Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, por su aportación

22 diciembre 2011

CON EL "A DE PLATA" EN EL BOLSILLO. 22- Una bomba de agua... llena de agua.

Miré un día la fecha del carnet de conducir, y me di cuenta que hace más de veinticinco años que aprobé el permiso importante, "el de moto", el A (en aquella época, A2). Así que me he propuesto daros un poco la brasa y contaros manías y anécdotas que me han ocurrido durante este tiempo. ¿Hasta cuando?... no lo sé, según me vaya acordando (algo difícil con este cerebro cada día más reblandecido que tengo)... o cuando digáis basta...

22- Una bomba de agua... llena de agua.
Durante estos veinticinco años, he tenido dos problemas con bombas. Este fue el primero:
En uno de mis últimos campamentos Scout (tendría sobre los 19 años) me tocó encargarme de la bomba de agua. La situación era que por problemas de falta de lugares de acampada, acabamos en un campo de labranza que nos dejó un lugareño. Para nosotros -la verdad es que éramos muchos- el sitio estaba muy bien: era amplio, tenía una pequeña letrina, una caseta donde cocinar y guardar los alimentos, y una pequeña "piscina" donde almacenar agua de un hondo pozo, sacada con una bomba.



El abuelete me explicó a mí, el que más idea tenía de mecánica (o sea, imaginad al resto... pero es que yo era el único que leía revistas de motos, aparte de tener una Vespa), como arrancar y mantener dicha bomba. 

De entrada estaba dentro del pozo, en una especie de balcón bastante profundo hecho con hierros, donde bajabas con una escalera de mano. Allí debías abrir la llave de gasolina, dejar que el (tan viejo como la bomba) carburador se anegase y dejara caer unas gotas (que le daban un regusto asquerosillo al agua), enroscabas la áspera cuerda al volante de inercia y después de hacer que éste girara un poco hacia delante y atrás, tirabas con fuerza. Yo siempre he tenido un don con estas cosas de los arranques "animales", y lograba no dar más de tres tirones antes de hacerlo funcionar. Vamos, que el puesto de "bombero" fue mío.



La verdad es que la bomba tenía un montón de años pero funcionaba de miedo, con un caudal considerable, motivo por el que el abuelo no la cambiaba por algo más moderno que apenas podía subir agua arriba si no invertías una cantidad alta de dinero. Como podéis imaginar, del pozo salían dos tubos: uno era ancho y de plástico blando, por el que subía el agua. El otro era un artesanal prolongación metálica del tubo de escape, para que el "bombero" no se ahogara en el pozo con la azul humareda del viejo motor dos tiempos, retenida además por unos tablones que pusimos en la boca del pozo para evitar que algún niño cayera por el agujero.
Pero el problema fue que dichos tablones animaban a los niños a acercarse mucho... demasiado... y algún valiente se le ocurrió colgarse de la gruesa manguera de agua. Si hubiese sido en un momento en el que el motor estaba parado, pues posiblemente no hubiese pasado nada, pero se ve que al niño lo que le hizo gracia era ver como vibraba la tubería con los impulsos del líquido al subir y quiso probarlo agarrado a ella. La goma se dobló con el peso, contactó con el caliente tubo de escape y se quedó pegada a él. No tardó en fundirse, hacerse un agujero y comenzar a perder agua con un gran chorro... que entró en el escape y ahogó, literalmente, el motor.



Así que ahí estábamos, sin bomba de agua, sin medio de sacarla del pozo, y aguantando el careto del Cura jefe del Grupo Scout. Trajeron una bomba del pueblo, pero tal como he comentado, las normales eran demasiado flojas para tanta altura y necesidad de caudal.
Bueno, pues yo me propuse arreglar la bomba, pese a los malos augurios de todos, el Cura el primero. Entre cuatro la sacamos del pozo y comprobé daños. Saqué el escape y estaba lleno de líquido. Quité la bujía, le di a la "cuerda de arranque" y saltó hacia arriba un chorro de agua de casi tres metros... La cosa no pintaba bien, sabía que le iba a tener que dar muchas, muchas veces a la cuerda hasta que quedara el cárter del dos tiempos libre de agua. 
Otra cosa que me daba vueltas era el encendido: si se había mojado el generador no había nada que hacer pero ¿cómo comprobarlo? Pues con ayuda... que además fue voluntaria: se me arrimó una de las "scauitas" y con voz dulce dijo "¿Te ayudo en algo?" je, je... algo malévolo pasó por mi mente... "Sí, mira, coje aquí" le dije mientras le pasaba la bujía cogida a la pipa. Coloqué la cuerda, balanceé el volante de inercia... ¡y le di con ganas! La pobre jovencita saltó hacia atrás dos pasos mientras sacudía la mano "¿Que te pasa?" dije con cara de no saber lo que ocurría "Me ha dado la corriente". Pues eso... ya sabía que el encendido daba chispa... :-D



Llegó lo más duro... más de una hora de dar y dar y dar a la cuerda. Cuando ya tenía la mano que no podía más, y cuando ya nadie me prestaba atención (excepto el cura, que no me quitaba de encima sus ojos frustrados), decidí hacer una prueba. Monté el escape, la bujía, abrí el paso de gasolina, vi caer las dos o tres gotas, cerré la llave, cuerda... balanceo... ¡y tirón! pra-paa-paa-pra-paaaaaa..... Y se paró. Pero yo tenía claro que sí arrancaría. Un intento fallido y a la tercera arrancó con un rugido que no delataba los montones de años del motor. Mi cara no la vi, claro, pero os la podéis imaginar... ...y la del Cura también... je, je, je... Unos días después terminó el campamento, el dueño del terreno estaba contento y la bomba funcionaba de lujo. Y yo fui el héroe por un momento.



