Si quieres colaborar con Voromv, puedes hacerlo haciendo una donación. El fondo recaudado se utilizará exclusivamente en la mejora y/o mantenimiento del Blog, así como en el material necesario para elaborarlo.
Con un pequeñísimo gesto de tu parte, contribuirás en el esfuerzo contínuo, necesario para su existencia. Si quieres mas información, pincha AQUÍ
Gracias por anticipado, y pulgar en alto.

Gracias a Aitor De La Cruz, Jose Manuel Campos, Eva Herranz, por su aportación

19 julio 2014

Muy Recomendable: ELLOS TAMBIÉN SON PILOTOS (por José Manuel G. Tamajón en Motocuatro)

Ya son algunos "Muy Recomendable" que he puesto para que podáis ver lo muy bueno que escriben los profesionales del motor en la red. Pero he de reconocer que éste es muy especial, POR FAVOR, EMPEZAR A LEERLO. Veréis lo bien narrado que está, y lo difícil que es para los Side-Car seguir "el Mundial"... y más cuando fallece uno de los suyos. Yo os pongo el principio y si, como creo, os gusta, podéis continuar su lectura en el propio envío. Espero que no les moleste a los autores.                           Miguel



ELLOS TAMBIÉN SON PILOTOS

Por JOSE MANUEL G. TAMAJÓN en Motocuatro.

Sachsenring, 12 de Julio, se acercan las siete de la tarde y el sol luce ya muy bajo sobre las colinas alemanas, pero allí están ellos, otrora una categoría más del Mundial de velocidad, una de las más espectaculares, y hoy relegada a relleno del Mundial de SBK, de resistencia, de velocidad o de lo que haga falta…


Los sidecars vuelan bajo en el último clasificatorio del día, para disputar al día siguiente la quinta prueba de la temporada, cuya clasificación lidera la pareja formada por el cuatro veces campeón del Mundo, Tim Reeves y su copiloto Grégory Cluze.

Es la prueba estrella del campeonato, la única de 2014 en la que las potentes maquinas de tres ruedas y motores de calle modificados rodarán en un circuito atestado de público tras MotoGP. Los líderes del certamen acaban de marcar un gran tiempo, 1’28.459, registro similar a las Moto3 y que a la postre será pole.

Un sidecar, el número 12, celeste y azul, con la bandera ajedrezada en el morro, está a punto de completar una de sus últimas vueltas al trazado germano, lo pilota el veterano y experimentado Kurt Hock, de 53 años, un alemán adusto con cara de capitán de submarinos, que en sus 35 temporadas en activo suma seis subcampeonatos de Alemania, finalizando entre los cinco primeros del Mundial las cuatro últimas temporadas.

A su lado, cual contorsionista se mueve Enrico Becker, de 31 y natural de Wernigerode, a poco más de 200 kilometros de Sachsenring. Becker es la antítesis de Hock, con una perpetua sonrisa dibujada en la cara y siempre actuando como portavoz del dúo, no en vano lleva compitiendo desde los 21 junto a Hock y confía ciegamente en su mentor.

Casi despegan en el brutal cambio de rasante de la curva 11, la más difícil del trazado alemán y bajan a toda velocidad por el tobogán que lleva a la 12, la “Sachen Kurve” o curva Sajonia, una de las fundamentales del circuito, donde están las décimas de segundo que todos buscan. Pero algo va mal, el side se descontrola y atraviesa a toda velocidad la escapatoria de grava, impactando con inusitada violencia contra las protecciones, el golpe es brutal y se oye desde el cercano paddock. Aparecen llamas y las asistencias, muy cercanas en ese punto, llegan casi al instante. Junto al amasijo de hierros, dos cuerpos inertes...

No hay comentarios:

Los 10 artículos mas leídos en el último mes.