15 octubre 2018

CON EL "A DE PLATA" EN EL BOLSILLO. 68- Adiós a Salvador Gascón, uno de esos grandes motoristas sin título

Miré un día la fecha del carnet de conducir, y me di cuenta que hace más de unos larguísimos veinticinco años que aprobé el permiso importante, "el de moto", el A (en aquella época, A2). Así que me he propuesto daros un poco la brasa y contaros manías y anécdotas que me han ocurrido durante este tiempo. ¿Hasta cuando?... no lo sé, según me vaya acordando (algo difícil con este cerebro cada día más reblandecido que tengo)... o cuando digáis basta...

68- Adiós a Salvador Gascón, uno de esos grandes motoristas sin título
Me acabo de enterar de la triste noticia del fallecimiento de Salvador Gascón a los 72 años. Sí, quizás tú, amigo motero, no tengas ni idea de quién te hablo. Si no frecuentas la costa de la Comunidad Valenciana, posiblemente no conozcas el restaurante "Casa Salvador" en Cullera, donde podrás comer la auténtica paella valenciana (y no ese "arroz con cosas" que se vende como "paella" en algunos lugares). Si te pilla lejos motear por la zona, igual no conoces "Moto Moto Tapas", un restaurante donde no sólo comerás bien, lo harás rodeado de centenares de recuerdos moteros. Si no te gusta la gastronomía, seguro no conocerás sus libros de cocina. 

Pero no voy a escribir de ese gran Salvador Gascón... hoy toca nombrar al motero hasta lo más profundo de su ser que era.

Para los motoristas valencianos, y para muchos de España, "el señor Gascón" fue más, muchísimo más, que un gran cocinero y hostelero. Fue presidente del MotoClub Cullera en los 70 y 80, organizando carreras del Campeonato de España de Velocidad entre las calles de la ciudad donde rodaron los mejores: Nieto, Tormo, Grau, Cañellas, Aspar, Champi, Crivillé, Cardús, Garriga y otros centenares que me dejo. Fue de 1982 a 2009 el presidente de la Federación Valenciana de Motociclismo, y logró traer el Mundial de Supermotard, además de campeonatos de Europa de Trial y SM a la provincia. Con él, el Territorial Valenciano de Velocidad se convirtió en el más numeroso en pruebas de España, más incluso que el propio Nacional. Y al no permitirle la Generalitat Valenciana crear un circuito (cómo recuerdo aquel verano de "las noches de la Ribera" intentando promocionar, sin éxito, un circuito para los aficionados), desmontó el Provincial de bordillos y farolas. Pero no dejó sin carreras a los pueblos, con aquel divertido campeonato PromoBikers, donde se corría barato con motos de cross y enduro sin apenas preparación. Gascón fue de los que presionó, presionó tanto, que al final tuvimos en la Comunidad Valenciana nuestro ansiado circuito de velocidad.... y con él el Campeonato del
Mundo, hoy MotoGP.


Pese a todo lo grande que ha hecho tanto en su trabajo como en el motociclismo, lo que siempre más he admirado de Salvador Gascón es que fue amigo personal de Ricardo Tormo. Los que me conocen saben de mi pasión por el gran Ricardet, y Gascón para mí era parte de ese cariño. Fue el que le consiguió buen material pese a la oposición de algunos medios de comunicación, fábricas... y algún piloto. Fue el que le consiguió plaza en algunos equipos para poder correr el Mundial. Fue el que le llevó a lo más alto ganando el Mundial de 50cc en 1978. Pero mejor que eso, fue el que consiguió el dinero para embarcarse en un proyecto quijotesco con unas motos sacadas del almacén de Bultaco, marca que estaba cerrada y sin medios, para con ganas infinitas volver a ganar el Mundial tres años después. Y Salvador también fue el que estuvo al lado de Tormo cuando la lesión, cuando la enfermedad, cuando su triste muerte.



Yo hablé tres veces con Salvador Gascón. La primera fue el sábado de entrenamientos del Mundial de Supermotard en Cullera. Allí estábamos en un bar Nacho, Jose y yo tomando algo mientras retiraban las vallas, hablando de Bultacos y Montesas, cuando un señor gordo, con bigote más gordo, le dijo al camarero "a estos los invito yo". La charla fue maravillosa, donde se habló mucho del pasado y también del futuro del motociclismo. Ahí conté esa anécdota que también he escrito aquí varias veces: cuando fui a Xátiva a ver las carreras en bicicleta desde el pueblo de mi madre, Ricardo Tormo entregó los premios en pantalones cortos y camiseta. Y Gascón comentó “¿y no viste a un tipo grande con bigote detrás suyo diciéndole –Eres un cabrón, eres un cabrón- ?
La segunda vez que hablé con él fue cuando acudí al Polideportivo Ricardo Tormo de Canals a despedir al gran Ricardet. Apenas eran las siete de la mañana de un gélido invierno y el llegar en moto (mi exmujer entonces necesitaba el coche... y yo tenía que ir a todos lados en moto, por mucho frío que tuviera) hizo que familia y amigos de Tormo, Gascón entre ellos, me recibieran con agradecimiento. 
La última fue cuando corrí en el 2000 y 2001. Pasé por la Federación a algo (seguro que no importante) y ahí estaba su imponente presencia. Dos tonterías y le dije "con la edad que tengo -33 o 34 serían- y ya ve señor Gascón, cumpliendo el sueño de correr". Y él en su bello valenciano -que traduzco- me dijo "tú sólo diviértete, que para eso son las motos". 




Una pena no haberlo podido tratar más. Me quedé sin verlo en su restaurante de Cullera, sin hablar con él en alguna otra carrera. Seguro que mil y una anécdotas me hubiera contado, me hubieran hecho disfrutar como sólo los grandes logran. Y eso era Salvador Gascón, uno de los grandes motoristas de nuestra historia... aunque no tenga ningún título Mundial. 


D.E.P. y un un abrazo a la familia.


2 comentarios:

alguien dijo...

Lo recuerdo perfectamente, un grande entre los grandes.
Otro que se va.
Un gran saludo.

Antonio Fresneda dijo...

Una grandísima pérdida para el motociclismo valenciano. DEP

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.