02 diciembre 2013

Hesketh V 1000: la moto que vino de la más alta aristocracia británica


Este fin de semana el amigo Sergio Cobo de masmoto.net nos enseñaba la futura Hesketh 24, una motocicleta que representa el retorno de la marca británica. Os hablaré de ella en mi próximo envío pero, primero, hablemos un poco del Barón Hesketh, de Fórmula 1 y de su posterior creación de motocicletas.




Todo empieza cuando Lord Alexander Fermor-Hesketh, 3er Baron de Hesketh, decidió a sus 22 años formar un equipo de competición automovilístico. Conoció a James Hunt y, después de una temporada en F-3, saltaron a la Fórmula 1 con el Hesketh 308 donde participaron de 1973 a 1978, ganando un gran premio y destacando por el aspecto "playboy" del equipo, por su profundo carácter británico y por renegar de lucir patrocinadores.


Hesketh V-1000 prototipo pre-serie





En 1982 Lord Hesketh decide levantar una fábrica en Daventry donde construir su siguiente sueño: crear una moto 100% británica, no inspirada en las (cada vez más decadentes) Norton, BSA o Triumph, sino en aquellas hermosas y potentes V-2 Brough Superior y Vincent. Así que con la ayuda de Weslake, un afamado preparador de motores de coche y fabricante de motores de Speedway para moto, crearon un V-2 a 90º 
de 992cc (95x70mm) refrigerado por aire y, como novedad en la industria motociclista británica, doble árbol de levas en culata y cuatro válvulas por cilindro. La caja de cambios era de cinco velocidades formando una pieza con el cárter motor (lo normal hoy en día). Del encendido y el motor de arranque, claro, se encargaba Lucas.



El resto de la moto seguía respirando aroma británico: diseñada por John Mockett 

(posteriormente encargado del renacimiento de la Triumph de John Bloor, y creador entre otras de las nuevas Bonneville o de la inmensa Rocket III), incluía un bastidor multitubular de acero en el que el motor hacía funciones portantes, y el piñón de salida del cambio y el eje del basculante eran concéntricos. Las suspensiones eran Marzocchi, los frenos Brembo y las llantas eran propias, basadas en planchas de aluminio aluminio prensadas y posteriormente remachadas.



Pero pronto el sueño de una moto que reviviera la industria comenzó a hacer aguas. La moto era poco potente comparada con las japonesas de cuatro cilindros (sobre los 86cv, cuando los japoneses entonces ya llegaban sin problemas a más de 100cv) y, peor, comenzaron los problemas de fiabilidad ocasionados por un cilindro trasero que se recalentaba en exceso, y un cambio que fallaba
Hesketh V-1000 Vampire de 1984
muchísimo. También la moto era muy pesada -240kg- para ser un bicilíndrico y con el peso situado muy alto, por lo que la manejabilidad dejaba mucho que desear. Encima, por mucho que la vendieran como "moto de lujo" algunos componentes (relojes, piñas, pinzas de dos pistones, retrovisores...) no estaban a la altura. Con apenas 139 unidades fabricadas, entraron en quiebra.



Aquí no acababa la historia de la Hesketh V 1000, ni mucho menos. El motor
Hesketh V-1100 Vortan prototipo de 1994
intentó ser vendido a Triumph, incluso hubo una V-1000 con ese logo expuesta en salones, pero la marca estaba en las últimas y no eran capaces ni de evolucionar el propulsor ni crear una moto nueva. Así que Lord Hesketh compró todo y formó Hesleydon Ltd, donde comenzó el desarrollo de la segunda V-1000, la Vampire, que destacaba por su gran carenado. Pero claro... la moto seguía siendo la misma, con los mismos problemas

Hesketh V-1200, mejorada en suspensiones, frenos, neumáticos, encendido y fiabilidad mecánica
de fiabilidad, y el inmenso carenado no favorecía en nada una manejabilidad dudosa sin él. Apenas cuarenta motos y una nueva quiebra en 1984.



Y aunque os parezca increíble, no fue el fin de la producción... que no ha parado hasta 2010. Mike Broom, piloto de pruebas de la marca, se hace cargo del utillaje, garantizando la continuidad del recambio. Es más, bajo pedido continuó fabricando algunas unidades, sobre las 12 al año. Además, hubieron evoluciones -un radiador de aceite para refrigerar el cilindro trasero; modificaciones en el cambio; frenos, llantas y suspensiones más modernos... incluso aumento de cilindrada a 1192cc, la V-1200- y llegó a sorprender en 1992 con la V-1100 Vortan, una "naked deportiva" con chasis de acero rectangular y una estética... mejor mirar la foto...



En 2010 la marca fue de nuevo vendida, esta vez a Paul Sleeman, el actual propietario. Por supuesto, aun ha habido una última V-1000... carta de presentación de la futura Hesketh 24. Pero eso, os lo cuento en el siguiente envío.



Fuente: Odd-bike.com, Motorcycle News y Hesketh Motorcycles.


Sigue aquí: Hesketh 24: el retorno de la gran V-Twin británica... en serie muy limitada.



                                            Todos mis envíos largos:  LOS ESPECIALES DE MIGUELXR33

No hay comentarios:

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.