Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, por su aportación

30 marzo 2012

Impoz Speed Racer: Una Triumph Speed Triple a la mínima potencia...



Una moto Naked busca siempre lo mínimo: nada de carenado, poca fibra lateral, guardabarros reducidos a lo imprescindible... apenas un motor cogido a un chasis en el que se anclan las suspensiones y ruedas, y en el que se apoya el depósito y asiento.

Así que debe ser difícil reducir más todavía una naked... ¿no?

Pues aquí tenéis la Impoz Speed Racer del francés Benjamín Blanchard:


Basada en una Triumph Speed Triple 1050, este diseñador gráfico de 27 años tenía claro que podía eliminar mucho más de lo que hacen los fabricantes. Así que poco a poco fue haciéndose las piezas, fue sustituyendo otras... y aquí tienes el resultado: impresionante.


Lo primero que notaréis es que no lleva luces... ¿no? Fijaros en los laterales del depósito. Allí veréis los proyectores de cruce, aunque más bien parecen las de posicionamiento que gastan últimamente los turismos ...no parece que alumbren mucho de noche... La luz de posición trasera lo mismo, está totalmente camuflada en el borde del estricto asiento monoplaza.


En cuanto a fibras, ya lo veis... prácticamente nada. Los guardabarros están moldeados utilizando los propios neumáticos, más pegados creo que es difícil. Detrás, absolutamente nada, excepto la pieza que cubre los bajos del asiento. Un par de cubiertas de radiador, una minúscula quilla bajo el motor.... y nada más. Minimalismo a tope...
El detalle final es el uso de diversos tipos de negro, desde mate a brillante, pasando por satinados. En el depósito, por ejemplo, hay dos tonos. La horquilla en brillo contrasta con el satinado chasis... y así multitud de detalles, que le dan forma y destacan partes de la motocicleta con discreción.




Una moto hermosa, sin duda. Una pena que sea difícilmente homologable, porque seguro que debe de levantar pasiones por cada calle, cada avenida por la que te desplaces. Y seguro que la ligereza conseguida también debe notarse en las curvas...


No hay comentarios:

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.