05 agosto 2013

Bocetos. Yamaha FZ 600 SCRAMBLER. Una vida diferente para las originales Fazer


Estaba dando un vistazo a algunas páginas de preparaciones (sobre todo una sobre el mundo Scrambler, que me apasiona) y he visto que, realmente, para transformar una moto de carretera en una moto de look off-road... simplemente hay que tener ganas. He visto varias con base clásicas tipo BMW boxer "de carburador", Moto-Guzzi, Ducati, Honda CB 450, Dominator 650 y CX 500, Kawasaki KZ 750... ¡¡hasta una con base Suzuki Gladius 650!!

Así que mientras paseaba a mi perra Nana estuve pensando en una moto que "se saliera de lo normal" entre las Scrambler... ¿y qué tal una cuatro cilindros?. Además que fuera ya "veterana" (más de diez años) para que saliera económica de precio de segunda mano; que llevara chasis "de tubo" (nada de aluminio, por estética y fragilidad); que tuviera el cableado y manguitos bastante cubiertos (por lo que no valían motos completamente carenadas al estilo Suzuki GSX-F)... vamos, cosas así. Candidatas surgieron varias: Suzuki Bandit 600, Honda CB 750 y Kawa Zephyr -ambas con refrigeración por aire y dos amortiguadores-  pero lo cierto es que con su estética ya clásica la cosa resultaba "bastante fácil", apenas subirle manillar y suspensiones y acoplar llantas de radios.

He de reconocerlo... yo ya tenía en la mente una candidata: motor elástico, chasis de tubo bien visible, posición de conducción erguida, el reto de tener que modificar toda la trasera... y también la delantera (y, además, es la moto que tiene Voro): la Yamaha Fazer 600 de 1997 a 2003. Así que simplemente usando para el boceto el tren delantero completo de una Triumph Scrambler (aunque podría valer de una Trail-asfalto con llanta delantera de 19" estilo BMW F 650, Aprilia Pegaso, Honda Vigor, Suzuki Freewind...); un escape tipo megáfono elevado en su salida; un aligeramiento del subchasis trasero; un par de guardabarros de aluminio de los que se venden para clásicas, lo mismo que el conjunto de luces, velocímetro y portamatrículas; y un asiento artesanal de aspecto vintage. 




Quizá le haría falta unos neumáticos de tacos, un cubre-cárter, un manillar tipo cross y unas estriberas dentadas ¡¡y a la montaña!! Eso sí, teniendo en cuenta claramente lo que es: una Scrambler, una moto de poca distancia al suelo, cortas suspensiones y geometrías poco válidas... pero ¿quien dijo miedo? Porque seguro que por montaña peor que algunas "Trail" tipo Versys, Multistrada o la serie X de Honda no va...




                                            Todos mis envíos largos:  LOS ESPECIALES DE MIGUELXR33

No hay comentarios:

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.