Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, por su aportación

14 octubre 2015

Bimota YB-13 por Oberdan Bezzi. La marca italiana de lujo puede y debe rememorar su pasado... parte dos

Hace algo más de un mes os enseñaba la Bimota HB-5 de Oberdan Bezzi, un bello dibujo en el que Obiboi nos enseñaba lo que según él debería ser la senda de renacimiento de la exclusiva marca italiana: mirar al pasado y, basándose en sus primeras producciones de los años 70, realizar modernas réplicas de ellas... una idea a la que, como escribí en el artículo, comparto plenamente.

Cuando Bimota comenzó a hacer motos para la calle (después de ganarse una merecida fama en competición) demostró que los potentes motores japoneses de la época era posible exprimirlos en carretera... cosa que los muy muy justos chasis nipones no permitían. El problema es que los años pasaron y lo que sólo podías encontrar con las exclusivas Bimota y algún otro artesano más, las marcas japonesas comenzaron a hacerlo... a precios accesibles. Ello llevó a la marca a buscar otras vías, algunas acertadas (gama DB y Tesi, por ejemplo), y otras no. De ahí a la quiebra, el renacimiento... pero no parece que encuentren un camino claro.


La futura Triumph Street Tracker 1100 buscará
atraer a los amantes de las deportivas neo-clásicas
Y llegamos a lo que propone Oberdan Bezzi: la realización de deportivas "antiguas", inspiradas en sus primeros modelos, pero con componentes y calidad actual. Motores todavía hay que nos retrotraigan a aquella época, por lo que sólo es ponerse manos a la obra: chasis de tubo de acero, suspensiones actuales pero con aspecto clásico (dos amortiguadores atrás... pero sigo pidiendo una horquilla convencional, no invertida), y una estética que beba de las primeras series Bimota. Eso sí, con inyección electrónica, iluminación moderna, lo mejor en frenos y neumáticos... Vamos, una neo-retro-deportiva que no pretenda competir contra las actuales RR (difícil con los buenos y tecnológicamente muy avanzados productos "de gran serie" que hacen Aprilia, BMW, Ducati o Yamaha), sino en otro mercado en el que, hoy por hoy y a la espera de la Triumph Street Tracker 1100 de próxima aparición, sólo realizan de forma casi artesanal Norton con sus Commando 961 SS (a las que Bezzi ya dio un "repaso estético") ... o nos tenemos que ir a las mucho más sencillas Café Racer de BMWMoto-GuzziRoyal-Enfield oTriumph

Hoy Bezzi nos trae la posible Bimota YB-13 utilizando el motor de las Yamaha XJR 1300, un propulsor de aire que viene nada menos que de las FJ-1100 de 1984, eso sí, convenientemente puesto al día en estas décadas (es el que equipa la gama FJR desde 1994 hasta las actuales 1300) para convertirlo en un motor delicioso, potente, musculoso y de bello aspecto... suficiente para lo que se necesita con sus 1250cc, cuatro cilindros, dieciséis válvulas, 98cv a 8.000rpm y un par motor de 85Nm, aunque seguro que con lo que
les gusta tocar a Bimota, sacarán más con una caja de aire distinta, una reprogramación de la ECU... y cuatro silenciosos bien bellos.



La parte ciclo ya la véis, inspirada en la época "pre-aluminio", un doble cuna de inspiración Norton Featherbed pero realizado con lo mejor en materiales y soldadura. Suspensiones (Ölhins), frenos (Brembo), y neumáticos (radiales anchos de perfil bajo) a la última. Y la carrocería como sus primeras realizaciones, de una pieza la carcasa del depósito y el asiento-colín... aunque esta vez realizado en ligera fibra de carbono. Remata la obra un semicarenado bajo y estrecho, como también gustaba en los diseñadores de Bimota hace treinta años, que cubre poco al piloto pero mucho al cuadro de relojes.


La verdad es que, como dije más arriba, estoy totalmente de acuerdo con las opiniones de Oberdan Bezzi. Este sí podría ser el futuro de Bimota... o por lo menos uno de los caminos a seguir, un nicho de mercado apenas repasado, sobre todo por los japoneses. Creo que mucho pudiente le gustaría tener una moto totalmente distinta al resto, no una RR "como la de todos", sino algo distinto, elegante, clásico, visceral... pero seguro capaz de sacar los colores a más de un listo en una buena carretera de curvas.




La primera Bimota con motor Yamaha, la YB-1, fue una moto de competición para las categorías 250 y 350, equipando el clásico TZ 2T paralelo de agua. Con ella corrió, entre otros, Roberto Gallina, Mario Lega (que ganó una carrera, Misano, 250, 1974), Bruno Kneubühler o Johnny Cecotto (campeón del Mundo 350 1975, aunque como lo patrocinaba Venemotos decían que era una Yamaha). Tal fue el éxito de Bimota dentro del paddock que, además de los múltiples pedidos de sus chasis YB-1, Suzuki Italia les contrató para realizar 50 motos con motor 500 twin los años siguientes (las TR500, también conocidas como Bimota SB-1), y después la misma Suzuki Japón les encargó chasis para sus motores GS 750, lo que daría la creación de las Bimota SB-2.

El motor de la hipotética YB-13 sería el 1300 de la actual XJR, que viene de las originales FJ-1100 de 1984 y que luego subió a 1200 en la primera XJR. Posteriormente llegó a los actuales 1250cc con inyección electrónica






Todos mis envíos largos:  LOS ESPECIALES DE MIGUELXR33

No hay comentarios:

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.