empresa con una reputación contrastada de elegancia en sus productos.

Así que voy a hablaros durante unos capítulos sobre motos de los ochenta para acá -lo que yo más conozco- consideradas en su momento como un auténtico horror. No voy a poner las que se unieron a lo de moda en ese tiempo por formas y/o colores y hoy se ven totalmente demodé (todavía me duelen los ojos de algunas motos de pinturas "ácidas" de los 90, sobre todo Suzukis), sino las "matriculables" (no preparaciones, prototipos o concepts) que nada más presentarse en los salones ya se llevaron el premio limón a lo menos agraciado. Como, por ejemplo, ésta: 


13- Buell RS 1200 Westwind
Buell RR 1000 Battletwin
En el envío anterior os mostraba la primera obra "de gran serie" de la marca americana Buell, la RR 1000 y RR 1200 Battletwin. En ella veíamos un motor Harley-Davidson Sportster 1000 (luego 1200) rodeado por un chasis Buell Multiplanar multitubular de clara inspiración Ducati F-1, una horquilla Marzocchi, un amortiguador inferior Works Performance de funcionamiento a tracción y unos frenos propios. El material era en conjunto bastante bueno y, de hecho, ganaba carreras en Battle of Twins y cosechaba buenos resultados en Superbikes gracias a su nada agraciado carenado completo de muy buen coeficiente aerodinámico.


Buell RS 1200 Westwind
 El problema de aquellas RR 1000/1200 Battletwin no sólo era su estética. Sí, sonaba como una Harley-Davidson cabreada y lucía con orgullo los colores de guerra y el nombre de la marca americana por excelencia... pero el propulsor no se veía por ningún lado, no había forma de vislumbrar el legendario V-2 a 45º de varillas y balancines. Además añadiría yo que seguro que ese enorme motor refrigerado por aletas con la válvula de escape del cilindro trasero en sentido contrario al aire no se encontraría para nada a gusto estando "encapsulado" en su capullo de fibra de vidrio... glorioso debe ser ver el termómetro del aceite en un verano californiano. Así que la solución era evidente: había que hacer un nuevo diseño que luciera con orgullo el motor Sporster. El resultado... pues estando en esta
colección de "motos feas" ya lo imagináis ¿no?




La RS 1200 Westwind (viento del oeste) de 1989 intentó ser una moto sport-turismo, válida para todos los días. En la parte ciclo hubo algunas mejoras con respecto a las RR como la horquilla invertida o los frenos, que en su segundo año pasó a equipar un sólo disco delantero mordido por una pinza Performance Machine de seis pistones. El motor perdía rendimiento en busca de fiabilidad y pasaba de los 77cv que veíamos en la RR 1000 a unos modestos 61cv a 5.500rpm en estas RS 1200, aunque el segundo año ya equipaba cambio de cinco velocidades (antes cuatro... ¡cuando italianos y japoneses ya usaban seis!). El escape volvía a ser un SuperTrapp inferior aunque el filtro de aire era la típica "fiambrera" de las H-D Sporster.  


El carenado pasó a ser "semi", aunque algo bajo para el conductor. A él volvía a unirse una carrocería continua que cubría el depósito y llegaba hasta el final del colín. Y si bien el frontal podía ser pasable (aunque no demasiado ya en aquellos años) el problema gordo venía de la trasera: aparte de tener un poco logrado aspecto de caja con dos mal integrados huecos para asirse el pasajero, se complementaba con un horrendo pegote superior cogido con una bisagra que, tumbado encima del asiento, hacía función de "colín deportivo"... y que se podía poner a 90º y servir como soporte para el pasajero (¡¡¡!!!). Un horror estético sin duda. Además las llantas de magnesio inglesas de las RR pasaron a unas de aluminio diseñadas y fabricadas por el propio Buell. Si ya de entrada tenían un aspecto algo masivo, encima el ir pulidas a espejo remarcaba su volumen. Tampoco tenía desperdicio el cubrir el amortiguador trasero (bajo el motor) con una funda metálica de aspecto a lata de conservas, o el cubre-cadena fino y breve.


Fijaros en los semimanillares: dos tubos retorcidos cogidos a la horquilla... y tapando los reguladores. La verdad, se lució el diseñador.
Sobre poner relojes de custom con borde cromado a una sport... no diré nada



Buell RSS 1200 Westwind, ya con un colín "normal"
Antes de que se parara su producción en 1992 aun hubo una variante, la RSS 1200, donde ya no vemos el "pegote" del colín, pasando éste a ser algo más normal. Sin gracia ninguna ya en aquellos años, pero normal. Al final las Westwind pasaron sin pena ni gloria, siendo sustituidas en la breve linea de montaje por las S2 Thunderbolt. Estas llegaron dos años después y con la inyección de capital de la propia Harley-Davidson, que compró el 49% de las acciones de Buell. La S2 estrenó un nuevo chasis y, sobre todo una estética que si bien tenía claros aires a las Westwind RSS, lucía una ligereza visual mucho más lograda al separar el carenado del depósito y aligerar de fibra el colín.


Buell S2 1200 Thunderbolt de 1994


Continúa aquí: 

14- Shifty-Fiat 900









Todos mis envíos largos:  LOS ESPECIALES DE MIGUELXR33

No hay comentarios:

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.