Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Para mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.
Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, David Morales y Pedro Hedo, por su aportación

18 mayo 2020

Algunas trail de los 80 y 90 que marcaron el rumbo. 9- Monocilíndricas +400cc: Europa y una nueva forma de ver el Trail

Algunas trail de los 80 y 90 que marcaron el rumbo.
9- Monocilíndricas +400cc: Europa y una nueva forma de ver el Trail

En capítulos anteriores intenté explicar como el concepto trail monocilíndrico que tan bien habían desarrollado las fábricas japonesas empezaba a estar saturado a principios de los 90. Las Trail "endureras" y las "dakarianas" estaban ya o muy vistas o superadas por las bicilíndricas. Pero desde Europa iba a llegar un nuevo concepto, otro mas: el Trail-Asfalto o "Urban Trail". 


Gilera Dakota 500, 1985
Hasta entonces las fábricas europeas (BMW, Moto Guzzi, Moto Morini, Cagiva-Ducati, Laverda), tal como explicaré cuando trate a las bicilíndricas, vieron la oportunidad de aplicar sus -muchas veces caducos- motores bicilíndricos a una categoría, el Trail, que les permitía una segunda oportunidad al no necesitarse tanta potencia. Pero algunas marcas italianas decidieron intentar atacar el mercado de monocilíndricas ferreamente dominado por Japón, aunque se encontraron con algunos problemas. El primero fue que el mercado interior italiano de 125cc (que lo jóvenes podían conducir con 16 años... y hablamos de 25-30cv, no 15cv como ahora) monopolizaba las lineas de producción pues había mucha demanda. 
Gilera Dakota 500 ER, 1987
Otro problema fue que las bajas tasas fiscales y de seguros de las motos de menos de 350cc (un intento del gobierno de favorecer su producción interna) hacía que las fábricas desarrollaran ese tipo de motores, que luego difícilmente podían subir a mas de 500-550cc y compaginar gastos de desarrollo y recambio. Y luego un episodio muy parecido a lo que nos ocurre ahora mismo con las marcas chinas: las motos eran bellas y en algunos casos con rendimiento o tecnología (refrigeración líquida, doble árbol de levas, horquillas invertidas, frenos de gran diámetro) superior a las japonesas... pero también con problemas mecánicos o electrónicos a veces bastante graves, lo que creó dudas "a lo italiano" bastante serias. Sí, bonitas y algunas a mejor precio, pero la calidad japonesa "estaba garantizada" y con una italiana "te la jugabas a que saliera buena".

Gilera XRT 600, 1988
Así que si volvemos rápidamente a 1985 veíamos las algo obsoletas Moto Morini Camel 501 (que, como todas las siguientes, tenían su versión 350) y la llegada de la Gilera Dakota 500 en 1987, con su moderno motor "bialbero" refrigerado por agua, doble árbol de levas y que rendía 44cc, lo mismo que los japoneses, con apenas 492cc. Su estética era muy original, con depósito grande pero alejada de lo visto de Japón. Gilera intentó aprovechar la base con un aluvión de novedades cada año: en el 88 la ER 500 -la Dakota pero con depósito de 15 litros- y la primera "600", realmente 558cc (recuerdo: los japoneses ya estaban en 650) con la dakariana XRT 600. En el 89 lanzan la bellísima "Dominator replica" RC 600
Gilera RC 600, 1989



Aprilia Tuareg Wind 600, 1988
En el 88 llegó la primera Aprilia "grande", la Tuareg Wind 600, una espectacular dakariana con motor Rotax refrigerado por aire que con sus 562cc rendía 45cv, pero que dinámicamente no estaba muy equilibrada. En el 89 había una remodelación estética de la Morini Camel, mas dakariana, y aquella terrible KTM 600 Incas, una moto de enduro con depósito de 15 litros y pantalla, pero sin eje de equilibrado ni arranque eléctrico que la hacían absolutamente incómoda en el día a día. Sí, 134kg para 48cv... pero había que estar muy curtido para quererla.
KTM Incas 600, 1988. Un lobo con piel... de lobo



Aprilia Pegaso 600, 1990
Y llegamos a 1990 y la primera Aprilia Pegaso, la 600. El motor seguía siendo el Rotax de aire, pero el concepto cambia por completo, creando una nueva vía en el Trail: las cercanas al asfalto. Ese mismo año, auspiciado por Pirelli, llegaba la llanta delantera de 19" (100/90-19) que lucía la Cagiva Elefant 900ie... y también la Aprilia Pegaso. Con buena vista Aprilia no buscó hacer una SuperMotard con llantas de 17", algo que sí hizo Gilera con sus NordCape/NordWest, sino una moto mas dual, muy enfocada al asfalto pero con posibilidades de campo, con suspensiones de 200mm y una estética que bebía del diseño Dominator, pero con un toque italiano que la hizo muy atractiva. Tan bien salió que la siguiente serie fue la que hizo debutar el motor que Rotax estaba preparando: 562cc, refrigeración líquida, cinco válvulas y unos buenos 50cv. La Aprilia Pegaso 650 de 1993 lucia esa bella estética monocromática vista antes, pero con mas motor y un chasis híbrido acero-aluminio que atrajo a muchos aficionados... y a BMW.
Aprilia Pegaso 650, 1993



Aquí el enlace a Trail mono +400cc: BMW F 650 y el concepto Urban Trail




Todos mis envíos largos:  LOS ESPECIALES DE MIGUELXR33

No hay comentarios:

LOS DIEZ ARTÍCULOS MAS LEÍDOS EN EL ÚLTIMO MES: