Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Para mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.
Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, David Morales, Pedro Hedo y José Luis Cuevas, por su aportación.

30 septiembre 2020

Motos nonatas. 4- Bultaco Matador 400 Mk11 por AJR (2001)


En la historia del motociclismo han existido (y existirán) muchas motos que, por un motivo u otro, no llegaron a salir a producción. Unas por diseñarse en el momento equivocado, otras por no aceptarse como económicamente viables, incluso ser el último intento de alguna marca para lograr sobrevivir. Pero que no llegaran a venderse no quiere decir que en muchos de los casos no fueran proyectos que ilusionaron a centenares, miles de aficionados, que soñaron poseerlas. Aquí algunas de ellas:

4- Bultaco Matador 400 Mk11 por AJR

Una moto que llamó bastante la atención pero apenas pasó de un prototipo fue la Bultaco Matador 400 Mk11 que intentó realizar AJR. La marca creada por Javier Pérez de Vega y Armando Molí se dedicaba desde mediados de los 90 a crear réplicas para carreras de velocidad clásicas de las Bultaco TSS 350, además de intentarlo con las El Bandido de cross, por lo que quedaba claro su cariño a la marca del dedo rampante. Tanto era así que, a mediados del 2000, contactaron con Andreu Rabasa de Derbi, poseedores de los derechos de imagen de Bultaco, para crear una moto con la que resucitar la marca.


AJR TSS 350


Para ver la foto correctamente, dirígete al Blog de Jose María Alguersuari
En el Salón del Automóvil de Barcelona de 2001 se presentó la Bultaco Matador 400 Mk11 de AJR. Era un ligera trail que mezclaba con gracia deportividad, practicidad y estética de los sesenta. El chasis era un clásico simple cuna y sus ruedas seguían un concepto que se imponía entre las motos duales de esos años: equiparlas con llantas de 19-17 (como llevaba, entre otras, la superventas BMW F 650 GS), justo en el medio de las todoterreneras medidas 21-18 y las anchas 17-17 de las Supermotard. Con ello las prestaciones por carretera eran buenas y correctas en campo, además de garantizar medidas de neumáticos con mas o menos taco. Curioso y muy práctico era el hueco para el casco que llevaba bajo el asiento, además de una pantalla anclada al manillar con la que facilitar los viajes por carretera. No llevaba carenado, como las Honda SLR y Vigor 650, por lo que era muy ligera visualmente. En cuanto a la estética, lo mas llamativo era que imitaba con muy buen gusto la gama de colores de las originales Bultaco Matador 250 Mk3 de 1967 y el guardabarros-colín trasero de las El Bandido y El Montadero.

Bultaco Matador 250 Mk3 de 1967



La parte mas problemática fue el conseguir motores. Se pusieron en contacto con los italianos VOR, que tenía una gama de cross/enduro/SM con motores propios de 400 y 530cc 4T muy competitivos en carreras: cárteres compactos, refrigeración líquida, distribución por cascada de engranajes y cambio extraíble por el lateral tipo cassette. Consiguieron algunas unidades del 400 con las que equipar los prototipos y adaptarlos a su nuevo cometido, mucho mas civilizado, rebajándolos de potencia y diseñando cómo instalar motores de arranque para mejorar su extraña palanca hacia adelante. Lo que no sé es hasta dónde llegaron, pues seguro que las vibraciones no serían pocas y que la capacidad de aceite no sería alta, además de necesitar acallar un motor con fama de rumoroso. Eso sí, lo compacto del motor hacía que se anunciara para la Matador Mk11 un peso de 113kg en seco.


La idea era producir una primera serie de 40 motocicletas con el nombre de Bultaco en el depósito y la distribución de Derbi, que ya fabricaba una Lobito 50 (realmente, una Senda con otros colores y algún detalle diferenciador), pero en 2001 la marca de Mollet estaba en una profunda crisis financiera que, al final, le llevó a ser absorbida por el Grupo Piaggio italiano. No sé si sería por la pérdida del nombre Bultaco, por la dificultad de adaptar los motores o algún otro problema, la cuestión es que así como la lucieron en el Salón del Automóvil desapareció... tanto que apenas hay fotos de ella.

Bultaco Lobito 50 (Derbi Senda)

Fuente: Blog de Jose María Alguersuari y Soy Motero



Sigue aquí:  

5- Harley-Davidson Nova V4 (1981)




Todos mis envíos largos:  LOS ESPECIALES DE MIGUELXR33

No hay comentarios:

LOS DIEZ ARTÍCULOS MAS LEÍDOS EN EL ÚLTIMO MES: