Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Para mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.
Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, David Morales, Pedro Hedo y José Luis Cuevas, por su aportación.

22 agosto 2013

Las historias del Top Throttle. El día que Betsy no estuvo húmeda.

.
El día que Betsy no estuvo húmeda.

Como ya sabéis, Betsy es la BSA de mi "archienemigo" Billy.
Siempre dejaba un charquito de aceite bajo el motor, cada vez que paraba. En caliente eran mas evidentes sus humedades entre cárteres, que las humedades de entrepiernas de Mimy, cuando la desprecio después de haberme estado rozando toda la noche. Eso "le pone"...

Nuestras motos las repara Max. Bueno... seguramente eso es mucho decir. Mas de una vez cargué la moto en la furgoneta del viejo Francis, junto con un saquito que contenía las piezas inmontables por Max. Ese buen mecánico, al que había que ir cuando algo salía mal, es caro y está en Stafford.

El taller de Max, hay que verlo. El suelo de tierra está mezclado con el aceite de motos, coches, tractores y otros artefactos incalificables. Forma una especie de argamasa nauseabunda, que se hunde bajo los pies, cuando andas sobre ella. Socarronamente, Max, cuenta que en alguna ocasión había perdido alguna pieza, engullida por ese fango oleaginoso.
Las paredes del taller, hace tiempo que ya tomaron el tono monocolor del suelo. El mismo Max está tan sucio que ya es capaz de mimetizarse con el entorno.....

Max es tan mal mecánico, y guarro, como buen tipo. Jamas engaña con las reparaciones. Si algo no sabe hacerlo, te lo dice sin ningún reparo. La putada es que lo dice cuando ya está todo desmontado.

Un día coincidimos Billy y yo, en el taller. Mi Bonnie tenía un problema eléctrico, obra de ese siniestro señor Lucas. Betsy simplemente necesitaba un cambio de aceite, que Billy pidió a Max, mirando el suelo de su lado derecho.
Max andaba de un lado para otro, con su eterno puro en la boca, muy ajetreado, como siempre. Realmente le estresaban mas ese día, los gritos de su mujer calificándole de manera irreproducible.

Ese día, Max le dijo a Billy: "te voy a poner el mejor aceite que existe, en tu moto."
Billy dejó de hacer círculos en suelo, con la punta de su pie, y le dijo: ¿Seguro?
Entonces Max le comentó: "Te voy a poner el aceite que he retirado de esa cosechadora, señalando con un dedo, una máquina inmensa que había tras el taller. Amigo, ese aceite viene directamente de la  fábrica Ford. ¡¡¡Es aceite oficial!!!. Ademas, te lo dejaré a buen precio"
Billy respondió: "Vale".
Billy es muy tacaño, tanto que a veces pienso que conserva todos sus dedos, también para poder meter en su puño las pocas monedas que atesora.

La mujer de Max, cada vez le gritaba e insultaba mas fuerte. Billy y yo estábamos fuera del taller, mientras hacíamos tiempo, y por supuesto, sin mirarnos. Al cabo de un tiempo ya con los nervios perdidos, Max nos gritó: "Largaos de aquí. Hoy ya he terminado, maldita sea mi vida. Esta mujer gritona y estos ocho hijos salvajes van a terminar con mi mierda de existencia." "Tu moto ya está Billy, puedes llevártela de una puta vez."


Ese día coincidimos también en el Top Throttle. Desde la otra punta de la mugrienta barra, oí que Billy le decía a Michael: "Hoy Max ha hecho un buen trabajo, y barato. El motor suena mas metálico y fuerte que nunca. Ademas, ya no pierde aceite."

Billy esperó, sin decir nada, a que me fuera de allí. Tras despreciar a Mimy, y beber de un trago lo que quedaba de Whisky, me fui. Al llegar a la carretera de Stafford vi a Betsy a mi lado rugiendo con atronadores golpes de gas en vacío....

Frenamos y esperamos con los motores en marcha, a que el perro del viejo Francis bajára la pata, tras mear en el poste de telegrafos. Cuando sus uñas tocaron el suelo, aceleramos a fondo. Partiendo como exhalaciones. Ese día Betsy era mas rápida, pero al engranar la cuarta marcha..... se oyó un crujido metálico fortísimo. Me recordó al chasquido de un rayo cuando toca suelo. Billy se quedó frenado como si hubiera estado atado a una cuerda invisible que se hubiera tensado de repente.
Reduje la velocidad y, dando media vuelta, me acerqué donde mi rival estaba parado, para ver que había sucedido.
Billy miraba el suelo de su lado izquierdo, con las manos en los bolsillos. Betsy tenía una pieza metálica que le asomaba por la parte inferior del cárter. Juraría que era una biela.

Musitando, como siempre, Billy dijo al aire: "Ahora sé porque sonaba metálica y fuerte. También sé porque no dejó mancha de aceite, en la puerta del Top Throttle.........  El muy hijo de puta......
.

1 comentario:

MiguelXR33 dijo...

Esto ya lo sabía yo... solo había que dejar que calentaras un poco. Cada vez me gusta más lo que escribes. En esta te has salido. Ya estoy recomendándolo, claro.

Voy a tener que esforzarme con mi próxima historia... bendita picada.

LOS DIEZ ARTÍCULOS MAS LEÍDOS EN EL ÚLTIMO MES: