27 junio 2013

Suzuki T-61 400 "Catalina Special" por Speedtractor. Una antigua custom que prefiere ensuciarse...

¿Como lograr recrear una BSA Catalina 500 del 59...
Cuando pensamos en una Scrambler, inmediatamente nos viene a la mente aquellas hermosas motos británicas mono y bicilíndricas de carretera ligeramente adaptadas a pisar tierra. Esos grandes cárteres, esos inmensos cilindros y culatas, todo ello rodeado apenas por los tubos del chasis, un pequeño depósito y un plano asiento. Una de las que podríamos considerar de las primeras, y base de una exitosa gama del inicial Motocross, fue la BSA Catalina Scrambler 500 de 1959, simple, sobria... hermosa.

...partiendo de una Suzuki Savage del 86?
Con esta moto en mente, ahora volvemos a las fechas actuales y nos situamos en Japón, sede de Speedtractor. Si miráis su página, veréis su pasión por aquellos pioneros del off-road, intentando traer parte de aquella esencia a la actualidad. Y qué mejor 
que intentar recrear una moto pura, simple, que nos traslade allí. Así que cogieron una Suzuki LS 400 Tempter (a Europa llegó en 1986 como Savage 650 -652cc-, convirtiéndose por unos meses en el monocilíndrico más grande en producción hasta entonces) y comenzó la preparación.

Del motor poco hay que decir. Se adoptó un escape completo artesanal, con un aspecto de ser verdaderamente ruidoso. La caja de admisión se manipuló un poco, siempre pensando en uso campero, y lleva un filtro de aire K&N.
El chasis sí ha llevado algo más de trabajo, sobre todo en la parte trasera. Se ha buscado realzar una linea recta paralela al suelo que recorre la moto de delante a atrás, marcada por la culata-depósito y el asiento-chasis-tapa lateral, acabando en un guardabarros metálico. Depósito y tapas son artesanales.

En cuanto a las suspensiones, delante la horquilla original de 38mmø ha sido modificada para conseguir un poco más de recorrido. Detrás otro juego de amortiguadores también intentan ganar un poco más de desplazamiento.
Las llantas han sido sustituidas por otras Akront de 17", montando delante un neumático de gran balón, más llamativo al no llevar guardabarros. Lo más espectacular es el hermoso tambor de doble leva delantero con cuatro zapatas, una verdadera maravilla, que acompaña al trasero original.

Las luces siguen la tónica minimalista y vintage: un faro delantero no muy grande, una luz mínima atrás y unos pequeños intermitentes camuflados. El velocímetro también es de pequeño diámetro, montado en un manillar ancho y no muy alto.


Una verdadera joya, una lástima que se realice en Japón... aunque bien pensado, si le quieres dar una segunda vida a tu Savage, seguro que hay muy buenos talleres aquí capaces de lograr lo mismo (o más). Eso sí... por favor, el neumático delantero con llanta de 19" y no tan exagerado ¿vale?


Por cierto, como alguno lo pensaréis, ya lo digo yo: no sé donde está la inspiración en la BSA Catalina, pero bueno...  :-/



Fuentes: BikeExifSpeedtractor y los amigos de MotorPasión Moto.







Todos mis envíos largos:  LOS ESPECIALES DE MIGUELXR33

No hay comentarios:

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.