Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia.
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, por su aportación

31 diciembre 2015

Brough Superior Austin Four. Una rarísima belleza, con dos ruedas motrices, encontrada en un granero.

Brough Superior, siempre fue una marca que me fascinó desde pequeño. En una colección de cromos, que creo que se llamaba "Motos del mundo", catalogaban a un modelo de Brough Superior como la mejor moto del mundo. Algo que con los años, me quedó confirmado.




Y es que esta marca hizo unas motos que estaban muy por delante del resto de la fabricación mundial. Lo motivos eran los que ahora mismo nos importan, como la calidad de fabricación, los materiales empleados, la finura y suavidad de funcionamiento, la belleza de su linea.... Estamos hablando de que estas motos de los años 30, podrían hacer palidecer a mas de una moto actual. Aquellas máquinas eran tan estratosféricamente caras, que solo una élite social muy selecta podía tener posibilidad de hacerse con una de ellas. Eran un sueño imposible, un amor platónico...

El modelo que nos ocupa hoy es tan raro, que muy pocas personas han tenido la oportunidad de ver una al natural. Solamente se fabricó una serie de 10 unidades, Hay un desacuerdo  total sobre la cantidad de ellas que han sobrevivido el paso del tiempo, para llegar a nuestros días. Y aún se presta a mas confusión el hecho de que esta unidad que os presento hoy fue encontrada por un "carroñero", en un granero que se caía a pedazos en un tranquilo pueblo de Cornualles

George Brough quería un motor de cuatro cilindros en linea, pero le era imposible realizarlo, pues en esa época, el desarrollo de un motor completamente nuevo tenía un coste prohibitivo. Así que se dirigió al mejor fabricante de coches, por entonces, que no era otro que Austin. Allí tenían una motor muy pequeño en tamaño que cubicaba 747 cc y que tenía una transmisión que se podía adaptar a una moto, sin muchos problemas.

George era consciente del carácter aburrido de esa mecánica, y le dotó con una culata ligera con válvulas mas grandes, carburadores dobles y las ruedas gemelas traseras, que lejos de ser una excentricidad, fue una innovación pensada para realizar una moto con sidecar. Muy inteligente y apropiado.
Sin embargo, y en contra de lo que pudiera parecer, la moto no se portaba mal circulando en solitario, y
especialmente en las pistas de tierra. Hay que recordar que en esa época había muchas carreteras de tierra compactada, o no, y que se necesitaban máquinas capaces de rodar en cualquier superficie, con igual fiabilidad.


La moto se comenzó a vender en 1932, y coincidió con la Gran Depresión que detuvo las economías de occidente, y desde luego no fue un buen momento para vender motos de alta gama.

Esta está restaurada como sidecar
Obviamente, a la vista de las fotos que da meridianamente claro, que esta unidad no se encuentra en su mejor momento, aunque su restauración no está claro que se vaya a realizar, por aquella máxima de que podría perder bastante de su alma. Algo en lo que estoy completamente de acuerdo, ya que a veces asistimos a restauraciones que nada tienen que ver con el modelo original, con unos acabados muy diferentes y superiores a los de la época

Increíble vista 3/4 trasera




La moto saldrá a subasta en Bonhams en Abril de 2016, donde se supone que alcanzará un precio escandaloso, a pesar de su estado.
Por cierto, si queréis verla en marcha, y con algunas fotos de una unidad de Austin Four con sidecar, visitad la web The Vintagent, que por otra parte, seguro que la agregáis a vuestros favoritos

No hay comentarios:

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.