Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Para mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.
Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, David Morales, Pedro Hedo y José Luis Cuevas, por su aportación.

20 noviembre 2011

Años 70. 16 años y el problema existencial del motero.


.
16 años. El problema existencial del motero.

Mi hermano Jerónimo, dos años mayor que yo, fue el primero en tener una moto de campo. Una lobito 74, que subió a 125 poco después de comprarla.
Durante un largo mes no puede probarla. Además de tener la excusa de que yo no tenía carnet, por aquel entonces Jero hacía su propia vida y apenas nos relacionábamos. 

Era cuestión de tiempo. No tardo en planteársele el problema existencial que ha regido nuestras vidas durante los últimos cuarenta años. ¿Qué da más gusto, una tía o una moto?

Todos los que visitan voromv conocen la respuesta: Depende de que tía y de que moto. Y jero no dudó por un momento que las tetas de la británica le ganaban por goleada a los escasos quince caballos de aquél hierro.
Como iba diciendo, una despampanante inglesa lo retuvo en Sevilla todo un fin de semana. Era esa clase de tías que llamadas a engordar en su edad adulta, exhalaba exuberante sensualidad en el apogeo del final de su adolescencia.
Como la moto la tenía en Morón, pueblo que está a sesenta kilómetros de Sevilla, Jero no tenía forma de evitar que yo cogiese su moto, a no ser que se quedase sin mojama. 

¿Quién puede resistirse a esa edad a la sonrisa picarona de una rolliza calentona? ¿Tenemos acaso derecho a privarla del placer que se merece? Anda Jero, quédate con la giri que te caliente, que en Morón en invierno hace mucho frio.
Todos sabemos lo gustosa que puede ser una gordita adolescente, pero también sabemos lo que sacia la grasa. Y como a las cabras nos tira el monte, a mi hermanito se le ocurrió coger el autobús el domingo por la mañana para venir al pueblo. 

Jero me dijo que había desflorado a la prójima, disfrutando de sus humedales. Nunca sabré si es cierto. Pudo mentir ella, pudo mentir él, o puede mentirme ahora mi memoria. Que más dá. Yo sí que me desfloré en el barro. Y desfloré el cilindro nuevo de 125, lo que mi hermano tardó años en perdonarme.
.

No hay comentarios:

LOS DIEZ ARTÍCULOS MAS LEÍDOS EN EL ÚLTIMO MES: