Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, David Morales, por su aportación

29 octubre 2018

KTM 950 SM "wheelie machine" por Smoked Garage: máxima diversión, preciosa estética

La KTM RC8 Supermoto 950 de 2005 fue una de las motos más excitantes del inicio del Siglo XXI: motor V2 942cc de carburadores que entregaba sus 98cv sin "filtros electrónicos". 191kg sin aditivos innecesarios. Equipo de suspensiones WP, llantas de aluminio forjado y frenos Brembo de lo mejor del momento. Y un comportamiento en zonas de curvas... de enamorarse. Fue la primera supermoto "gorda" matriculable después de decenas de monocilíndricas de diversas marcas, uniendo la agilidad y diversión máxima de la categoría con un motor que permitía seguir sin miedo a las RR más cualificadas en recta (220 km/h homologados). Una moto sedienta, nerviosa, incómoda, pero que en "lo suyo", en devorar curvas, tenía pocos rivales que dieran más sensaciones... y efectividad.


El problema fue similar al de su hermana la 950 Enduro: la estética. La verdad es que se le podía perdonar ese "reloj de los chinos" que tenía como cuadro, sin siquiera cuentarrevoluciones. La parte trasera no estaba mal. El faro tan "agudo" se podía entender como una búsqueda de mejorar la aerodinámica. Pero el conjunto depósito-aletines se veía enorme, desproporcionado... sin contar lo mal que envejecen los diseños con lineas rectas. Está claro que es complejo en un motor en V, en el que la admisión ocupa mucho espacio, encontrar sitio para que el depósito tenga un volumen aceptable. También el chasis multitubular le resta espacio y lo ensancha. Al ser una moto de descendencia endurera-supermoto, el largo y adelantado asiento obliga a que el tanque sea muy estrecho en su unión. Y encima se necesitaba una capacidad aceptable porque el V twin de carburadores la verdad es que se bebe la gasolina como si la regalaran. Pero al final apenas consiguieron una capacidad de 15 litros con un aspecto camelludo nada atractivo, alto y ancho. Encima los angulosos aletines cubre-radiadores no sólo no disimulaban dicho volumen, es que lo ampliaban al verse de lado. 


Claro, cuando un propietario de esta moto entró en Smoked Garage (Badung, Bali, en la lejana Indonesia), lo primero que pensó Nicko Eigert, de Smoked, fue "¡¡vende eso y compra una BMW Nine-T!!". Pero una corta vuelta con la KTM fue suficiente para notar que no, que esta moto no podía quedar así. Retirar el conjunto depósito-asiento-tapas les acabó de convencer: la base era buena, muy buena, "sólo" había que lograr un aspecto mucho mejor. Para ello no escatimaron, se pusieron en contacto con Sylvain Berneron de Holographic Hammer, ex-diseñador de BMW Motorrad
y ahora freelance, con el que habían trabajado antes. Dos semanas después recibieron los render... y cayeron prendados: estética clásica y práctica. Perfecto.


El diseño requería una estética absolutamente distinta, sin nada aprovechable de la original SM. Así que en Smoked Garage se pusieron en marcha: un depósito complejo de hacer (no sólo por la forma y el objetivo de hacerlo de más capacidad, también por el cableado eléctrico que esconde el original, ahora al aire); un asiento totalmente artesanal (base, anclajes, espumado y el bello forro de cuero); unas tapas laterales adaptadas al conjunto; guardabarros de clásico aspecto... Muchos detalles.



Otro de los cambios fueron las llantas. De las 17" de aleación se pasó a unas bellas radiadas de 18" equipada con neumáticos Dunlop más estrechos. Ello obligaba a unas geometrías ligeramente distintas, y se aprovechó para aumentar la imagen maciza de la delantera de la moto subiendo cinco centímetros las botellas de horquilla. Ello dio problemas: la parte superior de las botellas son más finas y luego se ensanchan, por lo que hubo que adaptar la tija. También hubo que realizar torretas para que el manillar ProTraper no tocara las puntas. 
Se instaló un bello faro LED H-D daymaker y un clásico reloj Motogadget, con un soporte que disimulaba y estilizaba el conjunto. De la misma marca son puños, espejos, intermitentes delanteros y un kit de arranque sin llave. Cognito Moto suministró el conjunto luz trasera-intermitentes LED. El tapón del depósito es de Joker Machine y los silenciosos son MIVV. El cubre-cárter está hecho ex-profeso para esta moto.



De cinco meses teóricos al final la obra tardó nueve en ser acabada, pero el resultado valió sin duda la pena. Una moto de comportamiento impecable, divertida, rápida, ahora con aspecto arrebatador que seguro provoca lesiones cervicales a los que se giren a mirarla pasar por la ciudad... y a su conductor cuando abra con ganas el gas y le brinde unos largos caballitos. Lástima que nos quede tan lejos y no podamos disfrutar de su estética...


Adaptación libre de un artículo de BikeExif






Todos mis envíos largos:  LOS ESPECIALES DE MIGUELXR33

No hay comentarios:

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.