P.D. ¿Qué tiene que ver esto con las motos? ... bueno, si véis las primeras líneas pone "revistas de motos" y "Vespa"... o sea, se habla de motos ¿no?   ;-)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me ha gustado la historia, pero no el final.
Por que tenéis ese pique entre vosotros, lo que tu cuentas nos a pasado a todos los que hemos hecho enduro alguna vez, pero esta claro que tu esto lo has puesto por lo que puso playa del48 y que en comentarios le pusiste en anónimo que que tenia que ver esa historia con las motos, y como tu lo pusiste en anónimo yo no voy a ser menos.
Pero cuando se dice algo tendríamos que dar la cara.
Feliz Navidad a todos de un compañero.

MiguelXR33 dijo...

Para el que no sepa de qué va lo que dice este señor, los comentarios, escritos en "Años 70. La profa de matemáticas y mi desvergüenza" de Playa del48, fueron los siguientes:

+++desde aquí+++
Anónimo dijo...
¿Donde están las motos en esta historia?
11 de diciembre de 2011 00:47

Anónimo dijo...
Ja, ja.... sí hay motos: Rafa quiere ser mecánico de motos ("Aprendí a montar antes que a andar"), y al conocer al marido de Alicia, este le dice que sería un buen piloto de Enduro.

Si es que miráis pero no veis... :-D

Una historia cojonuda... estoy loco por ver como acaba... Porque... leerla en una casa tranquila y bien acompañado... puede ser interesante ¿no? ;-D

TSM.
+++hasta aquí+++

Bueno, ahora ya estamos en antecedentes ¿vale? Sigamos:
1º- Yo no fui quien escribió el primer comentario.
2º- Yo fui el que escribió el segundo. Los que sigáis mis escritos, sabréis que yo abuso de los puntos suspensivos... una tonta manía, pero a mí me gusta así, como el intentar no poner faltas de ortografía. Además, los "emoticonos" yo los pongo con nariz. ¿Tengo que dar alguna prueba más?
3º- Sí lo envié en anónimo, y la explicación es simple: en mi casa somos cuatro, así que tenemos que cerrar la cuenta de gmail cada vez que finalizamos. Cuando envié esto, no la tenía abierta, y salió como anónimo. Pero firmé TSM... si buscas, verás que varias veces ya he firmado así.
4º- Yo no solo no me pico con Playadel48, al que no tengo el gusto de conocer, sino que considero su obra magnífica. Me encanta leerlo e inspirarme con sus historias. Por eso le defendí ante el primer mensaje que envió un anónimo (que creo que sé quien es, pero no puedo asegurarlo). Y por eso he finalizado "una bomba de agua..." con sorna: no me gustó lo que puso el anónimo, y no he querido darle motivo para que lo ponga.
5º- Por desgracia para mí, yo no he podido apenas hacer Enduro, por lo que ha sido la única vez en mi vida que he "resucitado un motor ahogado"... y como aquí puedo y quiero, he escrito la historia.
6º- Ahora que "he dado la cara", supongo que tú, ANÓNIMO, no serás menos. Por predicar con el ejemplo y tal...
7º- ¿Compañero de qué o de quien? Sólo tengo dos compañeros de trabajo que hagan Enduro, y son suficientemente hombres y amigos para si tienen un problema decírmelo a mí a la cara. Además, no lo escribirían así. Si eres compañero de salidas en moto, también podrías decirlo delante de una cerveza. Si no nos conocemos... ya sabes lo que dicen en el trabajo "no somos compañeros, solo coincidentes". Pero siempre estoy abierto a conocer gente que valga la pena.
8º- Feliz Navidad para ti también... bueno, yo no creo ni en el significado religioso ni en el consumista de lo que hoy en día llamamos Navidad. Así que casi mejor te deseo un Feliz 2012, que además son más días de felicidad.

Espero haber utilizado correctamente signos de interrogación, acentos y puntos para que no haya dudas de interpretación de lo arriba expuesto. Para más comentarios ya sabes, en el foro me puedes enviar todo lo que quieras por privado. Pero no me asusta si decides ponerlo aquí. Soy MiguelXR33, por si no lo habías visto.

TSM. (Por cierto, para los que no me conocen, TSM significa "Trail Suzuki Miguel"... una tontería que igual un día cuento)

ESCARPIAS dijo...

Hostias.....me alegro de no ser ese anonimo jeronimo

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.