Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, David Morales, Pedro Hedo, por su aportación

28 agosto 2019

Abierto por vacaciones. EXTRAÑAS MOTOS CON ALMA ESPAÑOLA. 8- Alfer y Anvian: el "stilo italiano"


Extrañas motos con alma española. 8- Alfer y Anvian: el "stilo italiano"
Cuando a finales de los 70, principio de los 80, estaban "tocadas de muerte" nuestras grandes fábricas (Bultaco, Montesa, OSSA, Sanglas) todo parecía que iban a sobrevivir únicamente Vespa y los fabricantes de ciclomotores como Derbi o Rieju.

Publicidad de la Alfer 250 Enduro 1982 (de Cartelmotor.com, gracias)

Pero hubieron otros emprendedores que se echaron la "manta a la cabeza" y miraron cómo se hacían las cosas en otros sitios... en Italia más concretamente. Allí comenzó a florecer una amplia industria auxiliar que fabricaba todo tipo de componentes para sus grandes marcas (que también pasaban momentos de apuro, como Ducati, Morini, Guzzi o Laverda)... pero que hizo que florecieran un montón de pequeños fabricantes. Los caros motores los podías comprar ya hechos. Todos los accesorios (desde ruedas, frenos y suspensiones, hasta sistemas eléctricos o plásticos) podían suministrarlos también otras empresas. Así que lo único -que no es poco- que hacían era diseñar un chasis, darle una buena estética y publicitarlo por el país... y el mundo... normalmente participando en competición. De ahí surgieron marcas como Acossato, SWM, Gori, Italjet, Ancillotti, Aprilia... que participaban normalmente en Enduro y Trial con sus competitivos pilotos italianos que les daban "caché".

Anvian 250 Cross. 1982

Pues aquí en España no fuimos menos. Seguían habiendo ganas de fabricar motocicletas, así que se copió este estilo de pequeñas series con componentes fabricados por otros, válido siempre que el 67% fuera nacional para no ser consideradas "motos de importación" y pagar más impuestos. De ahí, sobre todo, surgieron dos marcas endureras: Alfer y Anvian (luego ARM). 

Alfer 250 Enduro. 1984

Lo bueno que tenían era su flexibilidad. Como la producción no era grande, no almacenaban mucho stock, por lo que también podían efectuar grandes cambios en sus modelos... algo muy necesario en aquella época, en la que en apenas un lustro pasamos de los tubarros por debajo a la "bufanda"; de las suspensiones cortas a largas y con monoamortiguador; de los motores de aire a los de agua... En muy poco tiempo superaron a sus vetustas rivales nacionales y no tuvieron ningún rubor en mirar con orgullo a las marcas italianas.

Anvian 250 Cross. 1985

Como todo, la liberalización del mercado y la entrada masiva de todas las marcas que hasta entonces estaban vetadas en nuestro país (sobre todo japonesas) hizo que jamás fueran grandes marcas.... pero muchos aficionados las recuerdan por lo que eran: buenas, modernas, fiables... y (casi) "Made in Spain".

Alfer 80 Enduro. 1985






No hay comentarios:

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.