Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, por su aportación

24 diciembre 2018

Las historias del Top Throttle. ¡¡¡Feliz puta Navidad!!! ¿Feliz?

La navidad podría considerarse como una época de terror para los niños en Rosetown. Nick Orville, estaba empeñado un año tras otro, en realizar el papel de Santa Claus, en la entrada de la tienda de ultramarinos de la vieja Agnes. Y siempre lo conseguía, pues nadie más quería hacer el papel blandengue de adular a unos cuantos mocosos.

Nadie en el pueblo sabe por que Nick acabó así, entregado a la bebida. De joven era un tipo educado, callado y tímido.... La causa de su estado podría deberse a un desamor que no conozco, o quizá a las incesantes discusiones con su padre que acabaron por hacer que se fuera de casa muy pronto.
Sin embargo, se comenta que el verdadero motivo era que en realidad a Nick no le gustan las chicas, y que prefiere otras cosas.... La verdad es que en un pueblo tan cerrado de mollera como este, ese tipo de cuestiones no tiene cabida. De hecho, nadie pudo descubrir una relación de tendencia pecaminosa. Hasta es posible que fuera mentira.....
Recibió varias palizas de los chicos de su edad, por ese motivo, y se comenta que alguna de ellas le dejó graves problemas en la cabeza.
En Rosetown solo se puede ser temeroso de Dios y Nick podría haber cruzado la linea roja.
En todo caso, no parecía que tuviera maldad, ni mal corazón. Solamente se encerró en su mundo, en el que vivía el en solitario, junto con su botella de Whisky. Deambulaba entre granero y granero, sin que sus dueños se preocuparan por ello. Simplemente Nick decidió pasar allí la noche.... no había peligro. Solamente su olor, era lo que molestaba hasta a los animales.... se dice que no se lavó nunca....

Hoy es día 24 de Diciembre, y estoy observando desde el interior del Top Throttle, como Nick se dispone a escenificar su papel. El problema…..   es que parece que se tambalea más de la cuenta, y seguramente lleva muy “poca sangre en su alcohol”. Es uno de los borrachines “oficiales” del pueblo. No se le conoce trabajo alguno, y nadie sabe cómo lo consigue, pero siempre tiene una botella de whisky en su mano. Su aspecto resulta verdaderamente apropiado para interpretar a Santa Claus. Su barba blanca, si hubiera estado limpia, algo que nadie ha visto jamás, y su prominente barriga, resultan muy adecuados para enfundarse el traje de tan bondadoso personaje.

Agnes, a la que todos los niños llamaban tía, era tan rápida regalando buenas palabras, como extendiendo la mano para cobrar la mercancía. Eso si, todos los años parecía ser más desprendida en la Navidad, e incluso era capaz de regalar algún caramelo del año anterior, a algún niño que se quedaba embobado viendo el saco que los contenía.

Era una persona agradable, siempre y cuando todo transcurriera bajo los cánones estrictos del comercio: “yo vendo, tu pagas”. Si no era así, su mirada se hacía más aguda, su voz se transformaba, cambiando a un tono más grave, y su entrecejo, bastante poblado por cierto, se fruncía, mostrando un aspecto bastante menos amable. Y desde luego, si algo salía mal, su lengua viperina se encargaba de ejecutar a su oponente, transmitiendo a todo el pueblo la maldad de su enemigo…..   algo difícil de soportar, pues todo el pueblo iba a comprar a su tienda, y se quedaba charlando con ella en algún momento del día

Me levanté de la mesa y me dirigí a la tienda para ver mas de cerca el espectáculo montado por Nick, no sin antes echarle una mirada a mi querida “Bonnie”, que esperaba paciente en la puerta del Top, como si de una caballo atado se tratará. Mi fiel compañera, cada vez acusa más el paso de los años, pero ahí sigue servicial y dócil, siendo testigo de todos los recuerdos y vivencias de mi vida.

Tras apoyarme en una de las columnas de madera del porche de la tienda, me dediqué a observar la escena……  ciertamente no podía ser más desalentadora……

Había una cola de niños pequeños esperando para ser atendidos por un Santa Claus, que resultaba de todo menos adorable….  Todos lloraban, pues no querían acercarse a un ser que en la realidad era un tipo sudoroso, con la barba amarilla, debido a que hacía muchos días que no entraba en contacto con el agua, y con la cabeza mirando hacía el suelo mientras oscilaba de un lado a otro, una y otra vez, por culpa de los efectos de la botella, que solo el sabría lo que llevaba dentro.

