Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, por su aportación

13 agosto 2010

ENDURANCE (Una historia de Resistencia). 3 de 4: Ánimo


(Novela)  ENDURANCE (Una historia de Resistencia) 
3 de 4. Ánimo.
  Tres vueltas y mis miedos se han esfumado casi por completo. De hecho, apenas me siento dolorido (magníficas las manos de Ainara, nuestra “fisio”).  Un estado de ánimo cada vez más alto me está embriagando. En la recta sigo siendo presa de los –a veces muchos- caballos de más de la competencia pero, para mi sorpresa, en las curvas no solo lo recupero sino que, incluso, me permito el lujo de adelantar a más de uno ¡incluso de dos!.  Yo tenía claro que lo que le falta de motor a nuestra moto lo suple por una agilidad y una economía por encima de los demás, por lo que en las curvas solo los pilotos profesionales nos achuchan, pero creo que la oscuridad no le sienta igual de bien a todo el mundo, y algunos van realmente parados, frenando pronto, entrando mal en las curvas y acelerando con precaución...  ¡y yo le tenía miedo a la noche!


  Miro el reloj al pasar por meta y me doy cuenta que, sorprendentemente, ya llevo la mitad del relevo. Nos los hemos planteado bastante largos, intentando apurar el depósito y el bajo consumo de nuestra motocicleta, para recuperar lo que perdemos en aceleración  haciendo menos paradas.

  Lo que ha hecho que el tiempo corra rápido es que me he enganchado a un grupo de tres motos que parecen un tren: tumba la primera, luego la segunda, luego la tercera, ahora yo. Levanta la primera, luego la segunda, luego la tercera, ahora yo. Sí, me sacan en la recta, pero en menos de tres curvas ya los tengo y me marcan por donde ir. Al principio de cogerlos pensé en pasarlos, pero sólo iba un pelo más rápido y ahora voy muchísimo más tranquilo. Esto es resistencia: ritmo constante sin castigar la mecánica, pensar en el segundo, no en la décima. Y con ellos me lo puedo permitir. 


2 comentarios:

voromv dijo...

Bien, bien. Cada capítulo es mejor que el precedente. Nada que envidiar a narraciones, que hace tiempo salian en alguna revista del sector.

Todo lo que sale en este capítulo te hace revivir esos momentos en los que notas como los nervios dejan de atenazarte, para ir "soltandote" y dandote cuenta que no eres tan inferior en la moto, como auqllos que te intimidaban. Que los pilotos no solo son colorines y carrocerias agresivas, debajo de ellos. En este deporte, por encima de todo, aún está el hombre (o mujer), con sus nervios, su templanza, su instinto asesino.....
Gracias MiguelXR33, pero..... ¿cuatro capítulos, no es poco?

(enviado el 19 de agosto de 2010 a las 10:41h)

MiguelXR33 dijo...

Bien, por ahora la historia es un relevo nocturno. No digo más, ya comentaré cuando la semana que viene publique la última parte... ¿o no será la última?...

(enviado el 19 de agosto de 2010 a las 15:35h)

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.