Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, David Morales, Pedro Hedo, por su aportación

05 agosto 2019

Abierto por vacaciones. CUANDO CON CUATRO CILINDROS NO HAY SUFICIENTE. 3 de 5- Los muchos sueños V-8 de los años 90

¿Cansado de "siempre lo mismo"? Aquí un pequeño repaso a las motos de cinco o más cilindros:

3 de 5- Los muchos sueños V-8 de los años 90
Durante los años 90, hubieron muchos sueños más o menos plasmados de sobrepasar los cuatro cilindros, con la única concreción clara del boxer-6 de Honda.


Honda GL 1500 Gold Wing B-6 1988
A finales de 1988 Honda sorprendía con su turismo de gran lujo Gold Wing 1500, y su motor bóxer de seis cilindros de 1500cc. Un motor ultra-suave, diseñado ex-profeso para ese tipo de motocicleta, y que le daba un plus de exclusividad que ha durado hasta hoy.  



Honda F6C 1500 Valkyrie B-6 1996
Con el mismo motor de la gran WingHonda no dudó en sacar al mercado una Custom, la Valkyrie 1500, que pese a no tener el éxito de su hermana de corazón, sí que atraía por los mismos conceptos de suavidad y exclusividad.


Boss-Hoss 350 V-8
Pero si algo distinguió la década de los 90, fue la de los muchos intentos de hacer algo diferente, y con ello proliferaron los intentos de vender motos V-8... sin mucho éxito si exceptuamos la americanísima Boss Hoss, que aun vende versiones de su monstruosa custom equipada con un no menos exagerado motor Chysler Hemi V-8 de ¡5700cc! sacado del Viper. Una aberración sin otro objetivo que el presumir de ser el que la tiene más grande...



Morbidelli 750 V-8 1994
El proyecto que mejor esperanza tenía fue en 1994 el de la italiana Morbidelli 750, con su bello V-8 transversal con cardan, pero que pecó del horroroso diseño de las fibras por parte de los reputados Pininfarina... se podían haber quedado en los coches. Lo intentaron solucionar en el 98 con un diseño mucho más logrado, pero acabaron vendiendo cuatro de estas últimas motos. Una pena.



Drysdale 750 V-8 Sport 1999
En 1999 de Australia también llegaron noticias de una preparación con componentes japoneses: la Drysdale 750 V-8, que doblaba la parte superior de una Yamaha FZR 400, con bomba de aceite de Honda y de agua de Kawasaki,  alternador y parte del cambio que poseía piezas Yamaha, embrague Suzuki... vamos, que podían presumir (y de hecho en su web lo hacen) de  poder garantizar recambio en casi todo el planeta... En 2002 aun intentaron seguir con una naked subida a 1000cc, pero poco más se supo.
Drysdale 1000 V-8 Cruiser 2002



Pero si hubo un despliegue mediático que atrajo la atención mundial, eso fue el “regreso” de Norton con la Némesis (“la diosa de la venganza”) en 1998. Se suponía que iban a copiar culatas, pistones y bielas de un -entonces de moda- puntero motor japonés de 750cc para lograr (otro más) un V-8 de nada menos que 1500 para una deportiva que debía superar sin problemas los 200cv. Como es lógico, el proyecto no era tal, sino un intento de atraer posibles inversores, quedando la Norton Némesis 1500 V-8 en apenas unas maquetas de arcilla.
Norton Nemesis 1500 V-8

No hay comentarios:

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.