Me encontraba a unos cinco metros del lugar, y el olor a sudor y a alcohol ya resultaban bastante insoportables. De hecho, en algún momento me tuve que tapar la nariz…..

El color de su traje, que originalmente se adivinaba rojo, ya había perdido tan estimulante color…..  lleno de agujeros, y de manchas producidas por Dios sabe que sustancias. Tenía una costra dura, de color parduzco, en la zona de sus muslos y en uno de sus costados, difuminándose en su espalda. Claramente era donde se sentaban los niños y pasaban su brazo para no caerse, dada la poca estabilidad del personaje. Muchos años, muchos niños…..   y poca agua y jabón

Los niños seguían llorando, mientras hacían cola….   no podía ser más dantesco….  de repente ocurrió algo estremecedor. Haciendo acopio de sus escasas fuerzas, Nick quiso gritar un “¡¡¡How, how, how!!!” que lamentablemente no salió nada bien.  Al hacer el esfuerzo intercalo un alcoholizado y estruendoso eructo entre medias, quedando como un “¡¡¡How, how, brrrrruuurrppppooow!!!”, que acabó haciéndole perder el conocimiento, provocando que cayera de costado. La barriga rompió los botones y asomó, como si fuera la de una vaca acostada.

Los niños arreciaron sus lloros y se abrazaban a las piernas de sus padres, intentando buscar refugio ante tal despropósito. Los padres exclamaban la poca vergüenza del “actor” y deseaban que Dios le partiera con un rayo, por lo que había hecho…. una vez mas.

Un niño suplicaba que no quería que Santa Claus entrara en casa esa misma noche. Entre sollozos, musitaba aterrorizado que rechazaba todos los regalos que había pedido, y que los donaba a la reserva india de Morehead. Otros apretaban el paso, huyendo del lugar, mirando furtivamente, asegurándose de que aquel ser no se volviera a levantar….

Me acerqué y la di con la punta del pie en la barriga, pero no se movió. Nada más caer se quedó profundamente dormido, roncando como una marmota, aunque sin soltar la botella de su brebaje, que curiosamente mantuvo su posición vertical.
Lo dejé allí, era demasiado pesado para moverlo. De todas formas, el Sheriff llegó en ese momento, con dos de sus hombres, para detenerlo por beber en público.

Agnes estaba sentada en una silla con la boca abierta, estupefacta, con la mirada perdida….  pero no por el terror de los niños, sino por las ventas que iba a perder. La mayoría de juguetes que había encargado, se iban a quedar en el almacén de la trastienda, porque los padres no iban a volver por allí, con toda seguridad.

Tras el espectáculo, volví al Top Throttle, donde me encontré de nuevo con Michael que seguía frotando la barra del bar, haciendo círculos como siempre. Observé que se colocó en un ojal del chaleco, una bola brillante. Quizá el incidente le recordó que estábamos en una época del año que se llamaba Navidad. Estoy seguro que no lo tenía muy claro.

  • ¿Sabes, Michael?
  • Dime, Sal…..
  • Creo que esta época del año incita a que intentemos apartar nuestro lado malo….
  • ¿Tu crees?
  • Lo que pasa es que aunque desearía que fuera así, hay demasiados caídos que dejan sillas vacías en la mesa, demasiadas ausencias, demasiados recuerdos, demasiados odios y rencores….
  • ……
  • Solo los niños que aún no han conocido a Nick, son capaces de sumergirse en el dulzor del ambiente, con sonidos de campanillas y canciones interpretadas con falsa sonrisa.
  • Cierto…
  • Prepara tu mejor Whisky y enciende la chimenea, que hoy celebraremos la Navidad, ajenos a toda esta parafernalia. Quizá Dios venga con nosotros, para reír y llorar por lo que pudo haber sido, y no fue. Por lo que una vez existió, y ahora no….
  • ¿Y si empezamos a celebrarlo ya, Sal?
  • Me parece bien....  Feliz puta Navidad, Michael
  • ¿Feliz?

2 comentarios:

Voro dijo...

Se lo dedico a mi amigo Mere, que tanto me insiste en que siga escribiendo.

MiguelXR33 dijo...

Fantástico!!! Feliz puta Navidad!!!

:-D

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.