Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, Manuel Martinez Carlón, por su aportación

23 agosto 2017

La historia de como un Citroen 2CV, se convirtió en una moto, en medio del desierto. Una aventura apasionante.



El protagonista de esta historia es Emile Leray, y los hechos datan del año 1993.

Emile estaba haciendo una travesía por el desierto con su inseparable Citroen 2CV, cuando ocurrió la tragedia. En medio de la nada y en tierra de nadie, se aventuro por un terreno difícil y su Citroen acabó estrellándose contra una roca. Quedo completamente inservible, e irreparable.

Hizo recuento de sus recursos, y tenia comida y bebida para ocho días. Ni corto ni perezoso, ideo la forma de salir de la situación en que se encontraba. Casi sin herramientas, pero con mucho ingenio, comenzó a desmontar el veterano Citroen para convertirlo en algo que le permitiera circular, y salir de allí. Vio que con las piezas que tenia solo tenia dos ruedas en buen estado. Así pues.... lo único que podía hacer con aquello, era una moto. Se puso manos a la obra.

Con una sierra, una llave inglesa, y poco mas, comienza a dar forma a su proyecto, trabajando en el amanecer y atardecer, y protegiéndose del calor y del frío del desierto, en la carrocería de su Citroen, depositada en el suelo.

Las imágenes hablan por si solas. Imaginad la complejidad de la transformación.
La mayor dificultad no estribaba en la dirección, si no en la transmisión. Asunto que solucionó, utilizando el ejemplo de una Velosolex. Es decir, aplicando un rodillo contra la rueda, transmitiendo la potencia, por fricción.

El artefacto resultante, parece mas propio de una película de Mad Max, pero funcionó, y le permitió salir de aquel lugar perdido. Mientras circulaba ya por carretera asfaltada, le detuvo la policía marroquí, perpleja, y con el alivio de Emile, que ya quedó en sus manos.

La moto la dejó en Marruecos, pero volvió a por ella. Fue el centro de atención, tanto de los aficionados al mítico 2CV, como de los motards franceses. Fue expuesta en numerosos lugares, y admirada por todos cuantos la vieron.

Una aventura apasionante, de un aventurero de los que no se asustan ante las adversidades. Con ingenio y paciencia, resolvió una situación que para muchos hubiera resultado imposible.

El relato completo, escrito por el propio protagonista, lo podéis leer traducido con Google Translator, AQUÍ. 

Fuente: Bikes in the Fast Lane, Chameau D'acier


No hay comentarios:

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.