Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, David Morales, Pedro Hedo, por su aportación

19 agosto 2019

Abierto por vacaciones. EXTRAÑAS MOTOS CON ALMA ESPAÑOLA. 3- Rickman-Montesa Petit Metisse 250: la mestiza que cambió de bando

Extrañas motos con alma española. 3- Rickman-Montesa Petit Metisse 250: la mestiza que cambió de bando
Bultaco hizo "la jugada" a los hermanos Rickman, pero estos se vengaron "tocando a la puerta de al lado".

Rickman-Montesa Petit Metisse de 1971, con motor GP
Los hermanos Don y Derek Rickman fueron unos pilotos británicos de motocross que a finales de los sesenta decidieron fabricar sus propias motos para la especialidad, debido a la poca especialización que había en su país. Utilizaron los motores que consideraban mas competitivos sin importarles su procedencia, de ahí el nombre de sus modelos: Metisse (mestizo en francés). Primero utilizaron propulsores británicos de BSA, Triumph o Matchless, pero con buena visión comercial comenzaron a mirar hacia los motores de dos tiempos, mucho más competitivos.


Rickman-Montesa Petit Metisse de 1973, con motor VR
El primer impulso de los Rickman fue la marca Montesa, pero don Paco Bultó fue más rápido y los atrajo para que fueran los distribuidores de Bultaco en el Reino Unido y, aprovechando su experiencia en un campo en el que la marca española todavía no tenía los conocimientos adecuados, diseñaran la primera Bultaco de cross. De ello en 1964 surgieron las Rickman Petit Metisse 250 para el Reino Unido y la Bultaco Metisse Mk 1, y de ahí... la jugada por parte de Bultaco de continuar el desarrollo y producción del modelo de cross en la propia fábrica, creando la Pursang (pur-a sang-re... lo contrario de mestiza...).

Los hermanos Rickman como podéis imaginar, no lo vieron con muy buenos ojos, por lo que llevaron a Bultaco a juicio. Pero ello les dejaba sin propulsores buenos, así que tocaron a "la puerta de al lado", creando alianza con Montesa para utilizar los motores 250 de cross españoles en sus Petit Metisse (en 125 utilizaron motores Zundapp). 

La marca de la M gótica ya tenía su gama de motos de cross (las primeras Cappra GP, derivadas de La Cross), pero no dudó en vender motores a Rickman. Los británicos crearon entre 1971 y 1973 unas novecientas motos con motores GP, MX (ambos derivados de la Impala) y el nuevo "chupado". Éste, inaugurado en la Cappra VR "Velkonen Replica", se apartaba de todo lo hecho por Montesa anteriormente con su cárter y tapas compactas (de ahí el término "chupado" con el que se le conocía) y su aleteado rizado en cilindro y culata. La ventaja de las Petit Metisse con respecto a las Cappra era el empleo en los bastidores de tubo de acero Reynolds 531, de los que Rickman eran especialistas y que no estaba disponible en la España de Franco.


Montesa Cappra 250 GP
Las Rickman-Montesa Petit Metisse 250 no se vendieron en nuestro país, como sí se hizo con las de propulsor Bultaco (recordad que fabricaron las motos a la marca del dedo rampante). Aquí Montesa vendía las Cappra, que no sólo eran tan competitivas o más que las Rickman, también eran mucho más baratas que las exclusivas inglesas de fabricación artesanal. Además en Rickman apenas daban abasto para atender a los mercados anglófonos (Reino Unido, EE.UU. y Australia)... así que los tres años que duró el acuerdo todos estuvieron contentos.





No hay comentarios:

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.