Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, David Morales, por su aportación

04 agosto 2019

Abierto por vacaciones. CUANDO CON CUATRO CILINDROS NO HAY SUFICIENTE. 2 de 5- Los 70: Llegan las seis cilindros matriculables

¿Cansado de "siempre lo mismo"? Aquí un pequeño repaso a las motos de cinco o más cilindros:

2 de 5- Los 70: Llegan las seis cilindros matriculables
Pese a aquel despliegue japonés en el Mundial de Velocidad de los 60, y de la llegada de los primeros cuatro cilindros de gran serie, es Italia el país que tiene el “título” de primera seis cilindros  matriculable. Benelli no dudó en coger una Honda CB 500 Four, copiarla, y acoplarle dos cilindros más: así nacía en 1973 la 750 Sei.
Benelli 750 Sei L-6 1972

La también italiana Laverda intentó desarrollar en competición (en este caso en el Mundial de Resistencia, entonces el último campeonato “de diseño libre”) durante 1977 y 78 su admirada 1000 V-6 transversal, que con su refrigeración líquida y cardan era toda una revolución.

Laverda 1000 V-6 Endurance 1977


Pero sin duda el año clave fue 1978. Benelli ampliaba la cilindrada de su Sei a 900, y tanto Honda como Kawasaki entraban de lleno en la lucha de las hexacilíndricas. 
Benelli 900 Sei L-6 1978

Honda impresionaba a todos con su CBX 1000 seis en línea, una moto que se convirtió en un icono de motor bello y de suave (y correcto) funcionamiento, cuya leyenda sigue presente más de treinta años después.
Honda CBX 1000 L-6 1978

Pero para moto bestia, la monstruosa Kawasaki Z 1300, que con su cilindrada y refrigeración líquida (y pocos años después, inyección) se convirtió en el “no va más” tecnológico.
Kawasaki Z 1300 L-6 1978


Pese a su imagen, la verdad es que las exacilíndricas fueron motos bastante marginales: sus motores eran complejos y caros de mantener, grandes, pesados y pronto con cuatro cilindros se consiguió mejorar sus prestaciones a cambio de mucho menos, por lo que sin apenas cambios más que en equipamiento, fueron aguantando hasta desaparecer a mediados de los ochenta.



No hay comentarios:

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.