29 mayo 2014

Algunos ejemplos de las multas mas extravagantes.....

Giros de cabeza conduciendo, «L» que se caen del cristal o radares que detectan «excesos» de 750 km/h son algunas de las sanciones impuestos en materia de tráfico más peculiares y, desde luego, discutibles.

Entre las sanciones de tráfico más peculiares figuran algunas como las de un conductor gallego, llamado Javier Raposo, multado por girar más de 45 grados su cabeza, una infracción que no recuerda, de la que no hay prueba gráfica y que le ha costado 100 euros, 50 con la bonificación.

Los hechos sucedieron en Poio (Pontevedra), donde una decena de conductores fueron sancionados el pasado 18 de abril por girar la cabeza hacia un radar móvil de la Policía Local, según han manifestado a Efe los agentes consultados.

Raposo cuenta que no puede recordar exactamente los motivos que lo llevaron a cometer un giro cuya ilegalidad desconocía por completo. Y no se muestra conforme con la sanción, aunque reconoce que, si no la recurrió, fue por el coste y el tiempo. «Debería hacerlo, pero por mi trabajo no puedo. Además, presentar un contencioso sale muy caro. Por eso decidí pagar», se lamenta. Y asegura que es posible que girara la cabeza hacia la derecha para mirar el retrovisor o vigilar un punto muerto». Desde la Policía Local de Poio explican que las multas se impusieron al detectar comportamientos peligrosos al volante.

Otra situación no menos peculiar es la de u a trabajadora de un hotel de Santiago multada hace unos días con 80 euros porque se le cayó la «L» del cristal. En 2008, la conductora de un Mini Cooper fue sancionada por circular a 750 km/h por el barrio vigués de Coia.

Uno de los casos más polémicos en España fue el de Tomás Valdivieso, un abogado canario que en 2003 fue multado por la Guardia Civil por rascarse la oreja. Circulaba por la A-6 cuando dos agentes le dieron el alto y lo acusaron de ir hablando por el móvil, algo que negó, pudiendo demostrar que la última llamada era del día anterior.

El resultado fue una sanción por «sujetarse la oreja con su mano derecha de forma permanente sosteniendo el volante con una sola mano».

La proliferación de sanciones extravagantes de tráfico ha llevado incluso a la creación de páginas web en las que se informa a los ciudadanos de las conductas más singulares que pueden provocar una multa.

Entre ellas, por ejemplo, «poner adornos, dibujos o publicidad en la matrícula», penado con 80 euros o, en el caso de los peatones, atravesar la calzada muy despacio, aunque sea por un paso de cebra, sin razón justificada, puede significar 80 euros de multa.

1 comentario:

Nani Durán dijo...

A mi, en 1989, me pusieron una multa, en Barcelona ciudad, por "ir estirando las marchas" (sic), con el pobrecillo, viejo, maltratado y destartalado Opel Corsa 1.2S de mi madre, con el que habíamos aprendido a conducir mis 4 hermanos y yo. Ni estirar marcha ni niños muertos, la verdad es que ese coche sonaba a cascajo,y estaba a punto de morir, como así acabó siendo unos meses más tarde.

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.